MENÚ
martes 21 noviembre 2017
23:30
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Mesa redonda de LA RAZÓN: EL PESO DE LAS MARCAS

El gran consumo será decisivo para remontar la crisis

Los productos agrícolas y ganaderos muestran signos positivos, pese a que el consumo alimentario ha caído

Maite Vázquez. 

Tiempo de lectura 4 min.

19 de mayo de 2012. 01:44h

Comentada
Maite Vázquez.  19/5/2012

MADRID- La alimentación es uno de los pocos sectores que aporta datos positivos al Producto Interior Bruto (PIB), con una tasa interanual de crecimiento del 0,8% y cuenta con 500.000 empleos directos y 1.150.000 indirectos. Estos indicadores son una buena carta de presentación para que se les preste mayor atención y se conviertan en uno de los motores principales del crecimiento en España.

Pero la crisis ha dejado su huella en el consumo de alimentos y los hábitos de los consumidores han cambiado. No es casual que el 25% de los ciudadanos lo primero que pidan sea que se bajen los precios, y que el consumo de la marca blanca se haya disparado en los últimos tres años, según constata César Valencoso, «consumer insights consulting director» de Kantar WorldPanel.

Sin embargo, esta tendencia está convirtiéndose en un caldo de cultivo que se volverá en contra de los consumidores, porque como ha explicado el presidente de Promarca, Ignacio Larracoechea, «el progreso de las marcas es garantía de calidad de vida de los ciudadanos». Éstas fueron algunas de las reflexiones que se hicieron en la mesa redonda sobre «El gran consumo como motor de la economía» celebrada en LA RAZÓN.

Ante esta situación hay que fortalecer el sector. «No pedimos protección ni subvenciones; sólo poder competir en igualdad de condiciones», aseguró Larracoechea. Esta petición fue atendida por el secretario general técnico del Ministerio de Agricultura, Adolfo Díaz-Ambrona, quienrecalcó la importancia que tiene como valor estratégico para la economía.

Uno de los ejes principales del sector es el de la innovación. España dedica 567 millones de euros anuales a  este capítulo y, como subraya el presidente de Promarca, es «un tesoro que hay que cultivar y mantener». Pero la crisis ha abierto una gran grieta, ya que entre 2007 y 2011 ha descendido un 60% el dinero dedicado a este capítulo.

No obstante, en la cadena alimentaria no todos actúan de la misma manera. Industria y productores ven ajustados sus precios mientras no todas las distribuidoras se comportan igual.
En este sentido, el director de Marketing y Ventas de El Corte Inglés, José Luis Pascual, se mostró convencido de que «la innovación tiene que ver con la credibilidad». «Las marcas son nuestro aliado y hacemos un maridaje perfecto», afirmó.

Por su parte, el consejero delegado de Nestlé España, Bernard Meunier, cree que se ha entrado en un «círculo vicioso» al buscarse soluciones cortoplacistas ante la necesidad de reducir precios. Nestlé es de las pocas compañías que no han bajado los precios desde 2008. Su facturación de 2.500 millones demuestra que es la estrategia correcta.

La marca blanca
España es el segundo país europeo en el que más marca blanca se consume, lo que ha frenado la innovación, según Díaz-Ambrona, quien indicó que «algo falla». Si no llegan las soluciones, la marca del distribuidor seguirá ganando hasta 10 puntos de cuota de mercado en los próximos cinco años, según Joan Antoni Seijo, profesor de ESADE, lo que supondría «una pérdida de valor añadido de 5.000 millones de euros; una recaudación impositiva menor, y menos dinero para la innovación y la exportación, además de destrucción de empleo».

Otros problemas son que el 43% de los consumidores no encuentra en los lineales el producto que busca o que el 22% de las marcas ha desaparecido desde 2007. Larracoechea comentó que sólo uno de cada cuatro consumidores encuentra el producto que busca y tres no pueden ni conocerlo.

Como soluciones, Díaz-Ambrona propone corregir estos desequilibrios , dado que de seguir en estas mismas condiciones el sector es «insostenible». El director general de Deoleo, José María Collantes, apuntó a la sostenibilidad como factor clave, ya que competir con precios más bajos no permite innovar en absoluto y repercute gravemente en la calidad final del producto. Por ello, propone fijar «hasta dónde queremos llegar por mor del corto plazo». Meunier cree que la solución está en manos de todos los que intervienen. Y César Valencoso consideró que la garantía del éxito está en la unión.

El presidente de Promarcas concluyó que la desunión se está produciendo por unas malas prácticas no compartidas por todos. Díaz-Ambrona está convencido de que «la sostenibilidad del sector y el consumo agroalimentario contribuirán de manera decisiva a la recuperación de la economía actual».

 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs