Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 01 noviembre 2014
00:31
Actualizado a las 

La Razón

Sociedad / Pornografía

El «sexting» llega al límite: una menor de 13 años graba un vídeo sexual con una niña de 3

  • Una menor de 13 años graba un vídeo de contenido sexual con una pequeña de 3 y se lo pasa a sus amigos
  • La Policía Nacional detiene a seis menores de edad por difundir las imágenes en internet

ETIQUETAS

Según informa la Dirección General de la Policía, el vídeo fue rápidamente reenviado por el joven entre sus contactos y visitado por miles de internautas en la red.
Según informa la Dirección General de la Policía, el vídeo fue rápidamente reenviado por el joven entre sus contactos y visitado por miles de internautas en la red. Connie G. Santos

Imagínese que va con su hija a casa de un familiar en la que hay otra menor. No tendría temor en dejar a su pequeña jugando con la joven. Pues quizá debería. El «sexting», subir y difundir imágenes con contenido íntimo a la red, supera los límites de lo imaginable. Tras varias semanas de investigación, un equipo de agentes de la Policía Nacional detuvo ayer a seis menores por difundir un vídeo y diversas fotografías de contenido sexual protagonizado por dos niñas, también menores de edad. Pero una de ellas, la de 13 años, no es precisamente el angelito de la historia. «Realizó la aberrante grabación en la que también participaba una niña de muy corta edad», tal y como informó la Policía Nacional. Y es que la pequeña tenía tan sólo tres años, según pudo saber LA RAZÓN.

De visita, en casa de un familiar

Los hechos tuvieron lugar en el domicilio de la menor de 13 años, donde vive con su madre y un hombre enfermo al que cuidan. Al parecer, la pequeña de 3 años es hija de un familiar del varón, por lo que algunas veces iba a casa de la joven. Una de esas veces, la chica, le dio las indicaciones de lo que tenía que hacer a la pequeña mientras ella grababa los hechos.

Los hechos después de la grabación se precipitaron como sucede en cualquier caso de «sexting». La joven de 13 años se lo mandó a un amigo de 14 mediante Whatsapp, una aplicación de mensajería instantánea para smartphones. Éste, a su vez, y a pesar de la corta edad de la pequeña, lo divulgó entre sus contactos. Rápidamente, el vídeo acabó subido en Youtube y fue compartido por miles de internautas en la Red.

Si bien, la grabación fue eliminada con celeridad, con lo que se consiguió frenar su viralización en internet. Gracias fundamentalmente a la colaboración ciudadana que alertó a la Comisaría y permitió que un equipo de agentes adscritos a la Jefatura Superior de Policía de Castilla-La Mancha se pusiera a investigar el caso.

Fueron unos investigadores de la localidad donde se grabó y comenzó la difusión del vídeo los que lograron identificar a la menor autora de la grabación. Allí, la joven junto a su madre, entregó el móvil con el que se había hecho la grabación, así como varias fotografías de la menor desnuda.

Aunque la investigación continúa abierta, ya hay seis menores arrestados. Entre ellos está el presunto responsable de subir la grabación a Youtube, el amigo de 14 años que compartió el vídeo y otras cuatro personas que compartieron las imágenes. La joven, al tener 13 años, no es imputable penalmente, a pesar de ser la autora de los hechos.

«Como ocurre habitualmente, no les pasará nada», afirma Isabel Menéndez, psicóloga de familia con especialidad en niños y adolescentes. Las consecuencias para la pequeña sí serán notorias. «Esto entra dentro de los abusos sexuales que si no son bien tratados dejan importantes secuelas».

«En niños muy pequeños, hasta nueve años, si han sufrido estos abusos una, dos o tres veces, normalmente los olvidan en el subconsciente, si son más frecuentes, no». Pero, aunque los aparcan, se mantienen latentes. «Se les olvida porque son pequeños y tienen unos resortes de supervivencia increíbles, pero hasta que por algo se les despierta este nefasto recuerdo. Ese resorte, en muchos casos es por su primera relación sexual voluntaria, porque no disfrutan o porque acaban de tener un hijo y les da un miedo excesivo que les pueda llegar a pasar algo, y te dicen que no saben si es cierto que fueron abusados de pequeños o lo han soñado», explica Menéndez; que insiste en el problema «que supone la sexualidad indiscriminada entre nuestros jóvenes, para los cuales no hay límites, no hay nada que esté prohibido por la cantidad indecente de información que reciben a diario sin filtros».

