domingo, 20 agosto 2017
08:58
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Economía

La CNMV apunta al Banco de España por la salida a bolsa

  • Los ex responsables del regulador Julio Segura y Fernando Restoy declaran que extremaron las precauciones pese a que ni era su tarea cuestionar las cuentas de la entidad ni fueron alertados del riesgo

 Julio Segura a su llegada a la Audiencia Nacional
Julio Segura a su llegada a la Audiencia Nacional
Efe

La investigación judicial por la salida a bolsa de Bankia en 2011 se ha convertido en un caso en el que los implicados se afanan en pasarse la «patata caliente» y derivar toda responsabilidad hacia otra dirección. Tal fue el caso ayer de la antigua cúpula de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que compareció ante la Audiencia Nacional. Julio Segura y Fernando Restoy, quienes fueran respectivamente presidente y vicepresidente del regulador bursátil durante el debut en el parquet de la entidad financiera, declararon en calidad de investigados –lo que antes se conocía como imputados– ante el juez Fernando Andreu. Ambos ocuparon las más altas responsabilidades de la CNMV hasta octubre de 2012, cuando fueron relevados de sus puestos por Elvira Rodríguez y Lourdes Centeno.

sin preguntas del juez

Restoy, que ocupó la vicepresidencia del regulador desde octubre de 2008, fue el primero en declarar. Tras su salida de la CNMV fue subgobernador del Banco de España, donde se mantuvo hasta el final de 2016. Durante una hora aproximadamente, Restoy, al igual que sucedería después con Segura, contestó a las preguntas de la acusación popular y de su defensa. Ni el juez, ni la Fiscalía, ni el representante del FROB –el organismo público supervisor del rescate bancario– interrogaron a ninguno de los dos investigados.

Se da la circunstancia de que ni el juez Andreu ni la Fiscalía eran partidarios de la imputación de las cúpulas de la CNMV y del Banco de España. Sin embargo, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ordenó hace un mes que se sentaran en el banquillo por su implicación en la salida a bolsa de Bankia, al considerar que existen «indicios múltiples, bastantes y concurrentes de criminalidad» respecto a los responsables de ambos organismos supervisores.

Acusaciones de las que ayer se defendieron Restoy y Segura, que aseguraron que las cuentas que utilizó Bankia para su salida a bolsa fueron las correctas, siendo el papel de la CNMV de mero control formal. En este sentido, aludieron al informe aportado a la causa en 2015 por el FROB, en el que se ratificaba la adecuación de los estados financieros empleados por Bankia en el debut bursátil de 2011, y concluía que éstos reflejaban la «imagen fiel» de la entidad. Cuentas que a la postre se demostrarían falsas, tras la anulación hace un año por parte del Tribunal Supremo de la compra de acciones, al haber hallado «graves inexactitudes» en el folleto de la oferta pública.

Se trata del mismo folleto aprobado entonces por la CNMV, y al que se refirieron ayer Segura y Restoy para justificar su «luz verde» a la operación. En el mismo se avalaba la existencia de un colchón de provisiones suficiente, de unos 7.000 millones de euros, para hacer frente a posibles deterioros. Provisiones que Bankia elevó el pasado mes de septiembre a más de 10.600 millones, pero cuestionadas por los peritos designados por el Banco de España, que las consideraron «falsas».

Los ex dirigentes de la CNMV señalaron ante el juez que el folleto era formalmente correcto y en él constaban los posibles riesgos a los que se enfrentaban los inversores. De hecho, afirmaron que extremaron las precauciones en la salida a bolsa de Bankia y fueron más exigentes en este caso. Segura y Restoy señalaron además que no estaban al tanto de las tareas de supervisión del Banco de España ni de los correos electrónicos internos de la institución monetaria, previos al estreno bursátil. En estas comunicaciones, el inspector José Antonio Casaus cuestionaba la «viabilidad» del grupo BFA-Bankia y la decisión de sacar a bolsa la entidad financiera.

Así lo explicó después de la comparecencia el abogado de la acusación que ejerce la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), Andrés Herzog. El ex líder de UPyD dijo que tanto Segura como Restoy recalcaron que la CNMV no tenía capacidad de cuestionar unas cuentas auditadas por Deloitte y supervisadas por el Banco de España, desmarcándose así de la institución, gobernada entonces por Miguel Ángel Fernández Ordóñez. En opinión del abogado de la acusación popular, Restoy y Segura se limitaron ayer a lanzar «balones fuera» hacia la auditora, los consultores y hacia el propio Banco de España, informa Efe.

Para Herzog, ninguno de los dos imputados aclaró la diferencia de criterio entre la CNMV y el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), organismo dependiente del Ministerio de Economía, a la hora de evaluar los trabajos de Deloitte. La auditora fue objeto de una sanción muy grave por infringir el deber de independencia en su labor sobre Bankia, al ofrecer un doble servicio de auditoría y consultoría. El Ministerio de Economía le impuso por ello una multa de 12 millones de euros, que posteriormente rebajó a 10,4 millones.

Hoy comienza el turno en la Audiencia Nacional de los por entonces responsables del Banco de España. Están citados a declarar el ex director adjunto general de Supervisión Pedro Comín y el ex director general del departamento de Inspección IV Pedro González. Ambos, junto con el ex director general de Supervisión Mariano Herrera García-Canturri, dimitieron el pasado 13 de febrero tras conocer su imputación «para que no afecte al desarrollo de las funciones de supervisión del Banco de España». García-Canturri y el también ex director general de Supervisión Jerónimo Martínez Tello declararán ante el juez mañana. El jueves será el turno de Fernández Ordóñez y del ex subgobernador Julio Aríztegui. Según la Audiencia, todos ellos autorizaron la salida a bolsa de Bankia «pese a las reiteradas advertencias del equipo de inspección del Banco de España» sobre la inviabilidad del grupo y del «grave perjuicio para accionistas, preferentistas y contribuyentes».

Sin noticias del Banco de España

Julio Segura ex presidente de la CNMV

Aseguró en su declaración que la información sobre el estado de las cuentas de Bankia fue remitida a la CNMV no presentaba salvedades del auditor y fue suficiente para avalar su salida a bolsa. Además, aseguró que no recibió ningún aviso del Banco de España.

Bankia estaba bien provisionada

Fernando Restoy ex vicepresidente de la CNMV

Poco más de una hora estuvo Restoy declarando en la Audiencia. Durante su comparecencia, el que fuera vicepresidente de la CNMV entre octubre de 2008 y de 2012 aseguró que Bankia tenía provisiones suficientes para hacer frente a posibles deterioros.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs
  • 1
    Image

    TU ECONOMIA versión impresa

    Tu Economía Nº160

  • 2
    Tu Economía Nº159
  • 3
    Tu Economía Nº158
  • 4
    Tu Economía Nº157