lunes, 01 mayo 2017
03:00
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Economía

Economía / La recuperación económica

El vaticinio de los expertos: la prima caerá hasta 150 puntos

  • La buena evolución de la confianza permitirá a España ahorrar 3.000 millones en 2014, que se suman a los 8.000 que dejó de pagar en intereses en 2013

No hace mucho –apenas año y medio– España vivía al borde del precipicio, con la espada de Damocles del rescate y la suspensión de pagos sobre su cabeza. La prima de riesgo –la diferencia de rentabilidad entre el bono español a diez años y el «bund» alemán– superaba los 600 puntos básicos. Traducido: mientras que Alemania pagaba alrededor de un 2% por financiarse, los mercados exigían a España más de un 7% de rentabilidad, algo insostenible para las arcas públicas. Apenas una frase del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi –«El BCE hará lo necesario para sostener el euro, y créanme, será suficiente»–, acompañada de una batería de medidas del Gobierno, y adiós a la crisis de deuda.

Hoy, la prima de riesgo ha caído ya por debajo de los 200 puntos y todo apunta a que mantendrá su «rally» bajista camino de los 150 puntos, o incluso más. La mejora de la mayor parte de los indicadores macroeconómicos en los últimos meses, unida a las buenas previsiones sobre España de los organismos e instituciones financieras de cara a 2014, son una buena noticia para la evolución del riesgo país y, por extensión, para las cuentas públicas.

No en vano, la bajada de alrededor de 150 puntos básicos experimentada por la prima en 2013 supuso un ahorro para el Estado de unos 8.000 millones de euros, suficiente para cubrir el presupuesto anual para 2014 de los ministerios de Fomento y de Hacienda. De esta forma, suponiendo que la prima se estabilizase en el entorno de los 150 puntos, el ahorro estimado para el año próximo sería de otros 3.000 millones de euros. Con todo, esta cifra podría incrementarse aún más en el caso de que se cumpliesen las previsiones más optimistas de los expertos, que auguran una rebaja de la prima mayor, hasta los 125 puntos.

Prueba de esa mejora de la confianza de los inversores en España, responsable a su vez de la bajada de la prima de riesgo, es el éxito de las subastas del Tesoro Público. El apetito inversor por la deuda española es enorme, como se demostró hace unos días en la primera emisión del año. Y lo más importante: al haber desaparecido la incertidumbre acerca de la capacidad de España para hacer frente a sus obligaciones financieras, el tipo de interés que debe pagar nuestro país por financiarse es menor. De hecho, la última subasta de bonos a cinco años se saldó con el menor tipo de interés de toda la historia, apenas el 2,411%.

En esta misma línea optimista se muestran los analistas consultados por LA RAZÓN, que observan con esperanza la senda iniciada por la prima de riesgo. Para Miguel Bernal, profesor y coordinador del departamento de investigación del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), la desconfianza de los inversores ha amainado y ya nadie cuestiona el euro ni una posible salida de España del mismo. «Como casi siempre en los mercados hemos pasado de la depresión a la euforia. La mejoría de la prima de riesgo se ha convertido, quizá, en la mejor noticia de este recién iniciado 2014. Los inversores buscan activos con rentabilidades atractivas. Despejadas las dudas sobre España y su situación dentro del euro, en las carteras se está sustituyendo la inversión en países emergentes por los periféricos del área euro». En este sentido, el experto del IEB vaticina que la prima puede situarse a finales de este año en el entorno de los 125 o los 150 puntos básicos. Con todo, Bernal cree que esta rebaja se producirá «más por una mayor apetencia por el riesgo que por una mejora de las condiciones macroeconómicas, las cuales continúan siendo muy débiles y todavía existe riesgo de recaer».

Según Javier Urones, analista de XTB, estamos en la senda de la confianza en nuestro país. «El Tesoro comienza el año con buenas sensaciones. Los 5.000 millones ofertados se quedaron cortos ante un mercado que en plena época de rebajas no quiere quedarse sin el activo de moda. Atrás parecen quedar ya las turbulencias vividas por la deuda española a mediados de 2012. Hoy, la prima de riesgo está estable por debajo de los 200 puntos básicos y la financiación a diez años está al 3,8%, sólo un 0,9% más alta de la que se le pide a países como Estados Unidos o Reino Unido y que supone exactamente la mitad de lo que se pedía en 2012, ¡casi nada!», dice Urones.

Pero, ¿qué ha cambiado? «El motivo principal de esta diferencia reside en la percepción que se tiene de España por parte de los inversores internacionales. Las duras reformas que nos hemos visto obligados a llevar a cabo parecen comenzar a dar sus frutos y despiertan el interés de unos inversores que han sido testigos en estos últimos meses de cómo una economía enferma ha pasado ya por sus operaciones más dolorosas y atraviesa en estos momentos un postoperatorio que nos ha de llevar en este 2014 al alta definitiva», asegura el analista.

Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank, destaca lo positivo que resulta la caída de la prima en la lucha contra el déficit público. «Una prima de riesgo baja implica unos menores costes de financiación. Para empezar, para el Estado, lo cual supone un importante alivio para las cuentas públicas. Asimismo, de estos menores costes también se beneficiarán las empresas, que tendrán más fácil refinanciarse a costes más razonables. Esto implica desaflojar un poco la soga que hay sobre el cuello de muchas empresas a las que les toca negociar con la banca las condiciones de un préstamo, mientras que por otro lado los menores intereses se traducen en menos presión para sus cuentas de resultados. Respecto a su evolución, Torre cree que aunque «muchos aseguran que en 2014 la prima podría situarse entre 125 y 150 puntos, y de momento el año ha empezado por el buen camino, nos quedan 11 meses y medio por delante y muchos obstáculos que salvar».

Nueva subasta del tesoro en el mejor momento del mercado

El Tesoro Público volverá a los mercados el próximo jueves con una subasta de bonos y obligaciones, tras el éxito cosechado en la primera emisión del año, en la que vendió mucho más de lo previsto a tipos más bajos. En esta ocasión, el organismo ofrecerá a los inversores bonos a 3 años con un cupón del 2,10%, obligaciones a 15 años con un cupón del 5,15% y obligaciones con un cupón del 5,90% y vida hasta el 30 de julio de 2026. En esta emisión, el Tesoro buscará al menos repetir el buen resultado del pasado jueves, cuando colocó 5.287,09 millones en bonos a 5 y 15 años. Además, en los bonos a cinco años ofreció a los inversores el interés más bajo de la historia (2,411%). Así, consiguió sacar partido al buen momento que atraviesan los mercados, con la prima de riesgo estable incluso por debajo de los 180 puntos básicos, una situación que no se daba desde el año 2011, y la rentabilidad cerca del 3,7%.

El vaticinio de los expertos: la prima caerá hasta 150 puntos
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs
  • 1
    Image

    TU ECONOMIA versión impresa

    Tu Economía Nº147

  • 2
    Tu Economía Nº146
  • 3
    Tu Economía Nº145
  • 4
    Tu Economía Nº144