domingo, 20 agosto 2017
19:10
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

Junqueras: «El gobierno independentista podrá "permitirse el lujo" de celebrar el 1-O»

  • El nuevo conseller de Interior, Joaquim Forn, ha dejado en el aire la continuidad del director de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle, para intentar asegurar el referéndum

El vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras
El vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras

El vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha hecho hoy un llamamiento, una "súplica", a los catalanes para que con "serenidad" y "democracia" superen la "represión" de un Estado que utiliza "herramientas poco convencionales" para evitar un referéndum de independencia el 1-O.

En un acto político de las juventudes de ERC en Montblanch (Tarragona), Junqueras ha afirmado: "Sabemos de su actuación, de su represión, de su guerra sucia y sus cloacas (...) pero no puede actuar de forma ilimitada, la represión que practica el Estado no puede ser infinita y esto lo superaremos con democracia, con movilización, con la gente convencida de que democráticamente puede decidir su futuro".

"Y este es el plan de hemos de hacer, este el grito, la demanda, la petición, la súplica, la sugerencia, la exigencia que hemos de trasladar a nuestra sociedad a lo largo de los próximos 77 días", ha añadido Junqueras, que ha reafirmado el "compromiso firme, seguro y convencido" del Govern con el referéndum de independencia, en un proceso en el que "la excepcionalidad la pondrá el Estado" con "herramientas fuera de cualquier convención democrática".

Junqueras, por tanto, en su pulso al Estado, ha asegurado que el gobierno independentista podrá "permitirse el lujo" de llevar a cabo su "compromiso" de celebrar la consulta del 1-O "con todas las garantías", un compromiso que ha definido de "sereno y tranquilo". "No actuaremos como ellos querrían que lo hiciésemos, ha incidido.

En paralelo pero en esta misma senda, el nuevo conseller de Interior, Joaquim Forn, ha dejado en el aire la continuidad del director de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle, para intentar asegurar el referéndum de independencia del 1 de octubre.

Forn, que ayer sustituyó en Interior al moderado Jordi Jané, ha admitido que "estoy hablando con todo el mundo, también con el señor Batlle, con quien me vi ayer, y no puedo garantizarle ni una cosa ni la otra", sin descartar así cambios en la dirección de la policía catalana.

Frente a las tesis soberanistas, que ven en los cambios del Govern algo meramente "instrumental", el PPC y Ciudadanos han solicitado conjuntamente la convocatoria urgente de un pleno extraordinario del Parlament para la semana que viene con el fin de que el presidente catalán, Carles Puigdemont, explique la nueva remodelación del Govern.

El presidente catalán cesó ayer a Neus Munté (Presidencia), Jordi Jané (Interior) y Meritxell Ruiz (Enseñanza), que fueron relevados, respectivamente, por Jordi Turull, Joaquim Forn y Clara Ponsatí, unos perfiles más fieles en la apuesta del Govern por la secesión.

El portavoz del grupo parlamentario del PPC, Alejandro Fernández, ha afirmado que "es urgente que dé explicaciones en el Parlament teniendo en cuenta que a las 24 horas de haber comparecido para explicar el cese del conseller Baiget ya tenía otra crisis de gobierno sobre la mesa".

Asimismo, un total de 214 miembros de Catalunya en Comú, entre ellos dirigentes históricos de ICV como Eulàlia Vintró, José Luis López Bulla o Joan Boada, han suscrito un manifiesto que llama a no participar en el referéndum del 1 de octubre, por carecer de "legitimidad" para representar a la mayoría.

Bajo el título "L'1-O no hi anirem" (El 1 de octubre no iremos)", el manifiesto fue redactado la última semana de junio y se presentó en la reunión del pasado 8 de julio en que Catalunya en Comú debatió su posición sobre el referéndum, aunque finalmente no llegó a votarse porque sus firmantes compartían "aspectos principales" del documento oficial que se aprobó sobre la consulta.

El manifiesto, que firma también el líder de Podem en Barcelona, Marc Bertomeu, sostiene que la consulta del 1 de octubre anunciada por el Govern "no tiene la legalidad, pero tampoco la legitimidad de representar a la mayoría", puesto que no interpela a toda la sociedad catalana y a su pluralidad de posicionamientos.

Para los firmantes del escrito, el 1-O no puede ser "un referéndum efectivo de resultado vinculante", dado que es "una propuesta unilateral dirigida a los votantes de una mayoría de gobierno, Junts pel Sí y la CUP, que no obtuvieron la mayoría de votos en las últimas elecciones autonómicas, que aseguraban que eran plebiscitarias".

En esta línea, el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, ha pronosticado que no se llevará a cabo el referéndum unilateral del 1 de octubre si el Tribunal Constitucional señala que es ilegal.

"Tal como están las cosas hoy, si el TC dice que el referéndum es ilegal, no se hará", ha afirmado Valls en declaraciones a la cadena Cope.

Valls, defensor del derecho a decidir de Cataluña dentro del marco de la legalidad, ha afirmado que el hecho que los empresarios catalanes no digan nada "no quiere decir que estén de acuerdo con cualquier situación que pueda crear problemas en la marcha de la economía".

Efe

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1