MENÚ
miércoles 18 octubre 2017
11:42
Actualizado
El Tiempo
  • 1

El Papa inicia hoy su segundo viaje al continente negro

«Benín es el cerebro de África»

  • La Iglesia mantiene 200 escuelas y 40 orfanatos en este país africano
Miriam Arribas. 

Tiempo de lectura 4 min.

18 de noviembre de 2011. 00:50h

Comentada

Madrid– «La gente en Benín es muy inteligente», insiste el misionero comboniano José Girau, que ha pasado 12 años en el país africano al que hoy llega Benedicto XVI. «Sin duda, la inteligencia es su punto fuerte. A Benín le llaman el cerebro de África y es uno de sus aspectos más significativos». Como en otros países africanos, la pobreza y la corrupción son problemas serios, pero el padre Girau tiene claro que para resolverlos «la clave es la educación». En ese sentido, la Iglesia juega un papel importante, con 165 escuelas primarias, 50 escuelas secundarias y 2 centros universitarios. «En Benín consideran que la Iglesia es como un gran clan, que une a las familias», explica el misionero. Por eso, la venida del Papa «aporta esperanza» y muestra que ese clan no tiene fronteras.

La sociedad del país tiene elementos positivos, compartidos por otros pueblos africanos: «la acogida y la hospitalidad, la alegría de vivir, el sentido del compartir y la resistencia al sufrimiento y al dolor y, por supuesto, la fe profunda en Dios».

Pero también hay elementos negativos, ligados al vudú. «El origen del vudú está en Nigeria y de allí pasó muy pronto a Benín y se convirtió en su religión típica. Creen en un Dios único, el Dios creador, que se llama Mawu, pero que a veces se cansa de los hombres y se retira y deja a los vudús, que son divinidades intermedias, como gobernantes». Eso tiene una consecuencia: «El miedo y la manipulación de la gente a causa de este miedo».

Además, «les cuesta mucho perdonar; aunque el perdón está presente, también la venganza es un valor allí, aunque para nosotros sea un contravalor. Si alguien les hace daño, tienen que pagar con la misma moneda».

¿Brujería? «Hay poderes»
Girau dice que nunca pasó miedo en África (sí cuando era misionero en Colombia, en casos de violencia), pero admite que «el tema de la brujería es muy complejo: hay cosas que no tienen explicación, y hay poderes. El cerebro humano es un misterio, la posibilidad de hacer daño está muy presente y ellos la utilizan para hacer el bien o para hacer el mal».

El Islam es respetuoso. «Muere un cristiano, y allí la iglesia se te llena de musulmanes en el funeral; es algo que en otros países africanos es impensable. La relación con ellos es muy buena». En cambio, hay problemas con numerosas sectas que a veces se confunden con iglesias protestantes. ¿Cómo diferenciarlas? «Una iglesia protestante está más organizada, tiene más estabilidad, está más abierta al diálogo, y es mucho menos agresiva; las sectas son más inseguras y tienden más al ataque».

El Papa llegará hoy a la capital económica del país, Cotonou y predicará en su catedral. Mañana viajará a Ouidah para rezar en la tumba de su amigo el cardenal Gantin, fallecido en 2008.
 

 

Los misioneros perseguidos le inspiraron
José Girau tenía 14 años cuando empezó a leer la revista «Mundo Negro», de los misioneros combonianos, que recibía su abuela. «El testimonio de los misioneros perseguidos y encarcelados en Sudán me llegó al alma». Cuando cumplió 18 años decidió pasar unos días con los combonianos «y me di cuenta de que eso era lo mío, y de esto hace ya 40 años». Benín fue su primer destino. «Acababa de llegar, y las épocas de sequía eran muy tristes, enfermaban muchos niños y me impactaba mucho, pero todos salimos más o menos adelante. Los misioneros siempre trabajamos juntos y la gente pobre es  enormemente solidaria».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs