miércoles, 28 junio 2017
22:24
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Ovejas de película

  • La serie documental «Huellas trashumantes» describe las rutas y las vidas que rodean esta actividad ancestral por diez itinerarios en la Península.
    Se presentará esta semana en el Congreso de Vías Pecuarias
     

En busca del aprovechamiento de los pastos, cientos de mujeres y hombres trashumantes recorren, al ritmo que marcan los cambios de estación, las cañadas, las veredas y los cordeles que tamizan toda la península Ibérica.
Es el caso de Longinos y María Eugenia, dos pastores que dedican su vida al cuidado de sus 1.500 ovejas merinas. Su viaje es uno de los más largos. Recorren aproximadamente unos 700 kilómetros a pie para llevar su rebaño desde las montañas cantábricas a Extremadura, pasando también por Salamanca y por Madrid. Una vez en las dehesas extremeñas, tendrá lugar la paridera, el esquileo y la marca de las ovejas, que después, cuando llegue la primavera, se llevarán otra vez a las montañas cantábricas.
Pero los rebaños que recorren las vías pecuarias no son sólo ovinos. También los hay de razas autóctonas de vacuno, caballar y caprino.
Josep Banlles, «Pepito» para los amigos, es reconocido por los habitantes de La Val Fosca, en el Pirineo leridano, por su cría de caballos hispanobretones. Practica el pastoreo a pie, con sus 200 yeguas y potros. Sin salir de la provincia de Lérida,  realiza un recorrido circular desde La Vall Fosca a Port Filia, en el Pallar Jussà.

De padres a hijos
Otro caso es el de los hermanos Luciano y Manuel Velázquez, cabreros trashumantes como también lo fueron sus padres y sus abuelos.
Cada año, a finales del mes de junio inician el viaje estacional con sus más de 500 cabras de raza serrana, desde el Parque Natural de Monfragüe a los pastos frescos de la Sierra de la Vera, en Extremadura.
Una vez pasado el verano, regresarán a la dehesa, más verde gracias a la llegada del otoño. En esta ruta sus perros mastines les sirven de gran ayuda.
Con el fin de acercar la compleja realidad que viven éstos y otros pastores del país, así como dar a conocer las diferentes travesías que recorren a través de la geografía española, el cineasta Domingo Moreno se embarcó desde el año 1998 en esta aventura con su equipo; un camino que, sin haber concluido aún, ha dado ya sus frutos, como es la serie documental «Huellas trashumantes, trashumancia en España».
Coproducida por Domingo Moreno y Televisión Española, la serie documental, que cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, será presentada en el marco del Congreso Nacional de Vías Pecuarias en Extremadura, que tendrá lugar el 27, 28 y 29 de octubre. 
A través de diez episodios, el cineasta Moreno recuerda también que las vías pecuarias son un bien de dominio público en España, que han llegado a extenderse sobre unos 125.000 kilómetros de longitud aproximadamente; es decir alrededor del uno por ciento del territorio. En los cuatro primeros episodios de la serie también participa Multicanal, a través de las emisiones en Canal Odisea.

Práctica sostenible
De la supervivencia de esta práctica ganadera sostenible depende la conservación de estos corredores ecológicos que favorecen la diversidad de flora y fauna. Además, los pastores preservan la genética de los rebaños compuestos, en su mayoría, por razas autóctonas. Se trata, por ende, de una práctica esencial que resulta clave conocer para poder valorar toda la riqueza que, con su difícil y entregada labor, generan.



 

SIGUENOS EN LA RAZÓN