martes, 25 julio 2017
07:07
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

España / Memoria histórica

¿Franco ha muerto?

  • El PSOE vuelve a llevar al Congreso una iniciativa no vinculante para instar al Gobierno a exhumar al dictador del Valle de los Caídos. La votación que perseguía dejar sólo al PP ha evidenciado la división de la izquierda.

Valle de los Caidos.
Valle de los Caidos.
Reuters

El Pleno del Congreso de los Diputados debatió ayer sobre la propuesta del PSOE que insta al Gobierno a ampliar la conocida como Ley de Memoria Histórica, que cumplirá diez años en diciembre, para, entre otras cosas, estudiar la nulidad de las condenas políticas de los tribunales franquistas y exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. El texto también incluye la exhumación de los restos de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange, aunque en su caso bastaría con sacarlos del altar mayor de la basílica y trasladarlos a un lugar «no preeminente» del templo situado junto a El Escorial.

La Cámara ya dio su aval a esta iniciativa en la Comisión Constitucional donde se aprobó el mismo texto el pasado 8 de marzo con el apoyo de Unidos Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV y Bildu, mientras que el PP votó en contra, alegando que la ley ya se cumple, y UPN se abstuvo. Sin embargo, ayer, contra todo pronóstico, la Proposición No de Ley (PNL) no concitó todo el respaldo de los partidos de izquierda como ocurrió con Podemos o ERC, que tildaron de «insuficiente» la iniciativa de los socialistas.

La formación morada amenazó incluso con abstenerse en la votación que tendrá lugar mañana si no se aceptan sus enmiendas. Podemos indicó a este periódico que seguirá negociando todo el día de hoy, pero que contemplaban esa posibilidad. En concreto, en sus enmiendas piden sustituir dos puntos del texto y añadir un tercero. Solicitan que el Estado «asuma como responsabilidad directa y las administraciones públicas la realización de las actuaciones necesarias para la localización y exhumación de fosas e identificación de los cadáveres», además de «dar un entierro digno a los que todavía yacen anónimamente en montes y cunetas». Asimismo, piden que se proceda a «revisar y anular todas las condenas derivadas de consejo de guerra y de tribunales de represión política celebradas durante el franquismo». También añaden un punto nuevo en el que solicitan que el Gobierno inicie las acciones necesarias para la anulación del «consejo de guerra sumarísimo al que fue sometido el ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Lluís Companys». ERC también se mostró muy crítico con la iniciativa del PSOE, que tildó de «monumental cinismo político», y anunció que se planteaba incluso votar en contra. Asimismo, se preguntó por qué cuando el PSOE gobernaba no fueron capaces de aprobar lo pactado. Entre sus enmiendas pidió que en el plazo de seis meses se inste al Gobierno a presentar una ley de verdad que repare a las víctimas del franquismo.

Ciudadanos se mostró dispuesto apoyar la iniciativa del PSOE «si se pasa a votación en sus propios términos» y siempre que no se aprueben las enmiendas de Podemos y ERC. La formación naranja destacó que «no tenemos problemas para condenar las tiranías, condenamos todas».

Por su parte, el PP acusó al PSOE de romper un acuerdo para no utilizar la Memoria Histórica con intereses partidistas y de buscar sólo «un titular» con su iniciativa para instar al Gobierno aplicar y ampliar la Ley de Memoria Histórica que plantea, entre otras cosas, que se cree una Comisión de la Verdad y se estudie la posible anulación de las condenas políticas del franquismo, además de sacar a Franco del Valle de los Caídos.

Por su parte, el PDeCAT, Bildu y el PNV adelantaron su apoyo «crítico» al texto y el PP solicitará que se vote punto a punto porque sólo respalda algunos. Esto puede condicionar la decisión del PSOE, ya que si acepta enmiendas, el texto no podrá votarse troceado.

En su defensa de la iniciativa, el portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional, Gregorio Cámara sacó pecho por la Ley de Memoria de 2007 que tildó de «hito» y sirvió para «cerrar heridas» y denunció la «incomprensión» que, a su juicio, ha tenido la derecha política hacia este asunto tanto desde la oposición como desde el Gobierno.

La diputada del PP Alicia Sánchez-Camacho criticó al PSOE y le espetó: «No sé si quieren volver al pasado o mirar constantemente a Podemos» y les recordó que no trabajen para que «triunfen los que defienden tiranías como Venezuela y reniegan de la Transición o incluso del papel del comunismo de Carrillo en la Transición».

Hasta el debate parecía que la aprobación de la PNL estaba garantizada, pero eso dependerá de cómo finalice la negociación sobre las enmiendas registradas por los grupos. Con las posiciones de ayer podría no ser aprobada. De salir adelante, al tratarse de una Proposición No de Ley la iniciativa no es vinculante, por lo que sólo instaría al Gobierno a acometerlo, pero no estaría obligado a ello.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1