MENÚ
miércoles 13 noviembre 2019
04:17
Actualizado

El Congreso de EE UU debate estos días la medida que favorecería a Castro

Cuba intenta que Washington abra el turismo con las deportaciones

Según los analistas, la promesa de liberar a 52 presos políticos busca provocar una reacción positiva en el exterior.

  • Cuba intenta que Washington abra el turismo con las deportaciones
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

11 de julio de 2010. 23:09h

Comentada
Madrid. 11/7/2010

La escuálida economía del hogar de José Ramón Pupo,  quien reside en la localidad de Holguín, ha vuelto más que asfixiante su lucha diaria por mantener a su esposa y sus tres hijos. Se trata de una batalla que han sabido llevar con sacrificio y durante décadas los cubanos, dice, pero que en el curso de este año «se ha vuelto duro, muy duro», cuenta a LA RAZÓN este periodista independiente de 39 años.

Es esta situación la que, en el contexto internacional, analistas consideran que ha tenido peso en la decisión del Gobierno de Raúl Castro de liberar a 52 prisioneros disidentes, de los cuales, 17 se conoce que vendrán a España. Bajo el título «Cuba podría beneficiarse con la liberación de los presos», el diario «Miami Herald» publicó ayer este escenario, que busca provocar «una reacción positiva de reciprocidad en Washington y Europa, que incluiría un incremento de dólares estadounidenses provenientes del turismo que entraría a la isla», señala.

Observadores del caso cubano, creen que esta promesa pudiera ser una «concesión táctica de un Gobierno que enfrenta una fulminante crisis económica», y en ese sentido, opinan que quizás la recompensa mayor para la isla sería la aprobación por el Congreso de EE UU de un proyecto de ley que permitirá a los turistas estadounidenses viajar a Cuba e inyectarle así cientos de millones de dólares a la economía cubana.

«Los que respaldan los viajes dicen que sólo les faltan menos de una decena de votos para la aprobación en la Cámara de Representantes» indica la publicación, y que la liberación de los disidentes «pudiera impactar a los miembros del Congreso que aún no toman una posición clara en este debate, muchos (...) pero no quieren que se les acuse de gratificar a Cuba por su mal comportamiento».

Sea cierto o no, para Pupo,  la verdadera realidad es que los cubanos deben vivir con un salario promedio de 300 pesos (unos 12 euros), y lidiar con los altos precios de los productos de la canasta básica que, cada mes, les otorga el régimen.

«La libra de carne  de cerdo que costaba hace un año 20 pesos (un poco menos de un euro) hoy cuesta 25 pesos, y en lugar de los cinco kilos de azúcar que nos daban, nos redujeron a cuatro. No se importa arroz suficiente. ¿Y la electricidad?  yo pago hasta 200 pesos y para transportarme de Holguín hacia La Habana, debería tener 1.000 pesos. Esta es nuestra preocupación diaria», se lamenta Pupo.


Otras voces
- «Este paso tiene que ayudar a las relaciones con EE UU porque no hay más pretextos», dijo el ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos. «Ellos dijeron que estaban esperando por algunas decisiones del gobierno cubano, las cuales han sido tomadas».
-  Analistas consultados por el «Nuevo Herald» señalaron que es muy probable que la UE vote en septiembre para poner fin a la posición común. «No soy un adivino, pero si los prisioneros son liberados las posibilidades de levantarla serán muy altas», dijo Joaquín Roy, director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami.
- «Los dólares de los turistas no van a beneficiar a nadie, excepto a la clase gobernante», expresó James Cason, ex jefe de la misión diplomática de EE UU en La Habana, al diario «The New York Times».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs