Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 20 septiembre 2014
11:50
Actualizado a las 

La Razón

Salud / Alimentación

Las bacterias y el desprendimiento de aditivos del plástico, riesgos de comer de «tupper»

ETIQUETAS

Llevarse la comida al trabajo en un 'tupper' es una costumbre cada vez más extendida pero no exenta de riesgos ya que, según ha comentado el profesor de la Universidad en Internet (UNIR) y experto en nutrición, Javier Tejedor, uno de los mayores "enemigos" de las comidas que se llevan en la tartera son las bacterias y los aditivos que se desprenden del plástico.

Y es que, aunque comer de 'tupper' puede ser "tan saludable" como hacerlo en casa, según Tejedor, hay que cumplir unos requisitos, a veces difíciles, como la refrigeración y el calentado en cristal. En este sentido, el experto ha avisado de que el transporte y su exposición a diversas temperaturas son los peligros más comunes a los que se expone la comida.

"Hay alimentos que se pueden contaminar si no tienen refrigeración. Por ello, se recomienda elevar la temperatura del calentado al 70 por ciento. De hecho, solemos calentar a 40 grados, por lo que habría que calentar los alimentos dos veces a la misma temperatura. Sólo así evitaremos las bacterias como la salmonelosis o 'E coli' que produce problemas gastrointestinales y diarrea", ha recalcado.

Sin embargo, el calentar a alta temperatura tampoco soluciona el problema ya que existen riesgos añadidos como el desprendimiento de aditivos en el plástico. En este sentido, Tejedor ha informado de que los plásticos de uso alimentario están indicados en la parte posterior con el dibujo de un envase junto a un tenedor.

Dicho esto, el experto ha recomendado utilizar aquellos con el icono que garantiza que es un material "apto" para entrar en contacto con alimentos; conservar la comida en la nevera y recalentarla a más de 70 grados con el fin de garantizar las mejores condiciones higiénicas; y procurar llevar platos compuestos, que contengan hidratos de carbono, proteínas y lípidos en las cantidades adecuadas, así como salsas y caldos ya que favorecen un calentado homogéneo en el microondas.

Por último, el especialista ha aconsejado evitar los rebozados y los filetes a la plancha, al igual que llevar vegetales como ensaladas de lechuga y tomate, ya que pierden sus propiedades y su textura.

Vídeos

  • 1