domingo, 30 abril 2017
00:58
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

34 personas desaparecen cada día en España

  • Más de 72.018 ausencias sin justificar han sido denunciadas en el periodo 2007-2011

VALLADOLID- Más de diez mil personas desaparecen en España cada año sin ninguna causa aparente (34 cada día), con el consiguiente sufrimiento que supone para las familias. En muchos casos, la desaparición de una persona puede afectar a toda la comunidad, sobre todo cuando se trata de una persona que es la que sostiene económicamente su hogar, por lo que los familiares quedan librados a su propia suerte.
En el periodo 2007-2011, la Policía Nacional ha recibido 72.018 denuncias de desapariciones, de las que cerca de 48.000 son de españoles, según los últimos datos de los que dispone el Ministerio del Interior, a los que ha tenido acceso LA RAZÓN. Muchas de estas desapariciones corresponden a jóvenes menores de 18 años que se ausentan de casa por una pataleta o discusión que han mantenido con sus padres, o por una locura amorosa, aunque lo normal suele ser también que vuelvan al hogar en un par de días. Cabe señalar que la eficacia policial en estos casos se sitúa en un 70%  a un mes vista, en el 90% en un año, y más del 96% en más de un año. Desde 1989, fecha desde la que existe una base de datos de personas desaparecidas, el porcentaje de extranjeros representa el 70%. Además, la gran mayoría de ellos son menores de edad y de procedencia magrebí (marroquíes y argelinos) que se han fugado de los centros de acogida. Es más, según la Policía muchas de estas denuncias de menores no se retiran pronto.Otro dato interesante es el de las desapariciones «inquietantes», que son aquellas en las que están implicadas terceras personas y en las que la Policía estima que puede tratarse de secuestros e incluso de asesinatos, de las que se producen en España entre cinco y diez casos al año.

Un millar de casos de menores
Actualmente, hay alrededor de 14.000 personas desaparecidas en España, según datos del Ministerio del Interior, y permanecen  abiertos cerca de un millar de casos de niños. Muchos de estos casos despiertan el interés y la indignación de la ciudadanía. Como por ejemplo, el caso de Marta del Castillo, que hoy tendría 20 años. Lleva tres años desaparecida y su antiguo novio Miguel Carcaño, asesino confeso, cumple una condena de veinte años. Sin embargo, los restos de Marta aún no han sido localizados.
Otro de los casos «inquietantes» es el de los hermanos de Córdoba Ruth y José, de seis y dos años. A pesar de que todos los indicios apuntan a que los asesinó su padre, José Bretón sigue defendiendo que los perdió en el Parque Cruz Conde de la capital cordobesa. Sonia Iglesias, de 39 años, o  Sara Morales, que hoy tendría 19 años, son dos ejemplos más de extrañas desapariciones sin resolver.

Son muchos los casos todavía abiertos y que mantienen en un sinvivir a sus familiares. Y en ellas la Criminología juega un papel importante. Así lo asegura el criminólogo Antonio I. Cela Ranilla. Para este policía, el trabajo del criminólogo es esencial para ayudar a las familias a pasar el trago lo mejor posible, informando en todo momento de cómo avanzan las investigaciones y asesorándolas sobre el proceso.
También destaca la labor que realizan los medios de comunicación, «muchas veces injustamente maltratados», dice, ya que en muchas ocasiones ayudan a esclarecer un caso o promueven, con sus informaciones, que empiecen o se prolonguen durante más tiempo las investigaciones y se movilicen recursos.

 

¿Cómo actuar?
Cuando se produce una ausencia inexplicable, lo primer es presentar una denuncia, según explica Francisco Jiménez, coordinador de SOS Desaparecidos. «Después, intentan crear grupos con amigos para buscar en centros de acogida, hospitales o comedores sociales». «Cuando contactan con nosotros, activamos una alerta a nivel nacional e internacional, en la que unos 25.000 cibervoluntarios de SOS Desaparecidos envían la foto de la persona a toda Europa. En el caso de Ruth y José, más de 600.000 personas se descargaron las fotos  en una hora», dijo.


 

SIGUENOS EN LA RAZÓN