MENÚ
lunes 25 septiembre 2017
00:40
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Madrid Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

Lorca zona cero

  • Lorca, también conocida como «la ciudad del Sol», vive sus días más oscuros desde que el pasado miércoles dos fuertes terremotos llevaran el caos y la incertidumbre a cada uno de los rincones de esta brillante localidad murciana.

Basta con recorrer unos pocos metros para comprender que el pueblo lorquino se encuentra inmerso en uno de los episodios más dramáticos de su historia. Miles de familias agolpadas en los cinco campamentos dispuestos para atenderlas, es la imagen que predomina 48 horas después del desastre. Una mezcla de miedo y tristeza se puede leer en cada una de las miradas que anidan en los vecinos de Lorca que recogen la incredulidad de cuando el drama se hace presente sin que exista un motivo lógico que explique el porqué les ha tocado a ellos.
Estos improvisados cobijos terminaron siendo la alcoba para casi 30.000 lorquinos que pasaron allí la velada del jueves a la intemperie, producto del miedo a nuevos movimientos sísmicos y a causa del devastador bagaje que propició el rugido de la tierra en la parte más occidental de la Comunidad de Murcia.

El ir y venir de gentes que no siguen un rumbo fijo, sólo la intención de llevarse consigo lo más preciado que les queda en sus maltrechos hogares, hace que las calles se conviertan en una descontrolada sucesión de entradas y salidas con estruendosos ruidos de sirenas como fondo sonoro que recuerda que la tragedia todavía está presente. Muchos vecinos persiguen el único propósito de sacar en maletas, carros de la compra, bolsas de basura, entre otros, lo poco que les ha quedado de aquella apreciada vida que un virulento temblor de tierra les ha arrebatado. Ante esta situación, el Gobierno de la Región de Murcia movilizó a más de 200 técnicos, la gran mayoría voluntarios, para que peinaran cada uno de los edificios de la ciudad. A última hora de la tarde de ayer, el consejero de Obras Públicas de la Comunidad, José Ballesta, acompañado del alcalde de Lorca, Francisco Jódar, anunciaron que se había completado la revisión de 542 viviendas, lo que supone el cuarenta por ciento de las casas existentes en la localidad. Del conjunto de hogares examinados, el 56 por ciento fueron marcados con la «X» roja o amarilla, lo que se traduce en que los daños implican riesgo de desvanecimiento de la estructura.

Dos meses de temblores
La primera jornada de horror se saldó con el terrible balance de ocho víctimas. Además, tres personas se encontraban en estado crítico lo que hacía temer que el número de fallecidos se incrementara. El destino finalmente fue muy cruel, ya que al mediodía de ayer una mujer con un fuerte traumatismo craneoencefálico perdía la vida. De esta forma, a estas nueve víctimas se le sumaron 324 atenciones y 17 ingresos hospitalarios. Todos los pacientes compartían nacionalidad española a excepción de uno originario de Ecuador. Las jornadas posteriores al terremoto se caracterizaron por presentar más de medio centenar de réplicas que fueron perdiendo intensidad a medida que avanzan las horas. La mayoría de ellas, no fueron percibidas por la ciudadanía, pero cuando el dato se hizo de dominio público, un gélido escalofrío recorrió las entrañas de la población. Por desgracia, estudios técnicos determinan que esta tónica será la predominante durante al menos los próximos dos meses. Esto obedece, de acuerdo con lo que explica el director de la Unidad de Registros Sísmicos de la Universidad de Alicante, Juan José Giner, a que las placas tectónicas requieren de este período para terminar de liberar la energía originada tras el choque de las placas que propició el luctuoso temblor.

La gravedad de los acontecimientos provocó que el Gobierno de Murcia decretara tres días de luto oficial para conmemorar la pérdida de vidas ocasionadas. Este hecho conlleva que la celebración de la campaña electoral quede postergada hasta el próximo lunes 16 de mayo. Mientras que los líderes nacionales también se solidarizaron con el pueblo lorquino, suspendiendo sus agendas políticas y dándose cita en Lorca: el vicesecretario primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba; la ministra de Defensa, Carme Chacón; el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, quien estuvo acompañado de otros dirigentes de la formación, como Ana Mato, Javier Arenas y Jorge Moragas. Por otra parte, caben destacar que tras el caos la calma llega al menos a las carreteras afectadas por el movimiento sísmico. De hecho, el túnel que conecta la Región de Murcia con la Comunidad andaluza finalmente se abrió a la circulación a las 15.00 horas de ayer, tras descartar que se pudieran producir algún tipo de desprendimientos en el interior del mismo, según confirmó a LA RAZÓN el director provincial de Tráfico en la Comunidad de Murcia, Francisco Jiménez.

Del mismo modo que la normalidad empezó a imperar paso a paso en las carreteras colindantes a la ciudad de Lorca, los ciudadanos albergaban en su interior la esperanza de que su deambular errante por las calles tocará su fin. Desde todo el país han llegado muestras de cariño y apoyo a las víctimas. Como reflejo, desde la pasada media noche España vive dos días de luto oficial por la catástrofe.

Los Príncipes, en los funerales por las víctimas
Los Reyes mantendrán su agenda sin cambios, por lo que permanecerán hasta el día de hoy en Suiza, cuando concluirá su segunda visita de Estado a este país. No obstante, Su Majestad trasladó su pésame a las autoridades murcianas, con las que habló por teléfono. Serán por tanto los Príncipes de Asturias quienes acudan, en representación de la Familia Real, a los funerales por las víctimas del terremoto que se celebrarán a las 11:00 horas de hoy en el recinto ferial de Santa Quiteria, al que también se desplazará, previsiblemente, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La falla de Alhama, una de las más activas
No se pierdan el gráfico ajunto
La falla que ha producido el terremoto de Lorca «es una de las más activas de España», según el presidente del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG), Luis Suárez. En concreto, se conoce como la falla de Alhama o de Lorca-Totana y ha dado origen a un tipo de terremoto conocido como interplaca o falla activa de desgarre horizontal. Según el ciclo sísmico, el terremoto precursor, de 4,5 en la escala de Richter, a 7 km de profundidad, posiblemente disparó el segundo y principal, de 5,2, a 1 km de profundidad y a 2 km del municipio de Lorca, que ha resultado «más devastador», asegura Suárez. La falla está muy próxima al límite de colisión entre las placas Euroasiatica y Africana, cuyo impacto ha dado lugar a la cordillera Bética.

 

SIGUENOS EN LA RAZÓN