Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
13:37
Actualizado a las 

La Razón

España / Balance del Gobierno

El PP ganaría de nuevo en 9 de 13 autonomías

  • Encuesta NC Report

Pasadas las elecciones al Parlamento Europeo del 2014, los comicios autonómicos de 2015 serán el principal termómetro para ver cómo llegan los dos grandes partidos a la cita electoral de las generales. La inquietud popular no radica tanto en las europeas, en las que ya se sabe que la abstención termina por monopolizar cualquier debate, como por las autonómicas de dentro de dos años. Pero a juzgar por los resultados de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN, en Génova pueden darse por satisfechos, puesto que lograría ser el partido más votado en 9 de las 13 comunidades autónomas que se pondrían en juego –12 autonomías comparten calendario electoral en la actualidad, a las que se sumaría el Principado de Asturias, cuya inestabilidad política no descarta en absoluto un adelanto de los comicios.

Bien es cierto que el PP sufre el lógico desgaste de gobernar, no sólo el Ejecutivo central –del que ahora se van a cumplir dos años–, sino también gran parte del mapa autonómico. En mayo de 2011, los populares salieron victoriosos con mayoría absoluta en 8 comunidades (Baleares, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cantabria, Comunidad Valenciana, Madrid, La Rioja y Murcia) y acabó gobernando en coalición en Aragón (con el PAR) y en Extremadura (con IU). Un resultado arrollador que no se repetiría de celebrarse hoy las elecciones, pero que dejaría con opciones de gobierno en el mismo número de autonomías.

Así las cosas, María Dolores de Cospedal revalidaría la mayoría absoluta con 27 diputados frente a los 23-24 del PSOE; Pedro Sanz haría lo propio en La Rioja al lograr 17-18 diputados –la mayoría absoluta se sitúa en 17 escaños-; en Murcia, los populares obtendrían entre uno y dos diputados más que los 23 necesarios para gobernar en solitario pese a la renuncia de José Ramón Valcárcel; y en Castilla y León, donde todo indica que Juan Vicente Herrera dejará paso a las nuevas generaciones, el PP también conseguiría una ajustada mayoría absoluta de 43-44 diputados. Pero en otras seis autonomías los populares seguirían siendo el partido más votado, aunque tendrían que apoyarse en otras formaciones para poder formar gobierno. En esta tesitura se encontrarían en Madrid, la Comunidad Valenciana, Baleares y Cantabria, donde los populares no repetirían su mayoría absoluta y tendrían que buscar pactos de gobierno. También sucede lo mismo en Aragón y Extremadura, donde volverían a tener la posibilidad de reeditar los pactos con el PAR e IU, respectivamente. Eso sí, en Extremadura sería el PSOE quien ganará las elecciones, por apenas ocho décimas de diferencia.

La pérdida de votos en las filas populares es notable. La media obtenida en mayo de 2011 alcanzó el 42 por ciento de los sufragios, frente al 27,9 por ciento que logró un PSOE que ya anticipaba sus horas bajas. En suma, 14,1 puntos de diferencia entre los dos grandes partidos en 2011 que, según el sondeo de NC Report realizado entre el 15 de octubre el 12 de noviembre, se recortarían hasta los 9,4 puntos en intención de voto, puesto que el PP obtendría el 35,8 por ciento y los socialistas el 26,4 por ciento. Nada indica que el PSOE, como anunció a bombo y platillo su secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba en la pasada conferencia política, haya vuelto. Y mucho menos que sea «imparable», como así lo calificó. Todo lo contrario. Porque si los populares pierden un 6,2 por ciento de sufragios, el PSOE se deja por el camino otro 1,5 por ciento. No en vano, la formación de Pablo Iglesias sólo mejora sus resultados de 2011 en tres comunidades: Cantabria, Navarra y Murcia. Y lo hace en porcentajes prácticamente imperceptibles, el 0,4 por ciento en las dos primeras, y el 0,6 en la tercera.

Al margen del bipartidismo, este barómetro constata el ascenso de dos formaciones antagónicas en postulados e ideología pero que en los últimos meses van de la mano en cuanto a su subida en las encuestas: IU e UPyD. Ambas formaciones sí aprovechan la pérdida de votos de los dos grandes partidos y consiguen votos entre los descontentos de PP y PSOE. Así, si en 2011 los de Cayo Lara obtuvieron de media un 6,01 por ciento en estas autonomías, hoy obtendrían un 9,55 por ciento, es decir, 3,54 puntos más en intención de voto que en los anteriores comicios. Y mayor subida alcanza incluso la formación magenta, que pasa de un 2,98 por ciento de media al 6,85. De hecho, de sólo tener representación regional en Madrid y Asturias en la actualidad, podría obtener escaños en siete autonomías. Destacable es su ascenso en la Comunidad Valenciana, donde se sitúa en una horquilla de 8-9 parlamentarios y en Castilla y León, donde tiene opciones de lograr 5-6 diputados

Castilla-La Mancha: Cospedal aumenta la distancia con el PSOE e IU regresa a las Cortes

La política de ajustes implantada por María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha no se traducirá en un empeoramiento de los resultados electorales en los próximos comicios autonómicos. Todo lo contrario. El PP no sólo revalidaría la mayoría absoluta de 2011, sino que lograría dos diputados más, pasando de 25 a 27 parlamentarios ampliando su ventaja con el PSOE, que se tiene que conformar con entre 23 y 24. Así, en el mejor de los casos, los socialistas mantendrían los mismos representantes en la Cámara regional, aun perdiendo el 0,8% de votos.

De celebrarse hoy las autonómicas, los grandes beneficiados serían IU y UPyD, que ganarían un 3,5 y un 3,8% de votos, respectivamente. Ambas formaciones se benefician no sólo de la pérdida de la confianza en PP y PSOE, sino también del incremento de diputados de las Cortes: de 49 se pasa a 53. Así, IU volvería así a tener representación en las Cortes manchegas, institución que no pisan desde hace catorce años, obteniendo una horquilla de entre 1 y 2 diputados, mientras que UPyD podría obtener un diputado.

Castilla y León: Cuarta mayoría seguida del PP, pese a la posible retirada de Herrera

Aunque todo indica que Juan Vicente Herrera no optará a la reelección a la presidencia de Castilla y León, cargo en el que lleva desde 2002, su sucesor heredaría también la Junta. Así se desprende la encuesta de NC Report, según la cual el PP alcanzaría una mayoría muy ajustada con una horquilla de entre 43 y 44 diputados de los 84 que componen el Pleno. Eso sí, repetir los históricos resultados de 2011 no sería posible, ya que el PP se dejaría por el camino en torno a diez escaños y un 6,9% de los sufragios. Pese a todo, el empeoramiento del PP no lo aprovecha el PSOE, ya que tan sólo consiguen 25-26 diputados, entre 3 y 4 menos que en 2011. Y como será tónica habitual en gran parte de las comunidades, se produce un notable ascenso tanto de IU como de UPyD. Los primeros sólo obtuvieron un escaño en los anteriores comicios, pero ahora lograrían entre 6-7, mientras que la formación magenta pasa de no tener representación a sacar 5-6 parlamentarios autonómicos. Además, Unión del Pueblo Leonés (UPL), que aboga por que León, Zamora y Salamanca formen una CC AA propia, se haría con 2-3 diputados.

Región de Murcia: Sin Valcárcel, pero con la sexta mayoría absoluta

El descalabro socialista en las elecciones autonómicas de 2011 fue de tal magnitud que no iba a ser muy difícil que los socialistas mejoraran sus resultados. En Murcia tendrían el dudoso honor de ser una de las pocas comunidades en las que el PSOE gana votos, aunque, eso sí, sólo un 0,4% por ciento de incremento, y entre uno y dos diputados más, llegando hasta los 12-13 parlamentarios. No obstante, se quedarían muy lejos de evitar la sexta mayoría absoluta de los populares en uno de sus tradicionales feudos. Pese a la retirada de Ramón Luis Valcárcel de la carrera electoral, los populares obtendrían 24-25 diputados, dos por encima de los 23 necesarios para la mayoría absoluta en una Asamblea que componen 24 diputados. El desgaste, no obstante, les hace perder más de diez puntos en intención de voto y entre 8-9 escaños con respecto a los comicios autonómicos de 2011. Por su parte, IU se mantiene como tercera fuerza más votada de la región, con 4-5 diputados frente a uno solo que obtuvo en 2011, mientras que UPyD se estrenaría en la Cámara: 3-4 diputados y un ascenso de más de siete puntos.

La Rioja: Sanz mantiene la presidencia y 18 puntos de renta sobre el PSOE

La recuperación económica ha centrado su política desde que inició la legislatura en 2011. Y ahora que los indicadores coyunturales comienzan a dar motivos para la esperanza a los riojanos, Pedro Sanz ve consolidado su puesto al frente de La Rioja. Así se refleja en el sondeo de NC Report, según el cual el PP revalidaría su mayoría absoluta con 17-18 diputados, frente a los 10 que conseguiría el PSOE. Y es que, pese a perder un 6,3% de los votos por el impacto de los ajustes en la comunidad, el PP seguiría manteniendo más de 18 puntos de ventaja con respecto al principal partido de la oposición. Como tercera fuerza más votada se mantendría el Partido Riojano (PR), que casi calcaría sus resultados de 2011: 5,1% de los votos, frente al 5,4% de las anteriores elecciones, aunque podría perder un escaño, puesto que se sitúa en una horquilla de entre 1-2 diputados.

Gran avance conseguiría IU e UPyD, que, de no obtener representación, podrían alcanzar los diputados cada uno. La formación de izquierdas logra el 7,3% de votos y dos diputados, mientras que la magenta se alza con el 6,7% y una cifra de entre 1 y 2 parlamentarios.

Comunidad de Madrid: El PP vuelve a ser la primera fuerza, pero debería pactar con UPyD para garantizarse el Gobierno

La Comunidad de Madrid es uno de los tradicionales bastiones del PP y, en caso de celebrarse elecciones hoy, la lista encabezada por Ignacio González volvería a ser la más votada. Sin embargo, los populares perderían la mayoría absoluta, al pasar del 51,7% de los votos al 37,9% y lograr así 53 o 53 diputados autonómicos frente a los 72 actuales. Lejos de aprovechar esta pérdida de sufragios del PP, el PSOE incluso empeoraría sus resultados, ya que en 2011 se hizo con el 26,3% de los votos y ahora se tendría que conformar con el 23,4%. De esta forma, la formación liderada por Tomás Gómez se quedaría con 33 o 34 asientos en la Asamblea de Madrid, frente a los 36 que tiene ahora.

En contraste, tanto IU como UPyD mejorarían sus resultados de manera considerable. Los comunistas, ahora capitaneados por Eddy Sánchez, lograron el 9,6% de los votos y 13 diputados en 2011 y ahora obtendrían el 17,7% de los sufragios y 24 o 25 diputados. Por su parte, la formación magenta duplicaría sus votos, al lograr el 13,4% de los sufragios frente al 6,3% de 2011 y obtener así 18 o 19 asientos en la Asamblea frente a los ocho de entonces.

En este escenario, el hecho de que el PP no revalidase la mayoría absoluta no querría decir necesariamente que tuviese que renunciar a la Puerta del Sol, como en otras elecciones. PSOE e IU juntos sumarían, en el mejor de los casos, 59 diputados, lejos de los 65 necesarios para alcanzar la mayoría absoluta. La llave la tendría UPyD, con sus 18 o 19 parlamentarios. Un hipotético pacto con el PP permitiría a Ignacio González mantenerse al frente de la comunidad, ya que las dos formaciones juntas podrían sumar hasta 72 diputados. En cambio, un hipotético pacto de UPyD con la izquierda llevaría a Tomás Gómez a Sol porque la suma de los diputados de PSOE, IU y UPyD sí supondría, en cualquier caso, la mayoría absoluta.

Extremadura: Monago necesitaría otra vez el apoyo de IU

El PP sufre un ligero desgaste en Extremadura, donde pierde entre 1 y 2 escaños, según este sondeo. Si en mayo de 2011 se hizo con 32 diputados, ahora sumaría 30 o 31. El PSOE se queda igual –30– o gana un escaño, mientras que el socio de gobierno de los populares, IU, pasa de los 3 de hace dos años a 4 o incluso 5 diputados. La mayoría absoluta, que está establecida en 33 parlamentarios, estaría una vez más fuera del alcance de populares y socialistas por sí solos.

Con estos resultados, José Antonio Monago necesitaría otra vez de IU para gobernar una región en la que ha tenido que hacer no pocos malabares para buscar el equilibrio entre las demandas llegadas desde Madrid –se ha desmarcado de algunos ajustes– y los deseos de sus socios en tierras extremeñas.

Baleares: Bauzá roza la mayoría absoluta con una oposición dividida

En un Parlamento más fragmentado que nunca, el PP de José Ramón Bauzá rozaría la mayoría absoluta con 28-29 diputados, frente a los 19-20 escaños que lograría el PSOE. Los socialistas pierden el 1,2% de los votos, aunque podrían conseguir un diputado más. Como tercera fuerza se situaría la coalición econacionalista MÉS, con 6-7 diputados. Mientras que el PI, el nuevo partido de Jaume Font, lograría entre 1 y 2 dos escaños. Completan el arco EUIB y UPyD, ambos con 1-2 escaños.

Comunidad Valenciana: UPyD entra con fuerza y puede ser la llave de Fabra para gobernar

En la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra no podrá revalidar su mayoría absoluta, aunque seguiría siendo el partido más votado, con 18 puntos de ventaja sobre el PSOE. Sin embargo, cosas de la aritmética electoral, aún obteniendo el 38,6 por ciento frente al 20,6 por ciento del PSOE tendría que valerse de UPyD, que entra como un ciclón en el Parlament con 8-9 escaños para poder formar gobierno. Y es que una circunstancial alianza entre PSOE (22-23 diputados), IU (14-15 escaños) y Compromís, la coalición de izquierdas (12-13 diputados) podría desbancar al PP del poder.

Cantabria: Aval a la gestión de Diego, que sigue como el más votado

El PP de Ignacio Diego se mantiene como el partido más votado, con el 39,6% de los votos y 15-16 diputados, por lo que pierde su mayoría absoluta. El Partido Regionalista de Cantabria, con Miguel Ángel Revilla a la cabeza, asciende casi un 2% y se mantiene con 11-12 diputados, mientras que el PSOE mejora un imperceptible 0,6% de los votos e iguala con 6-7 escaños su resultado de 2011. Eso sí, la suma de PRC, PSOE e IU, que logra dos escaños, podría desbancar al PP del poder.

Asturias: La incertidumbre sigue reinando en el Principado

Asturias, al igual que País Vasco, Cataluña, Andalucía y Galicia, no tiene 2015 como fecha electoral. Pero su inestabilidad política tras la reciente ruptura de UPyD e IU con el PSOE hace que el adelanto electoral no sea para nada descabellado. Eso sí, el resultado de los comicios volverá a sentar la incertidumbre en el Principado. El PSOE ganaría las elecciones con 15-16 diputados; seguido de FAC con 14-15; el PP, con 7-8 parlamentarios; IU, con 6-7 y UPyD repetiría con uno.

Comunidad foral de Navarra: Bildu se erige como tercera fuerza mientras Barcina pierde votos

Yolanda Barcina, que baja entre 2-3 diputados, tendría que regresar a una alianza con el PSOE para seguir gobernando Navarra. Los abertzales de Bildu obtienen un 4,8 por ciento más de votos y se convierten en la tercera fuerza política de la región, sólo superados por UPN y Geroa Bai, que obtiene una horquilla de 10-11 escaños. Se mantiene la fragmentación del Parlamento navarro, al igual que el PSOE, que iguala sus resultados de 2011 con 9 parlamentarios. También mejora sus datos I-E, que podría obtener un diputado más en detrimento del PP, que pierde uno.

Canarias: Posibilidad de cuatro años más de coalición CC-PSOE

El pacto entre los nacionalistas canarios y socialistas que ha llevado a Paulino Rivero a la presidencia de las islas podría volver a reeditarse, puesto que la suma entre CC (23-25) y PSOE (14-15) dotaría a la coalición de diputados suficientes para gobernar. De hecho, Rivero ganaría las elecciones en 2015, superando a un PP que se tiene que conformar con ser la segunda fuerza política y 17-18 escaños, es decir, 3-4 menos que en 2011. Completa el arco Nueva Canarias, con 3-4 parlamentarios.

Vídeos

  • 1