viernes, 28 agosto 2015
02:07
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

BBVA prevé una caída del 14% del PIB español en 2013

Madrid- El BBVA Research, el servicio de estudios del banco presidido por Francisco González, pronosticó ayer que la economía española se contraerá un 1,4% tanto en 2012 como en 2013 por la persistencia de las tensiones financieras y la falta de soluciones concretas en el ámbito de la UE. En el último número de «Situación España», la entidad empeora sus últimas previsiones, que apuntaban una contracción del 1,3% este año, pero que esperaban un tímido crecimiento del 0,6% en 2013. Para el tercer trimestre de este año, la previsión es que el PIB se contraiga un 0,4%, un descenso similar al registrado en el segundo trimestre, con lo que la economía sumaría cuatro trimestres consecutivos de caídas. La «falta de certidumbre» acerca de las políticas que implantará la UE para resolver los problemas de solvencia y liquidez a nivel europeo, así como por los riesgos de ruptura del euro, son la causa, según BBVA Research, de que empeore su pronóstico. «Como consecuencia de este escenario, Europa presentará durante 2012 y 2013 un crecimiento económico débil que no supondrá impulso o soporte alguno para la economía española», explica. El estudio también advierte de que el empleo continuará disminuyendo en la segunda mitad de 2012 y 2013, lo que provocará un repunte de la tasa de paro, que se situará cerca del 26% el próximo año, pese a la caída esperada de la población activa. Por otra parte, los autores del informe creen «acertada» la decisión del Gobierno de pedir ayuda a la UE para recapitalizar la banca, ya que ésta cubrirá «con holgura» las eventuales necesidades de capital del sector financiero. También valoran que no se hayan añadido compromisos en materia fiscal «más allá de los que ya se han adquirido», y recuerdan que se han anunciado medidas que «elevan considerablemente la probabilidad de cumplir con el objetivo de 2012».

 

LA unión bancaria favorecerá a españa, dice GOLDMAN sachs
La banca española tiene poderosas razones para estar muy interesada en la unión bancaria europea, bajo la tutela de un supervisor común. Según Goldman Sachs, basta homogeneizar los requisitos que cada regulador nacional impone para que el sistema financiero español salga muy bien parado al integrar a las tres entidades de mayor fortaleza y colocar a cinco entre las diez más resistentes. Goldman ha elaborado un listado que toma en cuenta la solvencia, la capacidad de liquidez y el aumento de los niveles de cobertura que se ha producido desde el arranque de la crisis. Además, el informe insta a que la unificación de criterios se lleve a cabo cuanto antes e incluya al mayor número de entidades posible, no sólo a las de mayor tamaño. Así se dotará de mayor transparencia al sistema financiero europeo y se abrirá camino a la creación del supervisor común.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN