Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 26 octubre 2014
01:19
Actualizado a las 

La Razón

Portada

Cristina Jiménez y Jordi Cruz, pasión entre fogones

  • El cocinero más carismático de «MasterChef» ha encontrado el amor en el trabajo: su novia es la directora de alojamiento del ABaC de Barcelona

Es algo que muchos temen y otros buscan con fruición, llegando a consagrar su vida a encontrarla. Pero lo que es seguro es que, cuando la fama llega, no hay quien la pare. Y eso es lo que le ha sucedido al talentoso Jordi Cruz. Uno de los tres miembros del jurado del programa «MasterChef» ha pasado de ser un gran cocinero –conocido en los círculos gastronómicos pero sin aspiraciones de estrella mediática– a protagonizar portadas del papel couché y centrar la actualidad de los programas de corazón de mayor audiencia. Algo con lo que el joven de Manresa no se siente muy a gusto, pero que definitivamente consigue tolerar. Después de todo, la verdadera fama se la ganó cuando se convirtió, con tan sólo 26 años, en el chef más joven de España en obtener una estrella Michelin. Su destreza culinaria y su innegable carisma le ganaron un puesto en el jurado de «MasterChef», que le garantizó la entrada –quizá por la puerta pequeña– en el universo «celebrity». Él mismo se ha encargado de alimentar esa nueva faceta acudiendo a fiestas, interactuando en las redes sociales e incluso apuntándose al desafío «Men's Health», un duro entrenamiento que comenzó antes de Navidad junto a Fito Florensa y gracias al que ya ha perdido seis kilos. Pero quien no está disfrutando con la nueva vida de focos y flashes de Jordi Cruz es su novia. Cristina Jiménez Gutiérrez ha hecho saber en diversas ocasiones que su «peque», como ella le llama cariñosamente, no es carne de revista rosa.

«Jordi Cruz, ¡sí, chef!»

Ambos se conocieron en el ABaC, el hotel restaurante de Barcelona en el que comparten amor y pasión entre fogones y fundas de almohada. Y es que si Jordi Cruz es el encargado de la cocina de uno de los mejores restaurantes de Europa, Cristina Jiménez es la directora de alojamiento del hotel. Sus difíciles horarios –el chef debe coordinar su trabajo con las grabaciones en plató– quedan aplacados gracias a que comparten lugar de trabajo en pleno centro de Barcelona. Además de su fiel pareja, Cristina se ha convertido en el mayor apoyo para el cocinero. Las redes sociales de esta joven, que no habla catalán, están plagadas de mensajes de ánimo, apoyo y amor a Jordi. El pasado lunes le dedicaba unas dulces palabras a través de su perfil en Twitter: «Mi mejor regalo de Reyes... Estar a tu lado... T'estimo, peke». «¡Allá vamos!», le escribía en Twitter el primer día de emisión de la versión júnior del programa «MasterChef». «¡Trabajando duro! ¡Vamos, campeón!», exclamaba junto a una imagen del chef entrenando. «¡Saldrá genial, mi vida!», le animaba el 31 de diciembre, justo antes de la emisión de las campanadas, que presentó junto a Pepe Rodríguez Rey en TVE. Estas muestras de cariño públicas son complementadas con la activa participación de Cristina en el club de fans «Jordi Cruz, ¡sí, chef!», pero, sin embargo, no tienen una correspondencia en los numerosos eventos sociales a los que acude el cocinero. Su novia no le acompaña casi nunca, y, si lo hace, siempre permanece en un segundo plano, algo que ella prefiere porque «el verdadero protagonista es Jordi». Por ello, esta atractiva rubia ejerce más como agente o representante que como pareja sentimental, al menos de puertas para fuera. Incluso se permitió el atrevimiento de hablar con la estilista de Jordi Cruz en el programa, Montse Nieto, y pedirle que por favor escogiera mejor las prendas con las que vestía a su novio. «Ése no es Jordi», le espetó. Pero mientras Cristina sigue queriendo resguardar a su amado en una urna de cristal (para lo cual no duda en arremeter contra el mundo del «cuore»: «Qué vergüenza de prensa del corazón... ¡Hay para denunciarlos!»), Jordi Cruz cultiva su alma y, sobre todo, su cuerpo, y muy pronto será chico de portada.

EL TRIÁNGULO CAYETANO-EVA-JORDI

Uno de los tragos más duros que ha tenido que atravesar Cristina Jiménez en su relación es, con toda seguridad, el rumor que relacionaba a Jordi Cruz con Eva González (a la izda.). La presentadora y el juez de «MasterChef» siempre han tenido una química innegable, y cuando la modelo andaluza rompió su relación con Cayetano Rivera hace pocas semanas, todas las miradas se volvieron hacia el cocinero. Las malas lenguas afirman que entre Eva y Jordi ha habido más que compañerismo y amistad y que incluso existían fotografías que probaban su romance, algo que tanto ellos como Cristina se han encargado de desmentir. Ahora, todo apunta a que el menor de los hermanos Rivera y la Miss España (a la dcha.) están acercando de nuevo posiciones y que su reconciliación es inminente. El entorno de la pareja asegura que ambos han mantenido encuentros esta Navidad y que es cuestión de tiempo que se concedan una nueva oportunidad.

Vídeos

  • 1