sábado, 22 julio 2017
08:56
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

La rana más pequeña del mundo mide 77 milímetros

Su tamaño, 7,7 milímetros de media, convierte a la rana recién descubierta en Nueva Guinea en la más pequeña de su especie y en el vertebrado más diminuto del mundo, de los 60.000 que se conocen en la actualidad, «echando» de este ranking a un pez de Indonesia de más de 8 mm. Ubicar una rana encima de una moneda y que sobre espacio resulta sorprendente, más cuando una rana puede medir unos 80 mm. Chris Austin, profesor asociado de Ciencias Biológicas de la Universidad Estatal de Luisiana, en EE UU,  halló este batracio, Paedophryne amauensis, durante una expedición de tres meses de duración a Nueva Guinea, un punto caliente de biodiversidad. El hallazgo ha sido publicado esta semana en la revista científica «PLoS ONE».

Menos vértebras
Austin, que no es ajeno al descubrimiento de nuevos taxones, explica a este semanario que «el ejemplar macho más pequeño de esta especie que he detectado mide sólo 7 milímetros». El profesor recuerda que cada hallazgo añade otra capa a nuestra comprensión de cómo la biodiversidad se genera y se mantiene. Y es que viendo a esta rana uno se plantea qué limitaciones funcionales puede tener por su tamaño. De hecho, estas posibles limitaciones son por ahora una incógnita para la comunidad científica, aunque se baraja que pueda ser así en el caso de aquellos ejemplares cuyo tamaño corporal sea extremadamente grande o pequeño. Y en este caso, las hay. «Estas ranas han reducido el número de vértebras», precisa Austin. «Probablemente tengan limitaciones y ventajas por ser tan pequeñas. La desventaja más importante –prosigue– es que por sus dimensiones sea más fácil que se seque, lo que llevaría a la muerte a la rana». Además de por su tamaño, esta rana resulta muy curiosa por «sus machos, que no hacen el mismo sonido que las ranas durante el cortejo previo al apareamiento», añade.

Otra de 8,5 mm
Durante la expedición, el profesor, que contó con la ayuda del estudiante Eric Rittmeyer, descubrió otro batracio; Paedophryne swiftorum, una rana de 8,5 mm. Ambas especies viven en ecosistemas muy similares, sobre todo en zonas de hojarasca en el suelo de la selva tropical, de ahí que «su patrón de camuflaje sea de color negro y marrón que se mezcla con el suelo del bosque», detalla. Sobre sus posibles predadores, Austin reconoce que «no sabemos cuáles son, pero probablemente sean pequeños escorpiones y alacranes látigo».  
Las pequeñas ranas descubiertas durante la expedición financiada por la National Science Foundation es una prueba de todos los «secretos» que atesora la naturaleza, cuya conservación resulta esencial.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN