jueves, 05 marzo 2015
19:38
Actualizado a las 
Ofrecido por:
MOSTRAR STICKY MOSTRAR NORMAL
  • 1

    historico

historico

Mas provoca al Gobierno con la ley de consultas: «A quién le da miedo»

  • 1

BARCELONA– Comulgar con la consulta sobre el pacto fiscal que planea convocar el Govern es ser un perfecto demócrata. Oponerse a ella, aunque sea alegando motivos jurídicos, es tener «miedo» a que el pueblo hable. Con este razonamiento tan efectista,  Artur Mas, cuestionó ayer desde Bruselas el talante democrático del Gobierno, que no está de acuerdo con que el presidente de la Generalitat convoque un plebiscito sobre el pacto fiscal porque el sistema de financiación y la Lofca son materia de competencia estatal y no autonómica.

El Govern ha decidido unir la suerte del pacto fiscal al de una consulta popular porque quiere demostrar que en Cataluña hay un clamor en favor de un sistema similar al concierto vasco. Y no está dispuesto a que nadie cuestione lo que considera un ejercicio de radicalidad democrática. «Eso podría dar miedo en otras épocas, a otras personas, pero en pleno siglo XXI, que en alguna ocasión un gobierno perfectamente legítimo como es el de Catalula, con un Parlamento perfectamente legítimo como es el catalán, pueda consultar a la ciudadanía sobre temas de interés, que en democracia tiene un gran valor, ¿A quién le da miedo? ¿A quién le molesta», se preguntó.

El presidente, además, está convencido de que no va a encontrar oposición en el Tribunal Consitucional (TC) al proyecto de ley de consultas que se está tramitando en el Parlament, a pesar de que el Gobierno ya ha advertido que recurrirá al Alto Tribunal si Mas convoca un plebiscito sobre el pacto fiscal. Pero el president no teme este recurso porque cree que basta con que la consulta no sea vinculante y con que no tenga categoría de referéndum.

En su visita a Bruselas, Mas también aprovechó para reunirse con el presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz, y para pedirle que los eurodiputados puedan utilizar el catalán en los plenos y ser traducidos a todas las lenguas oficiales. Según el president, este gesto no tendría un gran coste para las arcas de la Unión Europea.

 

El Parlament estudia la insumisión fiscal
El alcalde de Vic y presidente de  la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), Josep Maria d'Abadal, se reunió ayer con la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, para pedirle la ayuda de los servicios jurídicos de la Cámara en dos de los desafíos que están planteando varios ayuntamientos. Uno, consistente en no izar la bandera de España y otro en aprobar mociones para la insumisión fiscal. De Gispert se abrió a estudiar estos temas, aunque no quiso ofrecer un mayor compromiso a este dirigente que trata de rivalizar con Josep Antoni Duran Lleida.

 

Síguenos en