viernes, 18 agosto 2017
16:24
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Ana Obregón: «Ser escritora es muy duro»

  • Presentará próximamente sus memorias

No hay nada que pare a Ana Obregón. O casi. «Tengo un vértigo tremendo», confiesa la madre antes que bióloga y bióloga antes que mito televisivo. Es este mal del altura el que le ha impedido enfrentarse a alguna de las pruebas del Land Rover Discovery Challenge, una competición ecosolidaria celebrada por Córdoba y Sevilla en la que ha competido, entre otros, con Tamara Falcó o Carmen Lomana. «Las pruebas de esfuerzo físico han sido duras», confiesa la show-woman todoterreno que hoy regresa a Miami, su centro de operaciones. «Allí estoy descubriendo una faceta nueva en mí, la de escritora, que me apasiona.  ¡Qué duro es! Cuento lo que me nace del corazón a la mano», comenta sobre la autobiografía que quiere tener lista para diciembre. «He decidido hacerla yo, de puño y letra, porque me enteré de que había alguien por ahí que quería escribir sobre mi vida. En lugar de escuchar mentiras y calumnias como me ha ocurrido durante los últimos 30 años, prefiero contar yo, mi verdad», asegura a la vez que desvela su metodología de trabajo: «Estoy transcribiendo los más de 40 diarios escritos. Empecé a escribirlos con 13 años y pensaba que escribir era una forma de borrar recuerdos, pero lo que hace es reavivarlos», filosofa.
«No tengo ninguna pareja», sentencia sobre Raúl Olivo, el venezolano con el que se  cita en Miami y piropea vía Twitter, una cuenta en la que lo mismo detalla al minuto el juicio por la muerte de Michael Jackson que agradece a las masas el cariño mostrado tras repasar su obra y milagros en «La Caja Deluxe». Ana es así. Y con esa misma espontaneidad da su visto bueno genérico a la dieta Dukan, pero «como bióloga  no se la recomiendo a personas con problemas de hígado, que tengan muy altas las trastaminas...».

Profunda reflexión
Lo que  se plantea como ley no escrita es no repetir pareja: «Jamás he vuelto con un ex, cuando rompo con alguien es fruto de una reflexión muy profunda». Con la misma beligerancia con que ha competido a los mandos de un Land Rover, afronta los límites de la prensa del corazón: «Cuando a alguien le proponen una exclusiva, que la haga, pero eso no da vía libre a que luego tengan derecho a decir y hacer lo que quieran con tu vida. Que seas puta no da derecho a que todos te violen».

SIGUENOS EN LA RAZÓN