viernes, 28 julio 2017
16:51
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

El viento separó el Mar Rojo ante Moisés según unos investigadores

  • Moisés no pudo haber dividido el Mar Rojo, pero un fuerte viento del oriente, que sopló toda la noche, podría haber abierto las aguas de la manera descrita en los escritos bíblicos y el Corán, según un equipo de investigadores de Estados Unidos.

Las simulaciones realizadas por ordenador, que forman parte de un estudio más amplio sobre cómo los vientos afectan al agua, demuestran que un fuerte viento puede empujar hacia el interior el agua en una curva de un río donde se fusiona con una laguna costera, según el equipo del Centro Nacional de Investigación Atmosférica y de la Universidad de Colorado en Boulder , dijo.

"Las simulaciones coinciden casi exactamente con lo que cuenta el Éxodo", ha explicado Carl Drews de NCAR, que dirigió el estudio.

"La separación de las aguas puede ser entendida a través de la dinámica de fluidos. Así, el viento mueve el agua de tal manera que, de conformidad con las leyes físicas, crea un paso seguro con agua en dos lados y luego, de pronto, el agua regresa a su cauce", ha explicado

Los textos religiosos difieren un poco, pero todos describen a Moisés con los israelitas de Egipto huyendo de los ejércitos del faraón en torno a 3.000 años antes de Cristo. Al llegar al Mar Rojo, las aguas se abrieron para que Moisés y sus seguidores pasaran con seguridad y después volvieron a cerrarse ahogando a los perseguidores.

Drews y sus colegas están estudiando cómo los tifones y otros vientos fuertes afectan al Océano Pacífico y, durante su investigación, el equipo de Dreww identificó un posible lugar al sur del Mar Mediterráneo para situar la leyenda, teniendo en cuenta las diferentes formaciones de la tierra que habrían existido entonces.

El modelo requiere una formación en forma de U del río Nilo y una laguna de poca profundidad a lo largo de la costa. Esto demuestra que un viento de 63 millas por hora, soplando constantemente durante 12 horas, podría haber retrasado las aguas de una profundidad de unos dos metros.

"Este puente de tierra tendría entre 3 y 4 km de largo y 5 km de ancho, y podría haber permanecido abierto durante unas cuatro horas", han detallado los autores de la investigación.

"La gente siempre ha estado fascinada por esta historia del Éxodo, preguntándose si se trata de un hecho histórico o de una leyenda," ha dicho Drews. "Ahora, con este estudio se ha desmotrado que la separación de las aguas tiene una base en las leyes físicas."

Detalles del modelo descrito se puede ver en la página https: / / www2.ucar.edu/news/parting-waters-computer-modeling-applies-physics-red-sea-escape-route y http://www.plosone.org / article / info: doi/10.1371/journal.pone.0012481.

SIGUENOS EN LA RAZÓN