Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
  • 1
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
21:58
Actualizado a las 

La Razón

Economía

Alemania se subirá el sueldo un 20% más que España

  • De las economías industrializadas, sólo Japón hará un esfuerzo de contención similar en 2014
  • El salario medio español (1.639 euros) es un 16% inferior al de la UE

Madrid- Pocas veces coinciden de forma tan nítida actores tradicionalmente antagónicos como los sindicatos y los empresarios. Tras la forja de esta alianza contra natura está el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, el finlandés Olli Rehn, quien pidió esta semana la rebaja de un 10% de los salarios en España en un plazo de dos años para acelerar la creación de empleo y con ello provocó está alineación imposible. Las dos grandes centrales de clase –CC OO y UGT– calificaron de «descabellada» la medida y la patronal CEOE, más comedida, respondió que «no es el momento» de bajar más los sueldos ni de subir los impuestos. Rehn respaldaba la propuesta de devaluación interna del FMI, que en su último informe anual sobre España aseguraba que una rebaja salarial del 10% impulsaría el crecimiento hasta en cinco puntos porcentuales y reduciría el paro en seis o siete puntos.

Sin embargo, la «fórmula Rehn» no convence ni a los empresarios porque desde el pico de la crisis en 2010 el salario medio en España (1.639 euros mensuales en 2012) ha sufrido una pérdida de poder adquisitivo superior al 6%. Aunque las diferencias son dispares entre quienes tienen un trabajo a jornada completa, que mejoraron su capacidad de compra, y los que disponen de un contrato a tiempo parcial, que sufrieron un fuerte retroceso, el balance arroja una contención salarial creciente cuyo único impacto sólo se deja notar por ahora en la ganancia de competitividad como consecuencia, entre otras causas, de la rebaja de los costes salariales unitarios. El salario medio español fue un 16% inferior a la media europea en 2012 (unos 297 euros), pero la brecha fue incluso mayor (un 34%) con respecto a los países de la UE con rentas más altas, según un informe de Adecco.

La inevitable comparación con Alemania arroja 806 euros mensuales de diferencia a favor de los trabajadores germanos, que cobran un 33,2% más que en España. Por su parte, los británicos ganan de media un 30,2% más (702 euros mensuales) mientras que los franceses y los italianos ganan, respectivamente, un 24,2% y un 14,9% más que en España. Las diferencias serían aún más abultadas de tener en cuenta que, según el INE, existe una brecha de casi 7.400 euros entre el salario medio anual y el salario más frecuente (de unos 15.500 euros en 2011, inferior en 500 euros al de 2010).

El esfuerzo de contención salarial de los españoles, que se plasmó en el II Acuerdo para el empleo y la negociación colectiva pactado por patronales y sindicatos para el periodo 2012-2014, contempla que los aumentos salariales negociados no excedan el 0,6% durante el presente año y que en 2014 se ajusten al ritmo de la actividad económica, de tal forma que, si el aumento del PIB a precios constantes es inferior en 2013 al 1%, la subida salarial no excedería el 0,6% al año siguiente.

Desde 2008, la subida salarial en España ha sido sensiblemente inferior a la del resto de las principales economías europeas. Las proyecciones de la organización de recursos humanos global WorldatWork apuntan a que los sueldos subirán en Alemania y Reino Unido un 20% más que en España, mientras que en Francia y en Holanda serán un 12% superiores a los españoles. Según ese mismo estudio, España será junto con Japón una de las principales economías en las que la contención salarial será más pronunciada.

La prueba está en que el 28% de los trabajadores cuyos convenios han sido registrados hasta julio han aceptado la congelación salarial en la revisión de sus condiciones laborales para evitar la reducción de las plantillas. Según hizo público el Ministerio de Empleo el pasado jueves, 671.739 trabajadores de los 2,4 millones de asalariados no verán incrementado su salario. Los datos de Empleo van incluso más allá e indican que hay 6.320 trabajadores hasta julio que han aceptado reducirse el sueldo (un 2,9% de media).

En el conjunto de los 904 convenios depositados, el alza salarial apenas llega al 0,65%, casi un tercio de lo que reflejaban los pactos colectivos en julio del año pasado (1,6%). La moderación salarial está dando paso a una reducción generalizada. El Gobierno espera contener la inflación por debajo del 1% para evitar la pérdida de poder adquisitivo de los asalariados.

Líderes en bajada de costes laborales

La caída de los costes laborales unitarios en España ha sido la más pronunciada de la UE en los últimos dos años. El coste laboral neto que pagaron las empresas por cada trabajador en 2012 fue de 30.667 euros, un 0,7% inferior al del año precedente, según los datos del INE. Los sueldos representan el 73,3% de esa cantidad, mientras que el 22,2% son cotizaciones a la Seguridad Social. Según los datos de Eurostat, los costes laborales unitarios nominales crecieron 4,8 puntos en la UE-27 en los dos últimos años y 3,1 puntos en la eurozona, mientras que en España se redujeron en 5,1 puntos.

Vídeos

  • 1