Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 28 noviembre 2014
06:41
Actualizado a las 

La Razón

Internacional

Un golpe de Estado

Lo llamaría simplemente un golpe de Estado. A partir de hoy, en Venezuela comenzará un Gobierno de facto, porque expira el mandato de Hugo Chávez y a él, al no asumir bajo juramento y no ser investido de la condición de presidente, no le será posible iniciar su función. El secretario general de la OEA, Insulza, manifestó su preocupación por la ruptura institucional que podría detonar una convocatoria del consejo permanente de la OEA, para considerar si hay una violación a la Carta Democrática Interamericana. Además, la Iglesia católica, a través del presidente de la confederación de obispos de Venezuela, señaló que interpretar de esa manera políticamente la Constitución sería un delito moral por parte del que lo haga. Ayer, la Asamblea Nacional, en un acto de demostración de absolutismo total, dijo que Chávez tiene el permiso para quedarse indefinidamente hasta que rescate su salud y pueda juramentar en Venezuela y convocaron hoy al pueblo, a sus seguidores, para celebrar públicamente lo que sería un golpe de Estado. Si hoy asume Maduro como vicepresidente y no Cabello, como presidente de la Asamblea Nacional, se estaría configurando que Maduro fuera un vicepresidente de facto. Complementariamente, y tan grave como lo anterior, el ministro de Defensa de Chávez, porque realmente no se comporta como el ministro de Defensa, Diego Molero, ha dicho que las Fuerzas Armadas apoyan la decisión de la Asamblea porque son revolucionarias, socialistas y antiimperialistas, pero no dice que las Fuerzas Armadas que se deben y están obligadas y comprometidas con el respeto a la Constitución. Por si esto no fuera suficiente, este proceso político venezolano se está decidiendo desde La Habana. Pero no se está decidiendo por Chávez, cuya salud no sabemos en qué condición se encuentra, sino por jerarcas cubanos que no sólo manejan el proceso jurídico venezolano, sino que manejan a las Fuerzas Armadas y lo complican todo aún más.

Chávez ha sido estos 14 años, relativamente cuidadoso en mantener una fachada institucional que no pueda ser criticada internacionalmente. Pero en este caso, sus seguidores están haciendo todo lo contrario a lo que él dijo a los venezolanos, cuando indicó que, de acuerdo con la Constitución, si él no pudiera presentarse, tendrán que convocarse elecciones en 30 días y les rogó que votaran por Maduro. Hay que recordar que pidió al CNE que se adelantaran las elecciones –tradicionalmente son en diciembre– a octubre. Ya se sabía que tenía cáncer, esos dos meses significan ahora que Chávez no podría haber llegado ni siquiera a los comicios.

Vídeos

  • 1