Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
09:20
Actualizado a las 

La Razón

Sociedad / Brote de ébola

La monja aislada: «He tenido suerte de ser española»

ETIQUETAS

Juliana Bohi, la misionera española que acompaña al padre Miguel Pajares en el hospital San José de Monrovia (Liberia), afirmó a LA RAZÓN, pocas horas antes de partir rumbo a España que «He tenido la suerte de ser española».

«Yo estoy tranquila, pero la situación es muy grave», afirmó la misionera, que dio negativa en las pruebas del ébola. Por su parte, la hermana Caterina, misionera argentina, que también acompaña al sacerdote español y que ha dado positivo en las pruebas, aseguraba que «ahora no tiene fiebre», pero que «no es capaz de responder a preguntas».

El avión medicalizado del Ejército español ha llegado a Liberia, según confirmaron a Efe fuentes del Aeropuerto Internacional Roberts de Monrovia. El aparato, que se ha preparado con todas las medidas médicas y de seguridad para evitar contagios entre la tripulación y el personal médico, aterrizó a las 16:30 GMT bajo estrictas medidas de seguridad, precisó el funcionario de aduanas Sheku Sam.

Hay que recordar que fue ayer cuando se confirmaban los peores temores. El sacerdote español Miguel Pajares, de 75 años, y aislado en el complejo hospitalario del Hospital San José de Monrovia (Liberia), dio positivo ayer en la prueba del ébola que le realizaron apenas 24 horas antes. No es el único. A día de hoy, Pajares se encuentra acompañado de otras dos misioneras infectadas, la congoleña Chantal Pascaline y la guineana Paciencia Melgar, ambas Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción. Los tres infectados se encontraban ayer acompañados por la hermana Juliana Bohi, de origen guineano y nacionalidad española y perteneciente a la misma orden, y por George Combey, hermano de San Juan de Dios. Ninguno de ellos presenta síntomas y ayer se convirtieron en las dos únicas personas sanas del edificio, perteneciente a las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción.

Un avión medicalizado del Ejército pare de Torrejón

Un Airbus A310 del 45 Grupo de Ejército del Aire medicalizado partió a las 13.30desde la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) con destino Liberia para repatriar al religioso español Miguel Pajares, infectado por el virus del ébola. Según han confirmado a Efe fuentes del Ministerio de Defensa, el avión militar, medicalizado y con todas las medidas de seguridad pertinentes, está preparado en la base aérea desde las cinco de la madrugada.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad anunció ayer que pondría en marcha el protocolo de repatriación. La decisión se tomó ayer tras una videoconferencia entre los Ministerios de Sanidad, Defensa e Interior y en la que estuvieron presentes responsables de Protección Civil Europea. La repatriación se hará de acuerdo a los protocolos de máxima seguridad estipulados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y desde Sanidad se señaló que el riesgo de contagio es «muy bajo». A falta de detallar el protocolo, fuentes del Ministerio afirmaron a este periódico que el traslado se realizaría a través de un «avión medicalizado», en el que viajaría personal especializado. Esta tarea correspondería al Ministerio de Defensa ya solo ellos cuentan con un aparato preparado para este tipo de situaciones. Poco antes de conocerse la noticia, Juan Ciudad ONGD, dependiente de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, comunicó su «petición de expatriación urgente a España» de Pajares, Pascaline y Melgar.

Precisamente ayer, un avión trasladó a la misionera estadounidense Nancy Writebol, contagiada también en Liberia. La infectada, de 59 años, será trasladada a una sala aislada del Hospital Universitario de Emory, en Atlanta, donde está igualmente internado el médico Kent Brantly, también contagiado en el país. Mientras, el Banco Mundial anunció que destinará unos 149 millones de euros en ayuda de emergencia para ayudar a los países de África Occidental a contener el brote de ébola: Liberia, Guinea Conakry, Sierra Leona y Nigeria. Más de 800 personas han fallecido en la zona.

Las causas del contagio

Hay que recordar que el contagio de los religiosos vino dado después de que el hermano Patrick Nshamdze, director del Hospital San José de Monrovia, resultara infectado por el virus. En un primer momento las pruebas dieron un resultado negativo, lo que provocó que Pajares y otras personas bajaran la guardia en lo que se refiere a la prevención del contagio. Así, se encargaron de la alimentación y la higiene, lo que provocó, como se confirmó ayer, el contagio.

LA RAZÓN pudo hablar con la hermana Juliana, una de las dos personas que no ha resultado contagiada, poco antes de que se hiciera oficial la dramática noticia. «Chantal y Miguel están mal, fatal», afirmaba la religiosa de origen español y residente en Mérida. «Chantal ha vomitado por la mañana, tenía diarrea... Miguel ha comido un poco, se encontraba más animado... Pero su cabeza no sabe dónde está, delira», relataba Juliana, que, por encima de todo, lanzaba un mensaje: «A ver si podemos salir todos de aquí». Afortunadamente, «no he tenido síntomas, pero no sé qué va a pasar».

El pasado lunes, el padre Miguel, que manifestó su deseo de ser trasladado a España, afirmó a este periódico que «aún mantenía esperanzas» de que el resultado de las pruebas diera negativo.

Vídeos

  • 1