Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 22 julio 2014
14:33
Actualizado a las 

La Razón

Economía

Tres horas de apagón tecnológico y un vídeo en YouTube

Madrid- No hubo actas, ni transcripción, ni grabaciones oficiales... Todo por petición expresa del BCE para seguir idéntico formato al utilizado cuando Draghi acudió al Parlamento alemán. Hasta aquí, nada que objetar, salvo las críticas de algunos grupos por aceptar una imposición que, según reconoció la socialista Soraya Rodríguez, el presidente de la Cámara, Jesús Posada, trató sin éxito de evitar. Relato que no coincide con el que el propio Draghi dio después al decir que no hubiera tenido incoveniente en comparecer con luz y taquígrafos. Cuestión menor comparada con el «apagón tecnológico» que ordenó la Cámara para evitar grabaciones o el uso de Twitter. El asunto motivó una queja formal del PSOE por lo que llamó un «aislamiento intolerable». Y es que la potencia de los inhibidores dejó durante tres horas sin cobertura 3G, wifi y conexión a internet todo el edificio, también la sala de prensa. Así que la crítica tornó en ira y acusaciones de censura. Corte en las comunicaciones del Parlamento que alguno comparó con el vivido durante el golpe del 23-f . Exagerado o no, lo cierto es que periodistas de radio, prensa, televisión y agencias no pudieron conectar con sus medios en todo ese tiempo. Sólo las «teles» hicieron directos, aunque en conidiciones precarias y recibiendo órdenes a través de teléfonos fijos. Nadie avisó previamente del apagón y, por supuesto, nadie dio explicaciones, salvo desde Presidencia, donde dijeron que quizá los inhibidores habían sido excesivos. Y tanto, sobre todo porque impidieron el trabajo de los informadores, pero no que la comparecencia fuera colgada en YouTube. Los autores, dos diputados de ICV, lograron grabar con sus móviles y crearon un enlace en su página web. La Cámara no les sancionará, ya que Posada se jactó de haber impedido, al menos en tiempo real, la retransmisión.

Vídeos

  • 1