lunes, 05 diciembre 2016
20:38
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

Iglesias y Errejón no homenajearán a la Constitución en el Congreso

  • A los actos en el Congreso del próximo día 6 de diciembre sólo irán Carolina Bescansa y Pablo Echenique

  • Podemos se suma a PNV, ERC, PDECat y EH-Bildu, que tampoco acudirán

Pablo Iglesias, Julio Rodríguez, Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, el año pasado.
Pablo Iglesias, Julio Rodríguez, Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, el año pasado.
EFE/Ballesteros

La oposición no acaba de tomarle el pulso al Gobierno en las sesiones de control. Falta de experiencia o errores de cálculo en las preguntas. Pero igual que el PP acumula derrotas parlamentarias, sin embargo Mariano Rajoy en los duelos de los miércoles con los portavoces de la oposición no acaba de verse en dificultades. Ni en su choque con el representante socialista, ni tampoco ayer en su primer rifirrafe con el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

El presidente del Gobierno se manejó con soltura, incluso para escapar del intento del diputado de ERC, Gabriel Rufián, de conseguir los titulares obligándole a pronunciar la palabra «condón».

Primero se batió con el portavoz socialista, Antonio Hernando, en una pregunta sobre la situación de RTVE. Que Hernando intentó aprovechar para sacar a relucir los «recortes» en pensiones y las dificultades a las que se enfrenta el Gobierno de Rajoy por su situación de minoría parlamentaria. Pero fue un intento descafeinado, que no tapó la situación de interinidad en la que se encuentra Hernando y la propia dirección socialista. Una ausencia de liderazgo que en el Parlamento intenta ocupar Pablo Iglesias, aunque ayer tropezó con la habilidad parlamentaria de Rajoy.

El golpe se lo intentó dar con la pancarta de que el Gobierno desatiende las decisiones que se aprueban en el Parlamento, la sede de la soberanía nacional. A lo que el presidente del Gobierno replicó con el recordatorio de que el Ejecutivo cumple aquello que es de obligado cumplimiento. E incluso se atrevió a ironizar sobre el discurso de Iglesias respecto al sometimiento de su Gobierno al mandato de la canciller alemana, Ángela Merkel. «A mí Merkel nunca me ha dado ninguna orden. Pero si se la ha dado a usted, dígamelo porque le llamaré la atención», afirmó, sarcástico.

Fue un enfrentamiento que se quedó en la espuma, como también el que libró con el republicano Gabriel Rufián a cuenta de la celebración del Día Internacional de la Lucha contra el Sida. Toda la puesta en escena por parte del dirigente independentista pareció que tenía como objeto conseguir que Rajoy pronunciase las palabras «condón» o «preservativo». La trampa mediática para ganarse el foco, y a la que Rajoy no se prestó, ajustándose en sus dos respuestas al discurso más técnico sobre los trabajos que están haciendo el Gobierno central, las comunidades y las organizaciones no gubernamentales en la lucha contra esta enfermedad y otras enfermedades de transmisión sexual. Rajoy habló del plan de prevención en desarrollo y Rufián le echó en cara que no pronunciase en su discurso la palabra preservativo: «No es Bárcenas, puede nombrarlo».

Horas después, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y su «número dos», Íñigo Errejón, confirmaron que no asistirán el próximo martes a los actos en el Congreso con motivo del Día de la Constitución. La representación del partido queda en el nivel de Carolina Bescansa y Pablo Echenique, informa Efe.

Sólo esos dos miembros de la dirección de la formación morada estarán en el Congreso escuchando el discurso de la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, y en la posterior recepción prevista con motivo del aniversario de la Carta Magna, confirmaron fuentes de este partido.

La decisión de Iglesias contrasta con la del pasado año, cuando el líder de Podemos sí asistió a los actos en el Parlamento, que tuvieron lugar en plena campaña electoral para las elecciones del 20 de diciembre.

Podemos sostiene que su postura política «es la misma de siempre», la de su «programa». «Queremos que se abra un proceso de cambio constitucional capaz de dar respuesta a los grandes problemas de nuestro país», dicen. Añaden que asumen el texto del 78 «como el inevitable punto de partida de ese cambio» y desearían que los que abrazan «las posiciones más reaccionarias e inmovilistas envolviéndose en la Constitución» pusieran tanto empeño en defender los derechos sociales como «en defender la inmutabilidad del texto».

Como es habitual año tras año, tampoco asistirán al Día de la Constitución en el Congreso los portavoces de los partidos nacionalistas. No acudirán los diputados de ERC, PDECat, PNV o EH-Bildu, según confirmaron ayer fuentes de todas estas organizaciones políticas.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1