martes, 27 junio 2017
21:10
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Salvador Robles: «Si te abstienes colaboras con el mal de ETA»

  • Su novela «Contra el cielo» es un homenaje a las víctimas

El estruendo estremeció a todo el barrio de la Villa del Norte. Dos hombres y una mujer iban en el coche que estalla. La opinión pública atribuye la pertenencia de los tres a una banda terrorista, pero Rubén, librero de ascendencia judía y padre de la joven del auto, intentará demostrar que ella no pertenecía al grupo. Salvador Robles, escritor afincado en el País Vasco, afronta en su nuevo libro el mal que azota la sociedad en donde vive. «En un pueblo dividido en dos bandos hay que luchar con la verdad de la palabra. La lucha de este hombre puede simbolizar el arquetipo de  las víctimas, que deben luchar contra una doble muerte, la física y la  social. No hay argumento humano que justifique segar una sola vida».

-¿Es el título significativo?
-El coche estalla y salta contra el cielo. Una metáfora de la situación. Durante los «años de plomo» unos vivieron en el cielo y otros en el infierno de la violencia. La chica se llamaba Ainara, golondrina en vasco, toda una premonición.

-¿Por qué dice usted el «mal llamado conflicto vasco»?
-Porque para que haya conflicto deben de existir dos bandos enfrentados y aquí no los hay. Sólo uno que mata gratuitamente al otro, que lo único que hace es defenderse.

-¿Cómo ha podido ese pueblo estar tanto tiempo mirando para otro lado?
-Nos ha faltado indignarnos antes. Por el miedo. En los pueblos se conoce la gente y te señalan. Se  llama héroes a los asesinos, y eso es una cobardía. En los colegios se les inyecta odio, se les hizo creer la gran mentira de que luchaban por la liberación de una patria inventada. Y luego están los verdaderos héroes, gente que se juega la vida haciendo política en ayuntamientos mientras personajes públicos famosos guardan silencio. Con ese silencio cómplice han legitimado de alguna forma los métodos cobardes. Hubo un tiempo con un clima de miseria moral que no supo reconocer la dignidad y el coraje de las víctimas. Héroe es quien lucha por la libertad y la justicia sin mirar a otro lado. No obstante, pienso que la sociedad vasca  está cambiando y que ETA no volverá a matar, que estamos cerca del final gracias a las víctimas. Ser concejal aquí es jugarse la vida. Un jardinero, un profesor con escolta... Han vivido con coraje y, gracias a ellos, esto está cambiando.



«Contra el cielo»
Salvador Robles
Paréntesis
430 páginas. 17,00 euros.


-En todo el  libro se respira una  gran emotividad.
-Quise crear esa atmósfera para que el lector se identificara con el sufrimiento. Tras una fría  nota de prensa no se ve el dolor ni cuanto viene después. Es una reflexión moral para comprender que el fin no justifica los medios. Yo expongo argumentos, y el que no esté de acuerdo que me rebata con razonamientos, no con una pistola.

-No se anda con eufemismos.
-No, mi libro muestra también cómo se retorció el lenguaje. Llamaban «lucha armada» a lo que eran asesinatos, «Estado» a lo que es España, «comando» a una banda asesina… Es la perversión del lenguaje de unos fanáticos .

-No cree en la equidistancia.
-Cuando a unos los matan sin razón no se puede ser equidistante. Si te abstienes colaboras con el mal. La indiferencia contribuye a que triunfe. Hay que estar construyendo con los que  sólo desean una convivencia en paz. Éste es un problema de España, porque el País Vasco es una parte de España.

-¿A quién dedica su obra?
-A todas las víctimas del terrorismo. A los que han vivido con valentía.

SIGUENOS EN LA RAZÓN