viernes, 26 agosto 2016
17:29
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Cómo ahorrar más de un 20% en la luz

  • Cada familia en España paga unos 680 euros al año en las facturas de la electricidad. A pesar de la subida de un 7 por ciento de la luz, con sólo hacer pequeños cambios, podrá pagar la misma cantidad o incluso unos 225 euros menos al año. De aislar debidamente la vivienda, el ahorro será mayor
     

Apartir de este mes, el recibo de la electricidad costará un 7 por ciento más. Y eso que España es ya el tercer país europeo donde la electricidad es más cara, según Eurostat. No tanto por la potencia contratada o los kilovatios hora (kWh) consumidos, sino por los costes ajenos a la actividad básica; es decir, impuestos, ayudas al carbón, primas, capacidad de generación, costes extrapeninsulares, déficit de tarifa o para pagar la Comisión Nacional de la Energía... Estos factores hacen que su factura se eleve un 46 por ciento más, según los datos facilitados por una compañía eléctrica. Si bien, según la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), la energía, si no se incluyen las subvenciones a las renovables y a la cogeneración, representa menos de un tercio de lo que pagan los consumidores; es decir, un 67 por ciento,
A la espera de conocer cuál será la horquilla de subida –ésta podría bajar si el Ministerio de Industria al final aprueba un recorte de los costes eléctricos de 1.700 millones de euros–, si no quiere pagar más, con sólo hacer pequeños cambios podrá abonar la misma cantidad o incluso 225 euros menos al año. De aislar la vivienda, el ahorro será mayor. Pero vayamos por partes. Un hogar medio en España consume 4.000 kWh al año, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Es decir, que «cada año una familia gasta de media 680 euros en la factura de la electricidad», explica Georgios Tragopoulos, responsable de Eficiencia Energética de WWF.

«Stand by»
La iluminación y el frigorífico son los verdaderos devoradores de kWh. Pero antes que nada, el primer paso es apagar el «stand by». No es un asunto baladí. Dejar el DVD, el decodificador de la TDT o el lavavajillas en modo de espera consume casi el triple de electricidad que la refrigeración. Y es que ya supone 231 kWh al año en cada hogar, según el «Estudio sobre Consumo Energético del Sector Residencial en España», del IDAE. Con sólo apagar este botón, las familias podrán ahorrar entre 18 y 20 euros al año, como manifestaron en su día desde el departamento de Ahorro y Eficiencia Energética del IDAE. Este semanario se ha puesto en contacto con ellos, y han asegurado no poder dar más información hasta que el Departamento vuelva a estar «operativo». En cualquier caso, la explicación es la misma. De media, si una familia deja todo el día tres aparatos electrónicos de entre 5 y 7 vatios en «stand by», derrochará 1.280 kWh al año. Una opción es conectarlos a «ladrones». También hay regletas inteligentes que detectan si un aparato está en «stand by» y lo apagan automáticamente a los tres minutos. Y mejor no deje enchufado el cargador del móvil si no lo necesita, así evitará perder entre dos y tres euros al año.

Iluminación
Iluminar la vivienda supone la quinta parte de los kWh que devoramos, por lo que trate de aprovechar la iluminación natural. Para mejorar este aprovechamiento, pinte las paredes y techos de color claro. Si sustituye las bombillas incandescentes por luminarias de bajo consumo ahorrará hasta un 80 por ciento de energía. Es decir, que con cambiar una bombilla por una eficiente ahorrará 20,49 euros al año sólo con que esté cinco horas al día encendida y si cambia tres, más de 60 euros. Y si quiere ahorrar más, ya hay unas bombillas LED que duran mínimo 100 años y que ahorran un 92 por ciento de energía (ver página siguiente).

Electrodomésticos
A pesar de su poca potencia (200 vatios frente a los 2.000 de un secador) el electrodoméstico que más electricidad devora es el frigorífico, 18 por ciento, según el IDAE. «De ahí que sea más interesante cambiar la nevera que la vitro», explica Pedro Linares, de la Universidad Pontificia de Comillas. La principal causa de pérdida de frío de un frigorífico es el aislante. Sustituir uno ineficiente (G) por uno A++ ahorra 62,4 euros al año. Un consejo práctico es no meter alimentos calientes en la nevera. Si deja enfriar un litro de crema en el exterior antes de congelarla evitará tirar 0,10 euros. Y si ha sacado un alimento del congelador, descongélelo en la nevera, así tendrá ganancia gratuita de frío.

Aislamiento y climatización
Nuestro hogar es como una esponja, si recibe calor lo absorbe y lo acumula. Pero entre el 25 y el 30 por ciento de las necesidades de calefacción se pierden. Y si su hogar tiene calefacción eléctrica el gasto será importante, por lo que, según Linares, «mejor ponga una bomba de calor». En cualquier caso, tener un buen aislamiento (como las dobles ventanas) es clave, así como por la noche cerrar las persianas en invierno para evitar pérdidas de calor. Sólo con dotar al hogar de un buen aislamiento y doble ventana en una ciudad como Madrid, podrá reducir el consumo de calefacción en un 45 por ciento, lo que le supondría pagar unos 400 euros menos al año. En invierno, la temperatura idónea es entre 19 y 21 ºC. Por cada grado que aumentemos la temperatura, el consumo se dispara un 7 por ciento, aunque eso depende del contraste de temperatura que haya entre el interior y el exterior, salvo que la vivienda esté bien aislada. En cualquier caso, sólo con bajar un grado la calefacción la familia ahorraría 33 euros anuales... Además, puede ahorrar entre un 8 y un 13 por ciento de energía ubicando válvulas termostáticas en los radiadores.
En verano, lo más fácil es hacer uso de toldos y cortinas y de corrientes naturales cruzadas abriendo varias ventanas. De hecho, se pueden conseguir ahorros del 30 por ciento en el aire acondicionado sólo con instalar toldos en las ventanas donde más da el sol y aislando debidamente muros y techos. Temperatura idónea: 26 ºC.
Otra medida es solicitar a la compañía eléctrica la tarifa de discriminación horaria, con ella podrá ahorrar unos 50 euros al año. En definitiva, medidas para disfrutar del mismo confort pagando menos es factible, aunque suban el precio de la electricidad.
 

¿Qué paga en la factura?
Con una factura de 70,98 euros, según la calculadora de Unesa, ha pagado:

23,7% energía
La energía le ha costado 16,8 euros.

4,8% transporte
Ha pagado 3,4 euros a líneas de transporte.

20% Subvenciones
En primas ha pagado 14,2 euros. En 2011, el total de primas facturado supuso el 21 por ciento, según Unesa. Repartidas en: 4,3% a cogeneración (producir electricidad de purines, por ejemplo), un 7,3% a fotovoltaica, un 1,3% a solar termoeléctrica, un 5,2% a eólica, 0,6% a hidráulica, 0,8% a biomasa, 0,3% a residuos y un 1,1% al tratamiento de residuos.

19,4% impuestos
En impuestos ha pagado 13,8 euros. Y es que sobre la electricidad se cargan dos impuestos directos: un 18 por ciento de  IVA y un 5,113 por ciento de impuesto sobre la electricidad.

15,8% distribución
Para redes ha pagado 11,2 euros.

8,6% Amortización
La amortización del déficit (deuda e intereses) le ha costado 6,1 euros.

7,8% Otros costes
Para pagar otros costes como la CNE, el servicio de interrumpibilidad, los costes de extrapeninsularidad y otras cosas ha pagado 5,5 euros en su factura.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN