viernes, 26 agosto 2016
00:26
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Economía

Economía / IRPF

La nómina media subirá seis euros este mes por la rebaja del IRPF

  • Un contribuyente que gane 23.000 euros brutos al año se ahorrará 78 euros anuales

La nómina media subirá seis euros este mes por la rebaja del IRPF

El pasado 1 de enero entró en vigor la última fase de la reforma fiscal aprobada por el Gobierno. Entre otras cosas, la medida supone una nueva rebaja de los tipos del Impuesto de la Renta Sobre las Personas Físicas (IRPF), que los españoles empezarán a notar desde este mismo mes en sus nóminas. Ya que el grueso de la rebaja ya empezó a aplicarse el año pasado, el incremento de la nómina para la mayor parte de los españoles será testimonial.

Así, en el caso de un contribuyente soltero y sin hijos, que cobra el sueldo medio en España –alrededor de 23.000 euros brutos anuales–, la rebaja de las retenciones supondrá 5,64 euros más al mes. En el caso del sueldo más frecuente –el que aparece en un mayor número de nóminas es de 15.500 euros anuales brutos–, el nuevo IRPF apenas aportará 1,39 euros más al mes de media, según cálculos del Consejo General de Economistas y Asesores Fiscales Reaf-Regaf.

En cualquier caso, la reducción del IRPF supondrá un incremento de la renta disponible de las familias. Además, esta circunstancia se enmarca en un contexto de inflación bajo mínimos, así como la subida del 0,25% de las pensiones y el aumento del 1% de los salarios de los empleados públicos. Por su parte, las empresas verán reducida la carga fiscal que soportan en el Impuesto sobre Sociedades. En concreto, desde el pasado viernes los tipos sobre el IRPF se situarán entre el 19% y el 45%, en tanto que las empresas se beneficiarán de la bajada de tres puntos del gravamen general del Impuesto sobre Sociedades, hasta el 25%.

Tercera rebaja

En el caso del IRPF, será la tercera rebaja, ya que el Gobierno adelantó parte del descenso de tipos que estaba previsto para 2016 al 1 de julio de 2015. Ese anticipo se aplicó con una tarifa intermedia que sustituyó a la que entró en vigor a principios de 2015 y que, por lo tanto, tiene efectos entre enero y diciembre de este año. Para 2016, el tipo del IRPF, hasta 12.450 euros de base imponible, será el 19%; de esa cantidad hasta 20.200 euros, el 24%; hasta 35.200 euros, el 30%; hasta 60.000 euros, el 37%, y a partir de esa cantidad, el 45%.

Según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), la nueva rebaja del IRPF que representa una rebaja de hasta un 3% en las retenciones de las nóminas, supondrá un ahorro de 78 euros anuales de media para los contribuyentes. En un comunicado, Gestha alertó de que las nuevas medidas de reducción del IRPF costarán a las arcas públicas 1.500 millones de euros y comprometen el objetivo de déficit público fijado para España, el 4,2% del PIB para 2015 y del 2,8% en 2016.

Para Gestha, la nueva tarifa, que reduce tanto el número de tramos como de tipos marginales, pone de manifiesto la desigualdad del sistema tributario español, al perjudicar la progresividad del IRPF al beneficiar más a las rentas más altas con independencia de cuál sea la situación familiar.

Así, los técnicos del Ministerio de Hacienda afirman que los contribuyentes que obtienen hasta 30.000 euros conseguirán con la nueva medida un ahorro del 1,63%, frente al 1,82% que lograrán aquellos que ingresan hasta 40.000 y cinco veces menos que el ahorro que supone para los que ganan un millón, el 8,73%.

Además de la reforma del IRPF, ha entrado también en vigor una nueva tarifa para los rendimientos del ahorro, que constará de tres tramos: el primero, hasta 6.000 euros, bajará su tributación del 20% al 19%; desde 6.000 hasta 50.000 euros, el tipo pasará del 22% al 21%; y a partir de 50.000 euros, el gravamen se reducirá del 24% al 23%. Según los cálculos de Gestha, los grandes beneficiarios de esta rebaja son también los grandes patrimonios. En concreto, hablamos de aquellos declarantes que ingresan más de 150.000 euros y cuyas rentas del ahorro se sitúan en una media entre los 57.412 y los 674.090 euros. En este sentido, la nueva reforma provoca que apenas un 0,6% de las personas que declaran rentas del capital concentren el 42,8% del ahorro global que lograrán los contribuyentes.

A este respecto, los Técnicos de Hacienda denuncian que el tipo real del IRPF es el mismo para un contribuyente que gana 600.000 euros anuales por rentas de capital que para un ciudadano que ingresa 26.000 euros por su trabajo o su actividad empresarial, lo que favorece a las rentas más elevadas, que contribuyen menos, y perjudica a los contribuyentes medios, que soportan una mayor carga fiscal.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs