Economía

El Gobierno prevé que el paro caiga al 17% pese al recorte de previsiones

España tendrá menos de cuatro millones de desempleados en 2017, el nivel más bajo en ocho años, según el Plan de Estabilidad.

España tendrá menos de cuatro millones de desempleados en 2017, el nivel más bajo en ocho años, según el Plan de Estabilidad.

Publicidad

El nuevo Plan de Estabilidad del Gobierno incluirá una caída de la tasa de paro de España hasta niveles desconocidos desde principios de 2009, es decir, hace siete años. Pese a la rebaja de la previsión de crecimiento de la economía en tres y cinco décimas, respectivamente, en 2016 y 2017, el ministro de Economía, Luis de Guindos, reiterará el martes al Congreso que nuestro país podría ser capaz de crear 900.000 empleos en estos dos años.

El cumplimiento de este pronóstico reduciría el número de desempleados españoles desde los 4.779.500 de 2015 (una tasa del 20,9%, según la EPA) hasta los 3.879.500 al cierre de 2017, por lo que el paro descendería hasta el entorno del 17% de la población activa. Pese a la rebaja de previsiones de crecimiento, la cifra es incluso inferior a la que estimó el Ejecutivo en abril de 2015, que era del 17,7% para el año que viene con un alza del PIB del 3%. Éste es el cálculo que el Ejecutivo en funciones prevé comunicar al Congreso mañana, paso previo al envío del nuevo Plan de Estabilidad a la Comisión Europea (CE).

España no registra una tasa de paro tan baja desde el primer trimestre de 2009, cuanto ésta se situó en el 17,24%, frente al 13,79% de finales de 2008. Entonces, el número de desempleados alcanzó las 4,018 millones de personas en el que probablemente fue el peor periodo para el empleo de la historia de nuestro país. Entre los meses de enero y marzo de hace siete años, más de 800.000 españoles perdieron su trabajo.

Según los cálculos del Ejecutivo, España registrará un crecimiento del 2,7% este año, frente al 3% previsto, lo que situaría el PIB nacional por encima de los 1,11 billones de euros. La rebaja de tres décimas en la previsión implica que nuestro país dejaría de generar algo más de 3.200 millones de euros, pero la economía mantendrá signos de fortaleza con algo más de 29.000 millones de euros por encima de los 1,081 billones del pasado ejercicio (+3,2%).

Publicidad

El año que viene, según los nuevos cálculos del Ejecutivo, el PIB de España rozaría los 1,14 billones de euros gracias al crecimiento pronosticado del 2,4%, cinco décimas inferior a la previsión anterior (2,9%). Este nivel de generación de riqueza sería el más alto registrado por nuestro país en su historia, incluso por encima de los 1,116 billones alcanzados en 2008, anterior récord de la serie.

La «desaceleración global» de la que habló el ministro de Economía, Luis de Guindos, el sábado en Washington no impedirá que España se mantenga como la gran economía europea que más crecerá en este bienio. El FMI pronostica que Francia crecerá un 1,1% este año, menos de la mitad que nuestro país, mientras que Alemania lo hará un 1,5%. Para la economía española, la previsión del organismo es del 2,6%, que equivaldría a la suma de los porcentajes de aumento de los dos estados anteriores.

Publicidad

El menor crecimiento previsto para nuestro país tendrá impacto, previsiblemente, en los ingresos tributarios y totales durante este y el próximo ejercicio. En una estimación teórica, si el pronóstico volumen de recursos expresado como ratio sobre PIB no varía y se mantiene en el 37,8%, el impacto «en bruto» sería de unos 1.200 millones de euros menos este año por las tres décimas de diferencia de aumento en el PIB.

No obstante, la cifra anterior es un cálculo que no incluye variables como el efecto calendario en los beneficios empresariales, los cambios tributarios que podrían aplicarse en los próximos meses o un volumen de demanda interna superior o inferior.

Además de todo lo anterior, el Gobierno también comunicará el martes a los diputados la nueva senda de reducción del déficit pactada con la CE. España tendrá, como mínimo, un año más para reducir el desequilibrio de las cuentas públicas por debajo del 3% del PIB.