Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 24 octubre 2014
22:26
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

Sergio Asenjo, un palentino que triunfa en la Primera División del fútbol español

Corría el 2 de diciembre de 2007. El frío llenaba, como es costumbre, las gradas del Estadio José Zorrilla de Valladolid. Un joven palentino, Sergio Asenjo Andrés, de apenas 18 años, se enfundaba la elástica del Real Valladolid por primera vez, en un campo de la Liga Adelante. Sus reflejos, desparpajo y buen hacer le llevaron a ser, en sólo unos meses, el portero de moda de la categoría reina del fútbol español. Algo que le llevó a jugar en uno de los clubes más poderosos de nuestro país y la Europa Continental, el Atlético de Madrid. Un equipo que le ha cedido, en dos ocasiones, al Málaga, y en este curso, al Villarreal Club de Fútbol, que se ha reservado una opción de compra para el verano. En apenas tres años, Asenjo pasaba de jugar en el San Juanillo, un club de barrio de su ciudad, a pisar los mejores estadios. A medirse con los primeros nombres del fútbol.

Hoy, seis años después, con una hoja de servicios notable y una experiencia demostrada, pese a su juventud, es reconocido como uno de los mejores porteros de la competición y ojeadores de los grandes equipos siguen su trayectoria. Su mayor hándicap han sido las lesiones. De hecho, durante la conversación que mantenemos analiza un lance fortuito que ha sufrido en el entrenamiento, que posteriormente se confirma como una lesión que le hará permanecer en el dique seco por un periodo próximo a un mes, como consecuencia de una rotura fibrilar en el glúteo.

No obstante, ironiza señalando que «lo que no mata te hace más fuerte». Precisamente ese tesón y el ánimo de crecer como persona y jugador representan las señas de identidad de Sergio Asenjo. Y va más allá al señalar que «en realidad, todo lo que me ha pasado me ha permitido hacer un máster de superación personal. De hecho, estoy muy satisfecho que haber tenido la suerte de haberme sobrepuesto a problemas físicos, y volver a estar aquí».

Esa tenacidad confiere aún mayor mérito a este joven, que reconoce que «con los tiempos que corren, se vende muy caro hacerse un hueco en Primera División, y para mí es un orgullo llevar siete años en la máxima categoría».

Tiene claro que no va a parar. «La carrera del deportista es muy corta y me encanta lo que hago, por ello intento entrenar mejor cada día, con autoexigencia y trabajo, lo que espero que me sirva para mantenerme al máximo nivel. Sobre todo trato de no relajarme en el campo».

Ahora bien, aconseja a esos padres obcecados en que sus hijos sean los mejores en todo, en que vean las cosas con distancia, de otra manera, sin tensión: «A mí, mi familia siempre me han apoyado, nunca han tenido una mala palabra hacia nadie me fuera bien o regular, pero hay que tener claro que el fin de todo deporte es disfrutar, hacer ejercicio y divertirse. Lo de llegar a la élite... eso, yo creo que es otra historia». Al respecto, reflexiona: «En ningún momento yo pensé que pudiera llegar a la élite».

Como en su casa

Sergio Asenjo asegura anhelar muchas cosas de su Palencia natal, de la que se fue con trece años. Su adolescencia y su juventud las pasó fuera de su casa. Por eso echa de menos a sus padres, naturales de Husillos, a su hermana y a sus amigos. El verano y las navidades son las épocas en que más coincide con ellos, pero siempre que tiene oportunidad se escapa a la ciudad del Carrión. «Me siento muy palentino. Allá adonde voy, digo que soy de allí, y las raíces nunca las olvido», señala, orgulloso. De hecho, reconoce que toda propuesta solidaria que recibe de su tierra trata de apoyarla si está en su mano.

Villarreal no es Palencia, pero ambas ciudades tienen similitudes y Sergio Asenjo reconoce haberse adaptado a esta zona situada a apenas a unos kilómetros del Mediterráneo de una manera rápida. El municipio castellonense que se ha hecho un hueco en la cúspide del fútbol europeo en la última década, pese a vivir hace dos años un dramático descenso de categoría, es un sitio tranquilo, familiar. Como el club que dirige Fernando Roig, que cuida como pocos sus categorías inferiores -de las que han salido jugadores como Santi Cazorla-. «Al llegar al 'Submarino Amarillo', quedé gratamente sorprendido. Cuenta con una estructura muy fuerte y unos responsables que saben qué tienen que hacer sin cometer locuras», reconoce Asenjo.

Unas circunstancias que han llevado al jugador palentino a confesar encontrarse «muy a gusto en Villareal, porque el cariño que estoy recibiendo aquí es máximo» y aunque, como todo deportista profesional, no descubra aún cartas, considera que «no sé qué pasará en verano, porque estoy ahora cedido, pero sí puedo decir que el trato desde el primer día aquí me ha ganado».

De la hinchada villarrealense también habla maravillas. «Me han apoyado enormemente y eso lo notamos todos. De hecho, mis compañeros me comentaban el papel jugado por los seguidores para que el equipo volviera a Primera. No les creía, me parecía que exageraban, pero lo estoy viviendo en mis propias carnes. Son una afición muy fiel, leal», argumenta.

Firme en la puerta

Sergio Asenjo ha pisado el cesped de los mejores campos españoles y también de media Europa. En su palmarés se encuentran dos Europa League con el Atlético de Madrid (2010 y 2012), dos supercopas de Europa en esos mismos años y la Copa del Rey del 2013, mientras que con la Selección española, en la que fue internacional en categorías inferiores, obtuvo la Eurocopa sub-19 hace siete años.

También cuenta con distinciones individuales, pero su afán de superación y esta nueva oportunidad que le ha brindado el Villarreal, con el que ha recuperado la continuidad en el terreno de juego, espera que sean baluartes para mejorar y seguir creciendo como futbolista profesional.

Sergio Asenjo

Portero

Jugador del Villarreal Club de Fútbol, en la Liga BBVA

Con sólo 18 años debutó en Primera División. Curiosamente fue en un partido contra el que hoy es su equipo, el Villarreal CF. Este joven palentino, ahora con 24 años, lucía entonces los colores del Real Valladolid y las circunstancias le hicieron saltar al terreno de juego. José Luis Mendilibar apostó por él. Hoy, es portero del Atlético de Madrid, acumula títulos, y estará toda esta temporada cedido en el equipo castellonense, que tiene una opción de compra por él.

Vídeos

  • 1