Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
  • 1
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 21 abril 2014
04:02
Actualizado a las 

La Razón

Fórmula1

Schumacher, entre la vida y la muerte

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

«Está en una situación crítica. Se puede decir que su pronóstico vital está en entredicho. Su estado es muy grave. Es demasiado pronto para hablar de su futuro». Éstas fueron las primeras palabras de Jean-Francois Payen, jefe de reanimación del hospital de Grenoble en el que Michael Schumacher lucha actualmente por su vida, durante la lectura del primer parte médico detallado ofrecido por el centro después de casi 20 horas de incertidumbre sobre el estado de salud del piloto alemán. Los peores pronósticos se confirmaron y el siete veces campeón del mundo se encuentra en estado crítico y se teme seriamente por su vida. El ex piloto de Ferrari y Mercedes, ya retirado, sufrió una caída el domingo mientras esquiaba junto a su hijo Mick, de 14 años. Según los facultativos, el «kaiser» perdió el control y se golpeó el lado derecho de la cabeza contra una roca. Afortunadamente, llevaba el casco puesto.

Otro de los miembros del equipo que atiende al piloto, el neurocirujano Stefan Chabardes, contó que el heptacampeón fue objeto de una neurocirugía nada más llegar al hospital a primera hora de la tarde del domingo porque un escáner mostró que sufría un traumatismo craneal que le había causado hematomas intracraneales y un edema cerebral difuso. Su compañero Payen también precisó que el objetivo de los tratamientos que recibe es «limitar la elevación de la presión intracraneal» y afirmó que se le ha puesto en situación de hipotermia, entre 34 y 37 grados. Se encuentra en coma inducido.

Los médicos confirmaron que no había prevista ninguna operación más y que ya sólo cabía esperar la reacción de Michael. También intervino en la conferencia de prensa Gérard Saillant, creador del prestigioso Instituto del Cerebro en París, máximo responsable de la comisión médica de la FIA y amigo del piloto. Sorprendentemente, empezó su alocución diciendo que no hablaría de cuestiones técnicas y se mostró ciertamente afectado. El profesor Saillent, considerado una eminencia, llegó a Grenoble en avión privado desde la capital gala la tarde del domingo y nada más aterrizar fue trasladado al centro médico para llegar cuanto antes a la operación.

Alemania, donde Schumacher es considerado todo un ídolo, se ha volcado con el piloto y hasta un portavoz del Gobierno de Angela Merkel señaló que todo el Ejecutivo se encontraba realmente afectado.

Investigación de la fiscalía

La familia Schumacher ya se encuentra en Grenoble para estar al lado del piloto. Corina y sus hijos permanecen en el hospital desde la tarde del domingo y por la noche se incorporaron su hermano Ralf y su padre, Rolf. No es la primera vez que los Schumacher se enfrentan a una situación tan delicada como la actual. En 2003, su madre, Elisabeth, sufrió un infarto cerebral mientras sus dos hijos disputaban el Gran Premio de San Marino. Los dos viajaron a Colonia después de la clasificación el sábado y regresaron a Italia por la noche. El domingo por la mañana falleció y ambos decidieron tomar parte en la carrera, que, por cierto, ganó Michael. Nada más terminar la ceremonia del podio regresaron a Alemania de forma urgente.

La fiscalía de Albertville abrió ayer una investigación sobre las circunstancias del accidente. En su informe señala que quiere conocer las causas del accidente y, aunque descarta la implicación de terceras personas, necesitará varios días para concluir las pesquisas.

Vídeos

  • 1