• 1

¿Cómo es el perfil psicológico del presunto asesino de Diana Quer?

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

31 de diciembre de 2017. 11:32h

Comentada
Gema Lendoiro 31/12/2017

La confesión de José Enrique Abuín sobre el rapto de Diana Quer y posteriormente el hallazgo del cuerpo después de haber indicado a los agentes dónde estaba, descoloca a la sociedad española. Pero sobre todo al entorno de su comarca donde era conocido como “el chicle” por su afición a mascarlo.

Cuando estos crímenes suceden siempre nos preguntamos si no había en la personalidad del asesino un rasgo que hubiera podido advertir de su peligrosidad. Manuel Morillas Urda, psicólogo especialista en el tratamiento clínico con adultos en el centro Cinteco de Madrid nos hace un análisis sobre este tipo de asesinos.

Los rasgos de personalidad son patrones estables de pensamiento y comportamiento que influyen en la forma de percibir el mundo y a uno mismo, y de relacionarse con los demás y con el entorno. Todos los sujetos podríamos ser incluidos en una de las clasificaciones de la personalidad, y debemos entender esos rasgos como un continuo que va desde actitudes normales hasta rasgos desadaptativos e inflexibles que implican dificultades en la adaptación personal y social.

En el caso que nos ocupa, el presunto asesino de la madrileña Diana Quer, por los datos que han trascendido a la prensa, el patrón de personalidad es el que con frecuencia está asociado a las conductas delictivas: la personalidad antisocial o psicopática, también denominada sociópata o disocial.

Es lo característico de este tipo de personalidad una tendencia a transgredir las normas sociales y los derechos de los demás, así como una marcada falta de empatía con el resto de los seres que le rodean. La conducta impulsiva, es decir actuar y luego pensar, así como la baja tolerancia a la frustración, son rasgos centrales en este tipo de personalidad.

De inicio en la infancia y la adolescencia, ya temprano aparecen comportamientos típicos como agresión a personas o animales, destrucción de propiedades ajenas, robos y estafas y violación grave de las normas, lo que implica problemas con la justicia. Todo lo anterior se produce sobre la base de una incapacidad para experimentar sentimientos de culpa por sus actos. La historia de la persona detenida nos muestra problemas con la justicia por tráfico de drogas y denuncias por agresión sexual y violencia. La falta de prudencia a la que se ve sometido por la baja tolerancia a la frustración y la alta impulsividad parece haber sido la razón por la que ha sido descubierto al tratar de secuestrar a otra mujer a la vista de otras personas.

Más frecuentemente diagnosticada en hombres que en mujeres, la personalidad antisocial tiene un curso crónico, aunque tiende a aminorarse con la edad. No podemos hablar de curación ya que son patrones de comportamiento crónicos y persistentes a lo largo de la vida y, por tanto, presentan un alto índice de reincidencia. La personalidad es un constructo complejo y depende de factores genéticos y ambientales.

En el caso de depredadores sexuales y asesinos en serie pueden ser sujetos con vidas aparentemente normales y adaptadas. La persona detenida por la desaparición de Diana Quer, se muestra como un perfil antisocial de delincuente común con problemas con la justicia por tráfico de drogas, violencia y abusos sexuales. Como son personas violentas, suelen serlo también en el contexto familiar, con los hijos y con la pareja. El hecho de que su mujer haya sido detenida por encubrimiento nos podría hacer pensar en mecanismos de miedo y coacción por parte del detenido para que ella le proteja incluso en contra de su voluntad bajo amenazas, pero esto es puramente especulativo, quiero referirme con lo anterior a que el sociópata puede tener como víctimas de su agresividad a la familia.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs