Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 18 diciembre 2014
21:13
Actualizado a las 

La Razón

Bajan las listas de espera hasta los 28.000 pacientes y mejora la atención quirúrgica

El consejero Antonio María Sáez, flanqueado por Rafael Sánchez y Eduardo Gª Prieto
El consejero Antonio María Sáez, flanqueado por Rafael Sánchez y Eduardo Gª Prieto

Las listas de espera se redujeron en nueve meses, en Castilla y León, en un 28 por ciento, de 39.384 pacientes a 28.306, según los catorce centros hospitalarios de la Comunidad. Un avance posible gracias al Plan de Mejora aplicado por la Consejería de Sanidad, que ha permitido rebajar, en ese periodo, en 11.088 personas las que esperaban una operación al finalizar el 2013. La demora media cayó también un 24 por ciento -en 27 días- al pasar de 111 jornadas a 84, de modo que, según expuso el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, se vuelve a cifras «razonables» de hace 17 meses. Sáez Aguado explicó que la diferencia en el porcentaje de mejora en el número de pacientes y en la demora media radica en que se han priorizado los casos atendiendo más a la gravedad de la intervención quirúrgica que se iba a practicar, y siguiendo «la dialéctica entre los juanetes y los procesos oncólogicos», en alusión a la priorización de procesos.

El consejero incidió en que se aportaron soluciones que han dado resultado, como la mejora del rendimiento quirúrgico, la recuperación de conciertos, el refuerzo de plantillas o los protocolos de indicación quirúrgica.

Así, señaló que la actividad quirúrgica con medios propios se incrementó en los últimos nueve meses de 2013 en un 12 por ciento respecto al mismo periodo de 2012, al pasarse de 73.226 intervenciones a 82.325, mientras que la actividad concertada avanzó un 189 por ciento, hasta situarse en las 6.116 operaciones -partiendo de que los conciertos se redujeron a mínimos el año anterior-.

También despegó el rendimiento quirúrgico, en un 18 por ciento, dado que entre abril y diciembre se incrementaron los quirófanos en funcionamiento -hasta los 174- como consecuencia de la programación de intervenciones durante las tardes. Asimismo, las operaciones suspendidas se rebajaron en un 4 por ciento.

En cuanto al refuerzo de plantillas, durante el 2013 se contrataron a 128 profesionales, para lo que se invirtieron casi 2,5 millones de euros, mientras que para el primer semestre del año en curso Sacyl ya se ha autorizado la renovación o contratación de 150 sanitarios en Castilla y León.

Disparidad según el centro

Por centros, el Complejo Asistencial de Ávila ha sido el más incisivo, logrado reducir en un 56 por ciento la lista de espera hasta situarse en 1.373 pacientes con una demora media de 72 días. En el lado opuesto se ha situado Palencia, donde la reducción se situó en el 5 por ciento, si bien ese Complejo cuenta con ''sólo'' 875 personas a la espera de una operación, con una espera de 36 días. Unos parámetros que supusieron el halago del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, quien consideró que «presenta un estandar difícilmente mejorable», y se consolida como el hospital con mejores cifras de Castilla y León.

El centro con más listado es el Complejo Asistencial de Burgos, acumula 4.135 afectados, pese a la reducción entre abril y diciembre de 2.245 pacientes (un 35 por ciento), y un tiempo de demora medio de 87 días. No muy lejos de esas cifras se sitúan el Clínico Universitario de Valladolid (3.887, con una espera de 145 días -el que más retrasos acumula- y una mejora del 43 por ciento) y el Complejo de Salamanca, con 3.865 enfermos (-17%) y 67 días de demora media.

En el empeño por priorizar intervenciones, la Junta puso en marcha tres niveles: el primero, para quienes no admiten una demora media de más de 30 días; otro para los que admiten hasta 90 días; y un tercero, para casos que sufren patologías que no producen secuelas importantes.

Síguenos en