domingo, 05 julio 2015
16:57
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

historico

3000 sindicalistas para «reventar» el acto de Rajoy

  • 1

GRANADA- Estaba previsto que el presidente del Gobierno asistiera el domingo a la jornada de clausura del Congreso de los populares andaluces en Granada. Se esperaba una fuerte contestación a las puertas del Palacio de Congresos, de ahí que se cambiaran los planes sobre la marcha para hacer una finta a los manifestantes. Mucho más numerosa que la del viernes, que también hubo. Era el primer acto de Mariano Rajoy después del anuncio del plan de ajuste. Estaban citados 3.000 manifestantes. Entre ellos, de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, del Sindicato Unificado de Policía y del cuerpo de Bomberos. La subdelegación del gobierno tenía preparado un amplio dispositivo para evitar que se produjeran incidentes y para que los compromisarios y asistentes, que suman más de 2.000 personas, pudieran asistir con normalidad a la jornada de clausura. Para ello se dispuso una dotación de 300 policías nacionales especializados del cuerpo de antidisturbios. Un policía por cada diez manifestantes. Los accesos al recinto de congresos dificultan establecer un perímetro de seguridad para mantener a los manifestantes alejados de la entrada. Es lo que más preocupaba a los encargados del operativo de seguridad y pesó en la decisión final. Los sindicatos UGT-A y CCOO-A han llamado a los andaluces a protagonizar una «disidencia activa» contra las medidas adoptadas por el Gobierno. Instan no sólo a salir a las calles de forma sostenida y permanente para contestarlas sino a realizar un «boicot» a las mismas desde la comunidad.
 

Síguenos en