MENÚ
domingo 19 noviembre 2017
17:01
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

Radiografía del voto: La candidatura de Juntos por el Sí toca techo

  • Image
A. Bartolomé. 

Tiempo de lectura 4 min.

21 de septiembre de 2015. 02:06h

Comentada
A. Bartolomé.  21/9/2015

Empieza la semana decisiva de los comicios catalanes y los independentistas de Juntos por el Sí tocan techo con 59 escaños, que sumados a los ocho de la CUP les dejarían a sólo uno de la mayoría absoluta con el 44,2% de los votos, lo que impediría a Artur Mas y a sus socios en el camino de la secesión lograr la ruptura con España.

Según un sondeo de NC Report para LA RAZÓN –el último que la ley permite publicar antes de la jornada electoral del próximo domingo– PP y PSC-PSOE remontan posiciones al sumar un escaño más cada uno (13 y 16, respectivamente), mientras que Ciudadanos pierde tres diputados y se queda con veinte.

La encuesta confirma la progresión de la Candidatura de Unidad Popular (CUP) –cuyo credo es la rebeldía y la lucha callejera–, que ha ido ganando diputados en todas las realizadas desde el pasado mes de enero. Ahora ganaría dos con respecto al anterior sondeo y quedaría con 8. Si en esa ocasión la suma de fuerzas con Juntos por el Sí arrojaba un saldo de 65 escaños, esta vez llegan a los 67, también insuficientes para tomar el control del Parlament con esos 68 diputados que Artur Mas y Raül Romeva han fijado como necesarios para sacar adelante su proyecto de «desconexión» con el resto del país. Ambos, por cierto, han evitado dibujar un escenario en el que no gane el independentismo.

En el caso del bloque constitucionalista, los números son elocuentes. La adición de fuerzas de PP, PSC-PSOE, Ciudadanos y UDC aporta 52 escaños, muy lejos de poder tomar las riendas de la Cámara catalana. Todo cambiaría de forma definitiva si a ellos se uniera Cataluña sí se Puede, la marca de Podemos en estas elecciones. Pero su papel de llave en la resolución de estos comicios podría decantar la balanza en el lado contrario si los «podemitas» optaran por sellar una alianza con Juntos por el Sí. En ese caso alcanzarían la nada despreciable cifra de 83 parlamentarios.

El sondeo, realizado entre la jornada en que se celebró la Diada –el día 11– y el sábado, permite averiguar la procedencia de los votantes y la comparativa con los últimos comicios catalanes, el 25 de noviembre de 2012. Así, el 54,7% de los votantes de Juntos por el Sí son electores de CiU y el 28,1% proceden de ERC. En tercer lugar se encuentran los votantes llegados de los nuevos electores, que representan el 8,9%.

El 68,6% de los que votaron a CiU –50 escaños logró el 25-N– optarán ahora por Juntos por el Sí. Las principales fugas de votos se deben al trasvase a la abstención y a Unió, equivalentes al 11,0% y 9,7% de su electorado.

En cuanto a ERC –que se hizo con 21 diputados en 2012– , el 79,1% de sus votantes elegirá a Juntos por el Sí. Las principales salidas de electores tienen como destinatarios la CUP, que le sustrae el 7,2% de sus votantes, Cataluña sí se Puede, que le resta el 6,2% y la migración de voto a la abstención, que supone el 5,2% de su electorado.

Los socialistas del PSC, que se han entregado al tirón de Pedro Sánchez para atenuar la pérdida de votos que las encuestas arrojan desde 2012 –cuando sumaron 20 escaños–, conservan el 58,6% de sus votantes. La principal causa de su descenso es el trasvase de votos a Ciudadanos (8,0%) y a Cataluña sí se Puede (6,7%).

Los populares son conscientes de que repetir los 19 escaños de hace tres años es un imposible, pero su remontada ha coincidido con la elección como candidato de Xavier García Albiol, abanderado del discurso contra el independentismo. El mayor enemigo de sus aspiraciones es la abstención, y así se ha advertido en más de una ocasión también por parte de Mariano Rajoy –la encuesta apunta a un 32,7%, ligeramente por encima del 32,2% de 2012–. En este momento, el PP conserva el 55,6% de sus votantes, y la causa más importante de su descenso es la fuga de votos a Ciudadanos, que le supone desprenderse del 28,0% de su electorado. Le sigue el trasvase del 9,6% a la abstención.

La que se vislumbra como segunda fuerza en Cataluña, Ciudadanos, protagoniza una campaña electoral en la que está resultando crucial el papel de Albert Rivera –quien participa más en los actos que su número uno a la Generalitat, Inés Arrimadas–. Según el sondeo, el 40,4% de los votos actuales corresponde a antiguos electores del partido naranja. En segundo lugar se encuentran los votantes que aporta el electorado del PP, que suponen el 23,4% del voto actual de Ciudadanos.

En lo que atañe al partido que puede ser decisivo, el 57,0% de los votos que recibe Cataluña sí se Puede tiene su origen en el electorado de ICV. Le siguen por orden de importancia las papeletas que capta de los nuevos electores y las que sustrae al PSC-PSOE, que representan el 14,0% y el 7,6%.

Ahora sólo queda esperar a la aritmética de las urnas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs