• 1

¿Somos o no somos “mayorinos”?

Alberto Royo, autor de la Sociedad Gaseosa, un ensayo sobre la búsqueda de lo superficial

  • Image

Tiempo de lectura 5 min.

11 de enero de 2018. 14:19h

Comentada
Gema Lendoiro 10/1/2018

ETIQUETAS

Siete veinteañeros deciden pasar el día en la montaña. En concreto en L´Angliru, un puerto de montaña del principado de Asturias. Acuden en un 4 x 4 con muchas ganas de pasar un buen día pero con poca previsión de quedarse atrapados en la nieve. Y es que, en la época dorada de toda la información que necesites a golpe de click (incluida la previsión del tiempo), a estos chicos les sorprendió la dureza de la montaña. Pero no solo les sorprendería eso, les pillaría totalmente desprevenido algo que ni imaginaban: una bronca por parte de un operador del 112.

Dicho operador, tras una tensa y breve conversación con uno de ellos y, ante la imposibilidad de subir a rescatarlos le soltó la frase que se ha hecho viral estos días: Ya somos mayorinos. Sin embargo el operario se equivocaba porque no, no somos mayorinos. Al menos no todos o no siempre.

Dicha frase, más propia de un padre que de un operario en ejercicio de su profesión, ha generado muchísima controversia y una división. Los que opinan que tiene toda la razón del mundo en haber dicho eso y los que piensan que, en primer lugar no debería haber dicho eso en su faceta de operario del 112 y en segundo, que los chicos no son responsables de que la nevada les pillara desprevenidos (no tenían tampoco ropa adecuada para salir de ahí caminando).

Alberto Royo es autor de los libros Contra la Nueva Educación y La sociedad gaseosa. En este último libro plantea, con mucho sentido común, cómo la sociedad actual ha dejado de ser sólida para pasar a ser gaseosa. Un ensayo que analiza cómo triunfan las personalidades que tienden a buscar desesperadamente lo inmediato, lo fácil y lo rápido sin trabajo, sin esfuerzo, sin plantearse las consecuencias que tiene ir por la vida sin una reflexión profunda. Una sociedad llena de personas acostumbradas al hedonismo y lograr el éxito efímero.

¿Somos o no somos “mayorinos”?

-Cae una gran nevada y miles de conductores se quedan atrapados en el coche a pesar de que se había avisado de que esto podía suceder. Muchos iban bien equipados pero la mayoría no llevaban cadenas por lo que interrumpieron la circulación de los que sí. Sin embargo la sociedad, al menos parte de ella y, por supuesto quienes están en la oposición, cargan contra el Estado. ¿Esto es un claro ejemplo de la infantilización de la sociedad?

-En primer lugar, es un ejemplo de cómo nuestros políticos, que no dejan de ser reflejo de los ciudadanos, son capaces, demasiado a menudo, de reprochar o respaldar una actuación según convenga (no hay más que acudir a las declaraciones que se han producido en situaciones similares, pero con diferente partido en el gobierno). Pero es también una muestra de que cada vez nos cuesta más asumir nuestras responsabilidades, tan acostumbrados como estamos a culpar de todo a los demás. Y esto, pienso, nos resta credibilidad a la hora de poder criticar, reprochar o reivindicar.

-Se ha hecho viral el vídeo de Ya somos mayorinos. ¿Qué le pareció?

-Me parece que al igual que hemos pasado de la sociedad líquida a la gaseosa, estamos pasando de la generación blandita a la generación tirana, que es la evolución natural de aquella y a nadie debería sorprender. Así que, como dice el refrán, habrá que arar con estos bueyes. Mientras tanto, propondría un reconocimiento público para la persona del 112 que atendió a esos chicos. ¿Quizás unpremio “a su labor educativa”?

-Esto trasciende nuestras fronteras. H&M publica en su web una foto de un niño de raza negra con una sudadera que reza: “soy el mono más molón de la selva” y se lía tan fuerte que la empresa tiene que rectificar. La piel fina, lo políticamente correcto a la orden del día. ¿La sociedad no piensa en general?

-Este caso puede que sea distinto. No soy favorable a la censura. Me parece que el respeto a la libertad de expresión es algo fundamental. Pero también, ejerciendo la mía, tengo que decir que no me ha parecido afortunado que en la misma publicidad un niño negro sea considerado “el mono más molón de la jungla” y uno blanco “un superviviente”. De todas formas, me parece que la reacción ha sido excesiva, muy propia de estos tiempos de trending topic, y que probablemente se haya hecho un favor a la empresa, que ha conseguido mucha más publicidad. Por otra parte, queda claro que lo políticamente correcto está acelerando la derrota definitiva de la ética a favor de la estética.

-En general, ¿somos una sociedad mucho más débil que la que nos precedió en el tiempo? ¿Por qué?

-Sinceramente, creo que la sociedad ha mejorado en no pocos aspectos. Pero también percibo que la sobreprotección que muchos jóvenes reciben les perjudica porque les deja sin herramientas para afrontar la vida. Es un error mayúsculo evitarles los problemas porque lo que debemos hacer es enseñarles a abordarlos. Paradójicamente, en el momento en el que más preocupación parece haber por los hijos, más dificultades tienen para valerse por sí mismos.

-En su libro, la Sociedad Gaseosa habla muchísimo de esto, de una sociedad que se rige por el lema Me lo deben.

-Encuentro peligroso renunciar a las convicciones. Y encuentro peligroso dejar de pensar de manera libre y dejarnos influir por aquellos cuya opinión nos parece que va a ser mejor aceptada, tan peligroso como ser incapaz de modificar nuestros planteamientos si se nos convence con argumentos racionales. No sé si estamos en la sociedad del “Me lo deben”, pero desde luego no estamos en la sociedad del "Lo voy a conseguir por mérito propio”.

-Hablemos de responsabilidad. ¿Padres, profesores, sistema educativo?

Es una responsabilidad compartida, claro. Pero cada cual tiene que saber y querer asumir la parte que le corresponda. Y apostar por lo adecuado antes que por lo cómodo.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs