MENÚ
miércoles 13 diciembre 2017
02:49
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Listos para atentar esta Navidad

Desarticulan una célula de Estado Islámico que había recibido órdenes de atentar en España «con carácter inmediato». Los detenidos reclutaban «soldados» en internet

  • Agentes del Cuerpo Nacional de Policía conducen a uno de los detenidos en la operación en la que fue desarticulada una célula yihadista
    Agentes del Cuerpo Nacional de Policía conducen a uno de los detenidos en la operación en la que fue desarticulada una célula yihadista / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

06 de diciembre de 2017. 03:52h

Comentada
J.M.Zuloaga 5/12/2017

Las Fuerzas de Seguridad han detectado en las últimas semanas entre yihadistas «monitorizados» (controlados) un «enorme grado de excitación» y deseos de cometer atentados contra objetivos de los «cruzados». Esta situación se debe, según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZON, a la proximidad de las fiestas navideñas, una de las máximas expresiones de la cristiandad.

Éste era el caso de la célula que fue desarticulada ayer (en una operación conjunta de agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y de la Dirección General de Seguridad del Territorio del Reino de Marruecos (DGST)), formada por cuatro individuos, tres de los cuales han sido detenidos en España y uno en Tánger.

Se hallaban plenamente integrados en el Estado Islámico, el Daesh, y habían recibido órdenes de cometer atentados en España «con carácter inmediato», coincidiendo con las fiestas navideñas.

El dispositivo se desarrolló de forma simultánea en Tánger (Marruecos) y en las localidades de Figueras (Gerona) y Parla (Madrid), donde realizaron varios registros domiciliarios.

Los detenidos –según fuentes del Ministerio del Interior– eran objetivos claves de la lucha antiterrorista por difundir material yihadista de corte radical en Internet e «incitar de manera directa a la comisión de atentados en España. Todos instrumentalizaban sus perfiles en redes sociales para desarrollar la labor del aparato propagandístico de la organización terrorista en España».

El arrestado en Tánger (Marruecos), reclamado por la Justicia de varios países, está considerado como «un peligroso integrante de Daesh. Formaba parte de la dirección del aparato propagandístico y recopilaba de manera diaria y en tiempo real información proporcionada directamente por las distribuidoras oficiales de la organización terrorista. Además, elaboraba dosieres actualizados y dirigidos a radicalizar al mayor número de usuarios en internet». Las citadas fuentes agregan que era «muy conocido en la web, presumía de haber abierto hasta 300 perfiles a través de los que los futuros radicales se descargaban material muy violento desde un único enlace».

Los dos detenidos en Figueras (Gerona), dos hermanos de 30 y 31 años y de origen marroquí, se dedicaban a administrar «una compleja red de comunicación para potenciar la estrategia global de Daesh para llevar a cabo una propaganda de carácter viral empleando la difusión masiva en Internet por cualquier medio (redes sociales, correo electrónico, mensajería instantánea, etcétera)». Desde marzo de 2016 habían difundido más de 400 publicaciones por internet. Entre este material figuran manuales didácticos sobre la confección de artefactos explosivos de elaboración casera, sobre el apuñalamiento de civiles o ejercicios de entrenamiento de muyahidines.

Los agentes especializados de la Policía detectaron que ambos yihadistas habían aprendido, siguiendo los manuales del Estado Islámico, a «hackear» los perfiles sociales de usuarios ajenos a la causa terrorista; accedían a sus cuentas privadas sin su consentimiento y publicaban de manera ilegal contenidos proselitistas; entre otros, mostrar campamentos de entrenamiento para niños, ejecuciones y fusilamientos, conductas humillantes para las víctimas de atentados o acciones bélicas, «todo ello, con el objetivo de crear un estado de terror permanente en la sociedad».

Entre los que contactaban con ellos había un individuo marroquí, de 44 años, nacionalizado español, y que fue detenido en la localidad madrileña de Parla. Al contrario de los otros, no guardaba medidas de seguridad y mostraba un carácter desafiante. De hecho, realizaba tareas de adoctrinamiento sobre algunas personas de su entorno y. Su fanatismo le había llevado a buscar cómplices entre sus conocidos para cometer un atentado.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs