jueves, 27 abril 2017
22:16
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Economía

Economía / Seguridad Social

Seguridad Social y mutuas gastan 5.970 millones por el repunte del absentismo laboral

  • El coste se dispara un 16,27% y los casos, más de un 16%. La duración media de las bajas en Lugo triplica a la de Navarra y llega a 72,5 días

Imagen de archivo
Imagen de archivo

El aumento del absentismo laboral amenaza con causar un importante destrozo a las arcas públicas. Según los datos que maneja el sector, sólo la Seguridad Social y sus entidades colaboradoras, las mutuas de accidentes de trabajo, gastaron el pasado año en prestaciones de tipo económico 5.970,59 millones de euros por el fuerte repunte –de más del 16%–, que experimentaron los procesos de baja por enfermedad común. Se trata de un conjunto de patologías que no se producen directamente como consecuencia del trabajo desarrollado.

En total, el gasto para Seguridad Social y mutuas aumentó un 16,27% con relación a 2015, otro año «negro» en lo que a bajas laborales se refiere, después de un periodo en el que su crecimiento se contuvo y que coincidió con la etapa más grave de la crisis. Si se tiene en cuenta también el coste para las empresas, la cifra asciende a más de 75.000 millones, incluyendo el valor de lo que se deja de producir.

Las bajas laborales han vuelto a cobrar actualidad a raíz de la propuesta sobre subida salarial para 2017 y 2018 que las patronales hicieron pública la semana pasada. En ella, CEOE y Cepyme ofrecen un alza flexible de las retribuciones, que oscilaría entre un 1% y un 2,5%. Según el texto que elaboraron, dicho incremento debería estar ligado a factores como las ventas, la productividad, el cumplimiento de objetivos y la reducción del absentismo. Sobre este punto demandan además a los sindicatos una negociación específica relativa a contingencias comunes y bajas en traumatología. Desde hace años, los empresarios han defendido que las mutuas puedan participar en la decisión sobre las posibles altas de pacientes que se encuentran de baja por prescripción de su médico, algo que los sindicatos consideran «casus belli» por entener que equivaldría a poner en manos de las empresas la decisión final, en tanto que las mutuas son asociaciones voluntarias de empresarios, aunque sin ánimo de lucro y en colaboración con la Seguridad Social.

Circunstancias llamativas

Los datos a los que ha tenido acceso LA RAZÓN arrojan algunas circunstancias llamativas. En el conjunto del país, la duración media de los procesos de baja laboral ya finalizados es de 38,46 días, pero la disparidad entre provincias es la gran nota dominante. En Lugo, la duración media alzanza los 72,51 días, una cifra que ha hecho saltar las alarmas en el sector. Por detrás se encuentran León, con 68,32 días; Cáceres, con 68,2 días, y Ciudad Real, con 65,01 días. Frente a ellas, en Navarra la duración media apenas alcanza los 25,25 días; en Guadalajara llega a 25,97, y en Barcelona se sitúa en 26,16. En Madrid, la duración media es de 33,38. ¿Cómo puede durar 47 días más de media una baja por enfermedad en Lugo que en Navarra?

Datos como éstos son los que llevan a los empresarios a solicitar la negociación sobre el absentismo laboral. Las cifras también varían por provincias si se tiene en cuenta la incidencia media mensual, medida como el número de procesos iniciados por Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes (ITCC) por cada mil habitantes protegidos. Los cinco lugares con mayor incidencia en este sentido son Navarra (38,59), Barcelona (32,67), Guadalajara (32,06), Álava (30,05) y Guipúzcoa (27,37). En el lado opuesto se sitúan Cáceres (10,44), Jaén (10,78), Zamora (11,5), Badajoz (12,08) y Salamanca (12,14). Como informó este periódico, las mutuas reclaman un mayor papel en la gestión y las propuestas de alta, e incluso en el poder para decidirlas. Con ello aseguran que se lograría un ahorro estimado de 2.160 millones de euros para la Seguridad Social que ésta podría destinar, por ejemplo, a apuntalar el sistema de pensiones.

El tráfico, causa de más muertes laborales

El pasado no fue un buen año en lo que a accidentes de trabajo se refiere. En total, se registraron más de 560.000 incidentes de este tipo y 501 personas fallecieron, según las estadísticas en poder de las mutuas. De esta última cifra, 153 muertes se produjeron en un accidente de tráfico y 184 fueron producto de infartos, derrames cerebrales y otras patologías no traumáticas. Con respecto a los accidentes de tráfico mortales, el 66% de los mismos se produjo cuando el trabajador acudía a su centro de trabajo o volvía a su casa, y en el 35% de los casos restantes se encontraba en desplazamiento por motivos laborales. La edad media de los fallecidos se situó en 43 años y más del 75% eran hombres. Además, el 60% contaba con un contrato indefinido y más del 62% trabajaba en una empresa de menos de 50 empleados. Respecto a los fallecidos por infartos o derrames, la edad media se situó en 51 años, con una antigüedad en la empresa de ocho años.

Ver a pantalla completa

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs
  • 1
    Image

    TU ECONOMIA versión impresa

    Tu Economía Nº146

  • 2
    Tu Economía Nº145
  • 3
    Tu Economía Nº144
  • 4
    Tu Economía Nº143