Pero si los menores se lo han ido mostrando unos a otros, «el trauma en la pequeña será infinitamente más dañino. Habrá gente, niños malos, que se lo recordarán y si lo tienen guardado se lo enseñarán. Si esto sucede, será un desastre para ella como para cientos de niños que están en su mismo caso.

Para la experta, no sería la primera vez que la joven hace eso a la pequeña de tres años. «Me imagino que ya habría hecho esto con la niña alguna otra vez cuando iba a su casa. Y como suele pasar en estos casos, lo diría en el colegio y algún compañero le diría que lo grabara. Y así lo hizo». «Este acto como su difusión debería tener consecuencias. Si bien la Ley del Menor se centra absolutamente en los derechos de los menores sin tener en cuenta sus deberes, por lo que no va a sufrir la consecuencia que sirva de ejemplo para el resto de niños», concluye.

Los seis menores arrestados podrían no ser los únicos, ya que la investigación continúa abierta con el fin de identificar a todos los jóvenes a los que la joven envió las fotos y el vídeo. La Policía Nacional, tras recordar que difundir, producir, vender o poseer un material pornográfico en el que haya menores es delito, dio una serie de consejos para los padres, como que conciencien a su hijos de las ventajas y riesgos de internet.

«Es necesario el control parental y estar con ellos, porque sólo con control no sirve, se lo saltan. Y explicar a los hijos que una acción tiene sus consecuencias, también en internet», afirma Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de la Confederación de Padres de Alumnos.

Los casos se disparan al ritmo del acoso escolar

«Sobre el ''sexting'' no hay estudios porque es un fenómeno muy reciente. Pero se ha incrementado estrepitosamente. Hay los mismos casos de ''sexting'' que de acoso escolar», afirma Isabel Menéndez, psicóloga de familia especializada en niños y adolescentes. Y no son casos aislados. Prueba de ello, es que «el 8,1 por cierto de los adolescentes españoles afirma haber recibido en su móvil fotos o vídeos de chicos o chicas conocidos en una postura sexy», según un estudio de Pantallas Amigas. De ahí que la mejor herramienta sea prevenir. Desde Cofapa, la presidenta recuerda a los padres que «existen programas que filtran el acceso a determinados contenidos. Si bien, eso sirve cuando son pequeños, porque luego saben cómo poder saltarse estas medidas. Por eso, los padres debemos formarnos para poder educar a nuestros hijos en las nuevas tecnologías. Ellos las manejan bien, pero no saben la trascendencia de sus actos. Existen muchos cursos para formar a los padres en nuevas tecnologías. Internet ofrece cosas muy buenas, pero hay que conocer los peligros que puede llegar a suponer y saber las consecuencias de difundir un vídeo íntimo».

A golpe de reforma del Código Penal

Con el caso de la concejala socialista Olvido Hormigos en la memoria, se ultima la reforma del Código Penal sobre el «sexting», ahondando especialmente en la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento del protagonista. En principio, se sancionará con entre 6 meses a un año de cárcel. Este artículo permitirá así proteger el derecho a la intimidad, tantas veces vulnerado cuando una imagen o un vídeo íntimo acaba en las manos equivocadas. De modo que enviar o difundir o ser receptor de imágenes íntimas de otras personas no es inocuo. En el caso de que el autor del delito sea un menor de edad –entre 14 y 18 años–, les será aplicada la Ley del Menor. Eso sí, si bien en el análisis del delito se tratará según lo dispuesto en el Código Penal, en la determinación de la pena se establecerán sanciones según lo grave que sea la conducta llegando al internamiento o a prestar servicios a la comunidad si se estima oportuno.

Vídeos

  • 1