MENÚ
martes 16 enero 2018
20:19
Actualizado
Consulta el Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

El fin de una era

Enrique Miguel RODRÍGUEZ. 

Tiempo de lectura 2 min.

14 de junio de 2010. 22:25h

Comentada
Enrique Miguel RODRÍGUEZ.  14/6/2010

Éste es el título del último libro que ha escrito una mujer excepcional,  Aline Griffith, condesa de Romanones. Es de esos textos que lees de un tirón. No entra Aline en el tema del espionaje en el que ella trabajó. En esta ocasión nos cuenta su intensa y maravillosa vida, desde que llegó en los años 40 al Madrid de la posguerra hasta la muerte de su marido, Luis Figueroa, conde de Quintanilla y de Romanones. Este matrimonio vivió no en la alta sociedad española. Lo hizo en jet set mundial. Por ello, vemos desfilar en esta publicación a muchos amigos con los que compartieron una vida y un momento irrepetible: los duques de Windsor, duques de Alba, Jacqueline Kennedy, Grace Kelly, Ava Gadner y también Natalia Figueroa, Antonio El bailarín, Lola Flores… Conozco desde hace años a la condesa y es admirable cómo con el paso de los años ha sabido conservar no sólo una imagen que no desmerece de la de sus años de máximo esplendor. Su innata clase es de sobra conocida. Durante muchos años fue considerada una de las mujeres más elegantes del mundo. Culta, interesada por todo lo que la vida puede ofrecer, entregada a sus amigos y animadísima en las fiestas, donde baila magníficamente. Acudir a su casa a un almuerzo o cena es siempre un verdadero privilegio. Ha hecho de introductora de grandes figuras en nuestro país, cuando las cosas no eran fáciles. Ha defendido y defiende a España siempre, con la misma intensidad que lo hace con su patria de nacimiento. Tiene el esplendor de las grandes. Por todo ello, lo que efectivamente nos cuenta en su último libro es «El fin de una era».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs