MENÚ
domingo 22 octubre 2017
06:35
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Casi 400 clérigos pro referéndum envían una carta al Papa

La Conferencia Episcopal debate hoy la postura a adoptar ante el 1-O

  • Image
Elena Genillo.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de septiembre de 2017. 04:05h

Comentada

Los cerca de 400 religiosos catalanes que llamaron el viernes, a través de un comunicado, a secundar el referéndum ilegal del 1-O por considerarlo «legítimo y necesario» han dado un paso más en su desafío. Como se ha hecho pública la queja formal del Gobierno a la Santa Sede por este manifiesto, instando a las autoridades vaticanas a «desautorizar» a los firmantes o «a tomar las medidas que se estimen oportunas para garantizar la armonía en un estado de derecho», los religiosos rebeldes han decidido contraatacar y acudir al mismísimo Papa para que escuche sus aspiraciones y actúe de mediador.

El domingo, a través de una misiva, le solicitaron «fraternalmente», que pida al Gobierno de España, «públicamente o mediante vías diplomáticas», que «revise su visceral oposición a este referéndum», que, dicen, está secundado por el 80 % de la población. También piden al Pontífice que negocie con el Ejecutivo de Mariano Rajoy para que «cese sus actuaciones represivas, y así permita al Govern de Cataluña, legitimado por el Parlament, a proceder con garantías a la realización de esta consulta ». La carta estuvo acompañada, además, del manifiesto que estos 400 sacerdotes y diáconos ya emitieron el viernes y en el que exhortaron a las autoridades del Estado a escuchar las «legítimas aspiraciones del pueblo catalán»: «Nos hemos sentido moralmente obligados a hacer oír nuestra voz en esta hora decisiva para el futuro inmediato de Cataluña y España debido a la dificultad existente de un diálogo sereno y constructivo entre todas las partes», insisten. Y mientras el ministro de Exteriores espera la respuesta del Vaticano, si es que llega, mañana la Conferencia Episcopal Española (CEE) analizará en su Comisión Permanente la crisis catalana y el cisma que vive la Iglesia con motivo de las voces discordantes dentro de su comunidad respecto al desafío independentista. Fuentes de la Conferencia Episcopal detallaron que en las Comisiones Permanentes se suele tratar la actualidad política y social, y aunque la cuestión catalana no estaba expresamente en el orden del día, finalmente se ha optado por incluirla. Eso sí, aclaran que todavía no se ha discutido si el posicionamiento de los obispos que conforman esta Comisión –formada por Ricardo Blázquez, presidente de la CEE; el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el secretario y portavoz José María Gil Tamayo; y el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella–, se hará público o no.

Sobre el manifiesto de los religiosos pro referéndum, la CEE se desvinculó de él y salió ayer al paso al asegurar que «los sacerdotes dicen lo que quieren», y que, de tener en cuenta una opinión que represente la posición de la Iglesia Católica sobre el conflicto catalán, ésta sería la de la Conferencia Episcopal de Tarraconense. Este órgano pidió «sensatez» y «fraternidad». Una visión compartida por el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, quien ayer consideró que «los clérigos debemos estar razonablemente callados y no emitir opiniones que van más allá de la política, aunque ellos –en alusión a los religiosos rebeldes– piensen que no, y que pueden dividir a los miembros de la Iglesia en España».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs