martes, 06 diciembre 2016
22:39
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

España / Elecciones generales

El PP subiría 9 escaños y Podemos 4 si se repitieran las elecciones

  • La sangría de votos socialista continúa y Sánchez perdería entre dos y cuatro diputados, mientras Ciudadanos se dejaría entre siete y diez escaños.

El PP subiría 9 escaños y Podemos 4 si se repitieran las elecciones

Unas nuevas elecciones generales beneficiarían más al Partido Popular (PP) y a Podemos, según la encuesta de NC-Report realizada durante este mes de enero. El sondeo mide cómo valoran los españoles la respuesta de las distintas formaciones a la necesidad de alianzas postelectorales ya que está desarrollado cuando todas se han tenido que posicionar al respecto: el PP con su apuesta por la gran coalición, con socialistas y Ciudadanos, «en defensa de la unidad de España y para mantener la recuperación económica»; Ferraz, con su «no» a abrir ni siquiera un diálogo con el PP; Podemos, con su insistente presión al PSOE para echar a Rajoy del poder; y Ciudadanos, en el medio, en tierra de nadie, en lo que entiende que es el centro.

Mientras que PP y Podemos están en alza, socialistas y Ciudadanos van a la baja. La situación de bloqueo institucional se resolvería en estos momentos en las urnas con un refuerzo del voto útil que en el caso del centro-derecha jugaría a favor de los de Rajoy, mientras que en la izquierda el beneficiado sería Pablo Iglesias, quien volvería a rentabilizar en otros comicios su estrategia de llevar la iniciativa frente al PSOE en la pugna que mantiene con Pedro Sánchez por el liderazgo de los votantes de izquierdas.

De haber nuevos comicios, la participación decrecería 3,8 puntos con respecto al 20-D. Los ciudadanos dejaron un mandato el 20-D, de diálogo y acuerdos, que su no desarrollo desanima a casi el 4 por ciento del electorado. La participación pasaría del 69,4 por ciento al 65,6 por ciento. En ese escenario, el PP sube dos puntos con respecto al 20 de diciembre, casi 70.000 votos más que le otorgarían entre 7 y 9 escaños más que en las últimas generales. Se movería en una horquilla entre 130 y 132 diputados. Superar la barrera de los 130 era el objetivo que Génova ya se había marcado en diciembre, y que no logró alcanzar. Por contra, la sangría de votos socialistas crece en más de medio millón de votos más, pierde casi un punto y esto se traduciría en el Congreso entre dos y cuatro escaños menos, quedándose entre los 86 y los 88.

Las confluencias de Podemos, en caída

Las confluencias de Podemos pierden votos, tanto en Valencia, como en Cataluña y Galicia, casi 50.000 votos entre las tres, pero las siglas que dirige Iglesias mejoran sus expectativas en 78.918 papeletas, lo que podría darles entre uno y cuatro escaños más de los que obtuvieron el 20 de diciembre. La confluencia valenciana, Compromís-Podemos es la que peor saldría parada de haber nuevas elecciones, y esto da quizás más significado al hecho de que haya sido la que con más intensidad ha combatido la posibilidad de compartir grupo parlamentario con Iglesias. Después de que sus buenas expectativas fueran contenidas ya el 20 de diciembre, el partido de Albert Rivera perdería en unas nuevas elecciones hasta 644.000 votos, entre siete y diez diputados. Un golpe importante que, según este sondeo, cuestiona la gestión que están haciendo del tablero postelectoral, después de que la mayoría de sus votantes hayan salido de las filas populares.

Pero este reequilibrio de fuerzas que señala NC Report podría no ser suficiente como para romper la parálisis actual. Los dos bloques, centro-derecha e izquierda, se compensan internamente en el reparto de diputados, ya que lo que gana Mariano Rajoy es lo que puede perder Rivera. E Iglesias suma en escaños lo que se deja en las urnas Sánchez, aunque este último pierda muchos más votos que la formación morada. En el bloque independentista catalán, ERC mantiene su estatus de escaños, aunque pierde casi 25.000 votos, y la nueva marca de Artur Mas, Democracia y Libertad se deja otras 39.000 papeletas y podría perder otro escaño. IU también podría perder un diputado en unas nuevas elecciones.

Alta fidelidad del electorado de PP y Podemos

La gestión postelectoral y la manera de afrontar las alianzas para formar Gobierno dejan un escenario político en el que el 94,2 por ciento de los que votaron al PP en las elecciones del 20 de diciembre aseguran que lo volverían a hacer. La principal fuga de electores se debe al trasvase de votantes a la abstención, que le cuesta a Rajoy el 4,4 por ciento de sus apoyos, 318.000 votos. El PSOE conserva el 85,2 por ciento de sus votantes de diciembre. Y la mayor parte del voto que pierde se debe también a la abstención, que supone el 10,8 por ciento. La segunda brecha se le abre por la migración de voto a Podemos, el 2 por ciento.

Por otra parte, el 93,6 por ciento de votantes de Iglesias se mantienen leales a sus siglas. Un 3,6 por ciento de sus electores coquetea con la abstención. Y de los cuatro partidos nacionales, Rivera, con su estrategia de no decantarse por el PP, y tampoco hasta ahora por el PSOE, sólo consigue ser el que menos votantes conserva de los cuatro partidos nacionales. Su grado de fidelización es el más bajo, del 77,6 por ciento. Hasta el 12,3 por ciento de sus votantes del 20-D optaría hoy por el PP.

En unas nuevas elecciones, Podemos seguiría siendo el primer partido entre los electores de menos de 45 años. Baja al tercer puesto en el segmento entre 45/64 y al cuarto entre los mayores de 64 años. El PP sería el partido más votado entre los mayores de 44 años. El segundo entre los menores de 30 y el tercero en el tramo de entre 30/40 años.

La encuesta de NC-Report fue realizada entre el 4 y el 21 de enero, cuando los dirigentes de los partidos han estado inmersos en conversaciones y contactos para intentar alcanzar un acuerdo que desbloquee la situación política. Los electores, por el momento, no han visto satisfechas sus expectativas de pacto para contar con un gobierno estable.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1