MENÚ
viernes 22 septiembre 2017
04:11
Actualizado

El viaje en el tiempo fantasía o realidad

  • El CERN confirma que existen partículas que viajan más rápidas que la luz, lo que podría cambiar nuestra concepción de la relatividad



MADRID- ¿Einstein se equivocaba? Lo que hace un día podía ser tachado de ciencia ficción ha pasado en 24 horas a ser considerado ciencia con mayúsculas. Tal como avanzaron el pasado jueves, los científicos del Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) se reafirmaron ayer en que la velocidad de la luz, en teoría el límite de la velocidad dela naturaleza, no es insuperable. Así quedó patente en el experimento OPERA, ejecutado en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) ubicado en las instalaciones del CERN de Ginebra y que ha abarcado tres años de trabajo. Los científicos emitieron un haz compuesto de 15.000 sucesos de neutrinos –una  serie de particulas subatómicas– hasta el laboratorio de Gran Sasso (Italia) situado a una fistancia de 730 kilómetros. ¿El resultado? Los neutrinos se desplazaron a una velocidad 20 partes por millón por encima de la velocidad de la luz. Concretamente, tardaron 2,4 milisegundos, 60 nanosegundos más rápidos que la luz –300.000 kilómetros por segundo–. El hallazgo significaría que uno de los enunciados de Albert Einstein en su Teoría de la Relatividad, concretamente el que hace referencia a la inexistencia de señales que se muevan más rápidas que la luz.

La expectación que reinaba ayer en la sede del CERN en Ginebra no tenía precedentes. «Los resultados de los análisis realizados indican la llegada de neutrinos antes de tiempo con respecto a lo computado, asumiendo como cierta la velocidad de la luz», afirmó ayer Dario Auterio, miembro del Instituto de Física de Lyon e integrante de OPERA. 

No hay errores

Auterio compareció con la obligación de justificar un descubrimiento que a muchos les costaba creer. «Las mediciones se han apoyado en una larga acumulación de estadísticas en OPERA, en el entorno de 16.000 operaciones, en el marco de una campaña geodésica precisa, y de una serie de mediciones calibradas llevadas a cabo con técnicas diferentes y complementarias», añadió el físico. Dicho de otra forma: no han encontrado errores. Por ello, estamos ante una serie de «mediciones intigrantes».

Con todo, desde el CERN piden «prudencia», como afirmó ayer su director general Rolf Heuer, que se encontraba ayer en la XXXIII Bienal de Física de Santander. Eso sí, de confirmarse este hito, podría ser «revolucionario». Y es que, según afirmó ayer el centro a través de un comunicado, «dadas las potenciales consecuencias de tal resultado, se requieren mediciones independientes antes de refutarlo o establecerlo de manera firme». De hecho, «popes» de la ciencia como Stephen Hawking han afirmado que es «prematuro» comentar los avances del CERN y que «se precisan más experimentos y clarificaciones». Así, el tiempo dará o quitará razones.

Ahora sólo cabe especular. «En el caso más extremo, tendríamos que cambiar nuestra concepción de la relatividad especial», afirma a LA RAZÓN Carlos Peña Garay, físico titular del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). ¿Cuáles serían esos cambios? «Quizá podría dar lugar a nuevas ideas, como un universo con más dimensiones de las que creíamos o la posibilidad de viajar en el tiempo», aclara Peña.

«Cualquier proceso que tiene un principio o un fin visto por un obervador será percibido de igual manera por cualquier otro observador: que el principio está antes que el final, por lo que se mantiene un orden temporal y no existen los viajes en el tiempo», explica el físico. «Esta deducción parte de que existe una velocidad máxima, la de la luz. Y si ésta no es real, la conclusión anterior podría dar lugar a otra», añade.

Sin salir del terreno de la especulación, Peña afirma que «los neutrinos, que son partículas especiales, quizás tienen formas de engañar al espacio y encontrar ‘‘atajos'' a través de otras dimensiones». Pero para asegurarlo, habrá que ver si «otros experimentos confirman» si de verdad «se trata de una violación de una ley fundamental». 

Para el físico, se trata de un experimento «serio»  y que ofrece unos resultados «que no son fáciles de interpretar» con el conocimiento actual que tenemos de física de neutrinos.
¿Por qué los neutrinos han mostrado esa velocidad? «Se trata de partículas neutras, muy ligeras y que se forman en las reacciones nucleares. Interaccionan muy debilmente y son muy difíciles de detectar, aunque gracias a eso son capaces de cruzar estrellas, planetas, etc.», explica Peña.

Éstos son algunos de los factores por los cuales es más fácil experimentar con los neutrinos. «Un electrón no se puede lanzar a mucha distancia porque, en cuanto se topa con otro electrón, choca. Los neutrinos, al interaccionar tan débilmente, son capaces de viajar durante mucha distancia», afirma.  

 

SIGUENOS EN LA RAZÓN