domingo, 04 diciembre 2016
03:50
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

España / Pactos electorales

Iglesias exige el control del CNI y un referéndum en Cataluña para pactar

  • Podemos lanza al PSOE una oferta inasumible en la que impone que haya un referéndum en Cataluña

  • Exige una todopoderosa vicepresidencia y el control de la Seguridad Nacional y la política económica

Pablo Iglesias ayer en la rueda de prensa del Congreso, donde presentó su propuesta para pactar un gobierno con el PSOE
Pablo Iglesias ayer en la rueda de prensa del Congreso, donde presentó su propuesta para pactar un gobierno con el PSOE
Javier Fdez.-Largo

Dieciséis días antes del debate de investidura, Pablo Iglesias ha colocado a España rumbo a la repetición de elecciones al poner encima de la mesa una propuesta de pacto inasumible para el Partido Socialista. El documento de casi 100 páginas presentado por el secretario general de Podemos ayer en el Congreso, más que marcarle los tiempos a Sánchez, busca poco menos que asfixiar sus prerrogativas en un Ejecutivo que, de formarse finalmente en los términos que propone Podemos, apenas dejaría margen al líder socialista para ser algo más que la comparsa de Iglesias, que tendría en sus manos los principales resortes del Estado, incluido el CNI, el CIS, el BOE, RTVE y la mitad de los ministerios. Pablo Iglesias llegó incluso a poner como condición a Sánchez el control del Centro Nacional de Inteligencia si quiere contar con el apoyo de Podemos en su investidura como presidente del Gobierno. Así aparece en negro sobre blanco en la página 87 de un documento titulado «Un país para la gente. Bases políticas para un gobierno estable», con el que Podemos ha vuelto a ganar la iniciativa al PSOE en las negociaciones y en el que se exponen las bases programáticas que, una vez investido, Sánchez deberá llevar a cabo.

Durante la rueda de prensa en el Congreso, en la que Iglesias presentó el programa de Gobierno que quiere imponer a Sánchez, el líder de la formación morada fue preguntado sobre si la exigencia de controlar el Centro Nacional de Inteligencia –algo que le daría acceso a secretos de Estado e importantes cuestiones de seguridad nacional– era una exigencia en firme o estaría dispuesto a apearse de la demanda en un proceso de diálogo con el PSOE. Iglesias contestó que «no veía ninguna razón» por la que el vicepresidente del Gobierno no debiera disfrutar de las prerrogativas que venía disfrutando hasta ahora. En cuanto a la investigación abierta por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía sobre las relaciones entre diversos miembros de Podemos, Iglesias incluido, con el régimen iraní y la preocupación de despertada por estas relaciones en el pasado con Irán y Venezuela en la persona que dirigirá la principal agencia de inteligencia del país, Iglesias respondió afirmando que le parecía «más preocupante» que en estos momentos las instituciones estén dirigidas por miembros del PP.

Por si fuera poco, Podemos ha vuelto a hacer gala de su habitual falta de delicadeza con el PSOE al iniciar una «ronda de contactos a tres niveles» con diversas fuerzas políticas, incluido el PP, para discutir las propuestas contenidas en el documento presentado ayer. Por lo demás, Iglesias, no varió ni un milímetro su posición respecto al veto que mantiene a que Ciudadanos se incorpore, no ya al «gobierno del cambio» que propone, sino ni siquiera a las mesas de negociación. Sin embargo la retórica sí que se atenuó un tanto en este punto un tanto cuando Iglesias se mostró abierto a negociar con Ciudadanos su eventual apoyo a la investidura de Sánchez, aunque nunca a su participación en el Gobierno, al que sólo están invitados, además del PSOE, Izquierda Unida y Compromís. Por cierto que ayer, por primera vez, Iglesias dio tácitamente por finalizada la confluencia con la «fuerza hermana» de Compromís, al referirse a ella en todo momento como una fuerza política independiente.

Igualmente rotundo fue el líder de Podemos en el espinoso tema del referéndum en Cataluña, quizá el principal escollo en las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez. Iglesias se refirió a la consulta independentista en esta región como «imprescindible» y «necesario» en dos momentos de su intervención ayer en el Congreso.

En la propuesta que lanzó ayer Podemos se expone un sistema de reparto de poder inspirado en la tradición anglosajona y denominado «check and balances», en la que la formación de extrema izquierdo estaría encargada de asegurarse de que las propuestas acordadas «no queden en papel mojado», por utilizar la expresión del propio Iglesias.

En cualquier caso el líder de Podemos cree que «hay tiempo de sobra» para ponerse de acuerdo con el PSOE y para convencer a Sánchez de que «mire para la izquierda». «Si hay voluntad política por parte del PSOE para que hagamos un gobierno de progreso y de cambio, tenemos tiempo de sobra», explicó.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1