jueves, 23 marzo 2017
00:10
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

22-M: violento asalto de la izquierda radical a Madrid

  • Los ultraizquierdistas arrasan Colón en un ataque sin precedentes contra los antidisturbios

Muchos ya venían con ánimo desafiante desde todos los puntos de España y el pulso que pretendían echarle a la delegada del Gobierno no se hizo esperar. Desde que Cristina Cifuentes está al mando de la Delegación en Madrid, no se han producido acampadas y esta vez, advirtió estos días atrás, tampoco lo iba a permitir. Hora y media antes de las 21:00, hora tope «legal» para que la manifestación de las «Marchas de la Dignidad» concluyera en Colón, los asistentes más revolucionarios ya estaban montando sus «improvisados» tenderetes por los bulevares del Paseo de Recoletos con la intención de pasar la noche rememorando lo que fue el 15-M. Para la Policía es complicado intervenir en esos momentos: sacan una lona, la atan entre cuatro árboles o farolas y ya tienen el techo. Orgullosos de lo que consideraban «ganar una batalla», no dudaron en publicitarlo través de las redes sociales para que se uniera la mayor cantidad de gente posible. Quizás este gesto fue la chispa que prendió la mecha, el detonante de la impunidad de la que creyeron gozar y, sobre las 20:30 horas de la tarde, comenzó la violencia en Colón. Los radicales de extrema izquierda mostraron una agresividad que hacía ya mucho tiempo no se veía por las calles de la capital. Cargados de cuchillos, adoquines, botellas de vidrio, piedras, cohetes, palos, pilas y hasta con papeleras del mobiliario urbano, los manifestantes más violentos comenzaron a cargar contra los agentes de la UIP que custodiaban varios puntos de la plaza, en especial, la entrada a la calle Génova, que permaneció cortada durante casi todo el día. Al menos tres grupos perfectamente organizados, según fuentes policiales, comenzaron a tirar todo tipo de objetos contra los agentes que estaban en Génova. Y es que, según las mismas fuentes, la forma de «trabajar» de estos grupos violentos es idéntica a la de la izquierda abertzale y, de hecho, han venido muchos manifestantes que se autodenominaban de Euskal Herria e independentistas vascos que habrían mostrado su apoyo a los radicales madrileños para estas acciones.

La plaza de Colón se convirtió durante algo más de 40 minutos en un auténtico campo de batalla. Las unidades de la UIP cargaron contra los violentos, que se enfurecían aún más contra los agentes y no dejaban de lanzar todo tipo de objetos.

En su primera «huida» los extremistas quisieron irse como suelen hacer, dejando fuego de por medio, y formaron algunas barricadas con contenedores de basura grandes. No tuvieron miramientos con nada y el mobiliario de terrazas de una conocida cafetería de la zona también quedó destrozado. La plaza quedó arrasada y el balance de daños aún no ha podido ser contabilizado por el Ayuntamiento de Madrid. Los servicios de Emergencias municipales, presentes a lo largo de toda la manifestación, también tuvieron trabajo. Al cierre de esta edición el balance de la noche era demoledor: 101 atendidos por Samur, 47 de ellos policías nacionales, 20 policías municipales y 34 manifestantes. De ellos, 17 fueron trasladados a distintos centros hospitalarios (once agentes y seis manifestantes). Sin embargo, fuentes policiales aseguran que hubo más agresiones a policías pero que fueron trsaladados por otros compañeros y no por los servicios municipales. Así, serían medio centenar de policías heridos.

Los detenidos, hasta primera hora de la madrugada de hoy eran 29 personas. Tres de ellos menores de edad. Entre ellos había jóvenes de la izquierda abertzales y cuatro independentistas gallegos. Otros dos perteneces a la Coordinadora antifascista y ya habían sido arrestados en el asalto a la Facultad de Derecho hace meses.

El triste balance fue sólo el cumplimiento de unas intenciones que los agentes de la Brigada de Información veían venir desde hace semanas, cuando las «Marchas de la Dignidad» habían sido convocadas. Al lado de aquella mayoría que iba a marchar hasta la capital para protestar por numerosos motivos, se escondías los grupos radicales de siempre. Dirigidos por la Coordinadora 25-S, Brigadas Antifascistas (B. A. F. ) y Yesca, de Izquierda Castellana, llevan ya mucho tiempo calentando las redes sociales pero la violencia ejercida ayer contra los agentes de la UIP ha sorprendido especialmente. Según fuentes policiales es la manifestación más violenta de la legislatura.

Ya el viernes dieron muestras de violencia algunas de las columnas que entraban a la Comunidad de Madrid. A su entrada en Perales de Tajuña, la columna de Levante no dudó en robar una bandera del PP y quemarla en la plaza del municipio. Ayer, a lo largo de la gran manifestación que discurrió desde Atocha a Colón, no se produjeron incidentes importantes. Hubo algunos manifestantes que aprovecharon para quedarse por la plaza de Neptuno y tratar de intimidar a los agentes que custodiaban el acceso a Carrera de San Jerónimo para proteger el Congreso. A última hora de ayer invitaban por Twitter a ir a pasar la noche a Ciudad Universitaria.

La violencia ejercida contra los agentes de la Policía Nacional y la Policía Municipal fue inaudita por parte de centenares de radicales, que atacaron a las Fuerzas de Seguridad
La violencia ejercida contra los agentes de la Policía Nacional y la Policía Municipal fue inaudita por parte de centenares de radicales, que atacaron a las Fuerzas de Seguridad
Alberto R. Roldán
22-M: violento asalto de la izquierda radical a Madrid
22-M: violento asalto de la izquierda radical a Madrid
22-M: violento asalto de la izquierda radical a Madrid
22-M: violento asalto de la izquierda radical a Madrid
22-M: violento asalto de la izquierda radical a Madrid
22-M: violento asalto de la izquierda radical a Madrid
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1