MENÚ
lunes 11 noviembre 2019
00:46
Actualizado

Junqueras firma una tregua con Mas hasta el miércoles

El president acudió a una fiesta de despedida del verano la noche del registro

Barcelona.

Tiempo de lectura 2 min.

31 de agosto de 2015. 04:31h

Comentada
Barcelona. 31/8/2015

Hay una cita con los amigos de juventud a la que Artur Mas nunca falla, la cena para despedir el verano que organiza el Club Náutico de Vilassar de Mar, el municipio donde la familia tiene una de sus casas de veraneo. Los registros de la Guardia Civil en la sede de CDC, la fundación del partido y cuatro ayuntamientos gobernados por los nacionalistas no cambiaron sus planes. Tampoco el primer acto de campaña de Junts pel Sí. Tras hacerse la foto de familia con Lluís Llach, Carme Forcadell y unos aparentemente incómodos Raül Romeva y Oriol Junqueras, entre otros, el president de la Generalitat subió al coche, tomó la C-32 y en 20 minutos se refugió con los suyos para pasar una entretenida velada frente al mar. Mas ha tomado este fin de semana aire para afrontar una semana difícil. En las intervenciones del viernes y el sábado, en el marco de los actos de Junts pel Sí, pasó de puntillas sobre la corrupción. «Las veremos venir de todos los colores», avisó. Oriol Junqueras, que el viernes también esquivó el asunto, el sábado no tuvo otra que pedir a CDC que demuestre «con hechos» su compromiso contra la corrupción después de que en una reunión con la cúpula de su partido, algunos compañeros exigieran la salida de Mas de la candidatura. Antes de tomar ninguna decisión, ERC ha optado por esperar hasta el miércoles, cuando Mas tiene previsto comparecer ante la Diputación Permanente. «A priori», el president había pedido esta sesión para explicar el porqué del 27-S, pero los partidos de la oposición, y ERC, ya han dicho que pedirán a Mas que aclare los hechos. Hasta la fecha, Junqueras cierra filas con la lista de Junts pel sí. Tomando el símil de los «castellers», que ayer celebraron el día de San Félix, patrón de Vilafranca del Penedés, con un una actuación histórica de los de Terrassa (descargaron un castillo humano de diez pisos), el president de ERC publicó en las redes sociales fotografías junto a compañeros como Joan Tardà, uno de los que pidió la salida de Mas, y un texto a favor de la unidad. «Hemos de hacer piña para lograr una victoria apabullante el 27-S. Es nuestro compromiso, estamos conjurados y estamos seguros de que lo lograremos». Pero bien sabe que la actuación de Anticorrupción es un mazazo. Los estrategas de la candidatura unitaria, que cada día se reúnen en la avenida Madrid de Barcelona, apuestan por movilizar a la ciudadanía –aprovechando la cita del 11 de septiembre– y tratar de diluir las siglas de los partidos. Los hechos han dado la razón a Junqueras que se había mostrado reticente a aceptar una lista conjunta, entre otras cosas porque no se lleva bien con Mas, además de por los recortes y la corrupción que pesa sobre CDC. En 2012, se acusó sin éxito a Mas de tener cuentas en Suiza. Pero ahora, tras los registros, hay una instrucción judicial. CDC tiene su estrategia de defensa al margen de Junts pel sí. Hoy se personará en el juzgado de El Vendrell para recuperar información confiscada.

Últimas noticias