MENÚ
lunes 20 noviembre 2017
10:54
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

OPINIÓN: Sin vanidad

José María Fuster-Fabra. 

Tiempo de lectura 2 min.

09 de julio de 2012. 22:46h

Comentada
José María Fuster-Fabra.  10/7/2012

Apreciado lector, mientras estés leyendo este artículo, si Dios quiere   estaré en la Audiencia Nacional ejerciendo la acusación en nombre de Gorka Landaburu contra la etarra Ainhoa García Montero.
Lo cuento  sin ningún tipo de vanidad vanidad,  sencillamente para que tengan un ejemplo vivo y directo de que esto no se ha acabado. Lo cuento para recordar que la Justicia continúa trabajando, que los jueces, fiscales y abogados de las víctimas seguimos a lo nuestro, que las propias víctimas, mayoritariamente, no están ni por el perdón ni por el olvido, y que los agentes de la Policía y la Guardia Civil siguen cumpliendo eficazmente su labor.
Tampoco ha cambiado mucho el escenario de los juicios contra los integrantes de la banda. Es cierto que hay algún etarra que manifiesta haberse alejado de la banda, pero el resto nos sigue mirando con la misma cara de odio, la misma cara de desprecio e intentando intimidarnos como lo han hecho siempre.
Me parecen adecuadas en general las medidas que va tomando nuestro Gobierno, pero si ellos tienen su papel otros tenemos el nuestro, y si bien estoy convencido de que ETA no volverá a ser nunca lo que conocimos, no es menos cierto que no puede dejarse rescoldo alguno, puesto que a  las víctimas, junto al dolor, les ha de quedar la sensación de haberles derrotado.
Y, para ese fin, todos somos instrumentos, quienes los detienen, quienes los acusamos y quienes los juzgan y condenan.
En resumen, cada uno a lo suyo, ni un paso atrás y los terroristas a la cárcel a cumplir sus condenas. Ya habrá tiempo de pensar en otras cosas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs