MENÚ
sábado 18 noviembre 2017
16:56
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Puigdemont comparecerá ante el juez que decidirá sobre su extradición el 17 de noviembre

Puigdemont y sus cuatro ex consellers, en libertad vigilada desde ayer, deberán comparecer cuando sean requeridos por los tribunales hasta que se resuelva la orden de detención cursada desde España

  • Carles Puigdemont en la sede de la Fiscalía belga /La Sexta
    Carles Puigdemont en la sede de la Fiscalía belga /La Sexta
Mirentxu Arroqui.  Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

06 de noviembre de 2017. 19:54h

Comentada
Mirentxu Arroqui.  Madrid. 5/11/2017

La Justicia belga fija la vista por la orden de arresto contra Puigdemont el 17 de noviembre en Bruselas. Precisamente, Carles Puigdemont y los cinco ex consellers desplazados a Bélgica fueron ayer puestos en libertad tras ser interrogados por el juez instructor, después de haberse presentado de manera voluntaria en la sede de la Policía Federal, tras días en paradero desconocido. Después de haber sido interrogados durante la tarde de ayer, la justicia belga decidió poco antes de la medianoche que los acusados fueran puestos en libertad, pero dictó como medida cautelar la prohibición de salir del país hasta que no se haya resuelto la orden de detención emitida por España, un procedimiento que puede dilatarse hasta 90 días en casos excepcionales.

La Justicia belga se ha decantado por un camino intermedio ya estaba en su mano haber decretado la prisión provisional de los miembros del Govern cesados o haber rechazado la petición de euroorden emitida por la jueza Camen Lamela lo cual hubiera puesto en un serio brete a la Justicia española. Según explicó ayer el portavoz de le Fiscalía de Bruselas, Gilles Dejemeppe, horas antes de que se conociera el veredicto del juez instructor, la justicia belga debía ayer dilucidar únicamente el riesgo de fuga de los detenidos. El plazo para que el juez instructor hiciera público su veredicto terminaba a las 9.17 horas de hoy, 24 horas después de que los acusados se pusieran a disposición de la justicia.

Dentro de la estrategia de defensa, los miembros depuestos del Govern han elegido el neerlandés para declarar ante el juez. Sobre las razones de este criterio, el portavoz aventuró que «puede haber sido un consejo de sus abogados». El letrado de Carles Puigdemont, Paul Bekaert, es un conocido penalista flamenco especializado en retrasar las órdenes de extradición de presos etarras y su bufete de abogados se encuentra en Tielt, una localidad flamenca cercana a Gante. En la capital comunitaria, los ciudadanos pueden elegir la lengua en la que quieren comparecer ante los tribunales (la región de Bruselas es la única parte bilingüe del país) y los jueces federales tienen la obligación de conocer los dos idiomas.

A pesar de que el ex president habla con fluidez francés, tal y como ha demostrado en la rueda de prensa concedida el martes en Bruselas y en su entrevista del viernes en la televisión estatal francófona RTBF, la redacción el sábado de un mensaje vía Twitter únicamente en neerlandés, en el que mostraba su compromiso de colaboración de la Justicia belga ya dio algunas pistas sobre esta decisión. Un guiño inequívoco al nacionalismo flamenco, más proclive a mostrarse indulgente con las ansias independentistas del depuesto president, aunque se desconoce si esta decisión tendrá algún impacto en el veredicto de la Justicia belga.

Tras esta primera decisión del juez instructor cuya identidad se desconoce, el caso pasará a ser examinado por el Tribunal de Primera instancia (Cámara del Consejo) que dispone de 15 días para valorar si esta petición de la Justicia española debe ser respondida. Bekaert ya ha anunciado sus intenciones de agotar todos los plazos posibles y de luchar hasta el final. El abogado ha confesado que un pilar fundamental de su estrategia para retrasar el procedimiento consistirá en argumentar la supuesta falta de independencia de la Justicia española por contraposición a la Justicia «verdadera», la dictada por los tribunales belgas ,y la hipotética vulneración de los derechos fundamentales de su cliente en caso de regresar a España. Un modus operandi prácticamente calcado al esgrimido en su defensa de los presos etarras. La segunda pata de sus alegaciones consistirá en la falta de equivalentes directos entre el Derecho belga y el español en algunos de los cargos que se le imputan al ex president: rebelión, sedición, malversación de fondos, desobediencia y prevaricación. Expertos penalistas belgas ya han advertido de que los delitos de sedición y rebelión no resultan equivalentes en los dos ordenamientos jurídicos. Sin embargo, este aspecto será examinado de manera pormenorizada por el tribunal de primera instancia y en ningún momento ha sido valorado por el juez instructor cuya decisión se ha circunscrito al riesgo de fuga.

Tras el veredicto del juzgado de primera instancia, las partes pueden apelar ante un segundo tribunal que también cuenta con otros quince días para tomar una decisión. El periplo judicial no termina aquí: es posible volver a apelar ante el Tribunal de Casación que contaría con otros quince días para dar una respuesta. En total, Puigdemont y los cinco ex consejeros pueden permanecer inmersos en este bucle judicial hasta 90 días, en circunstancias excepcionales. Un lapso de tiempo que coincidiría con la campaña electoral previa a los comicios del 21-D y durante el que Puigdemont no podrá salir de Bélgica. A pesar de la alta sensibilidad política del caso, el portavoz de la Fiscalía niega cualquier tipo de contaminación en el proceso. «Desde que hemos recibido la orden de arresto ayer por la tarde ( por el sábado) no hemos mantenido ningún contacto con ningún ministro ya sea en España». A pesar de sus palabras, la presencia de Puigdemont en suelo belga se ha convertido en una pesadilla para el Ejecutivo de Charles Michel, formado por cuatro partidos, y cuyo socio más importante es el partido nacionalista flamenco N-VA.

Nuevo mensaje de Puigdemont en Twitter

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha escrito hoy un mensaje en su cuenta de Twitter en el que resalta que se encuentra «en libertad y sin fianza» y en el que envía un mensaje de apoyo a los que fueron miembros de su Govern que se encuentran encarcelados por orden de la Audiencia Nacional.

Puigdemont escribe esta mañana en un tuit: «En libertad y sin fianza. Nuestro pensamiento está con los compañeros injustamente encarcelados por un Estado alejado de la práctica democrática».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs