lunes, 24 abril 2017
18:46
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

El Clínico de Valencia ensaya implantar un chip en el cerebro que combata la migraña

  • El neuroestimulador serviría para los casos donde no funcionan los tratamientos convencionales

Valencia- El Hospital Clínico de Valencia ha puesto en marcha en un ensayo clínico sobre la colocación de un chip en el maxilar del paciente que, a través de pequeñas descargas, actúa sobre un ganglio y elimina el dolor de la migraña. De momento se trata de un ensayo clínico, es decir, que está en fase de investigación.

Los servicios de Maxilofacial y Neurología ya han trabajado con éxito con un ensayo de similares características para tratar la cefalea en racimo, y el pasado mes de mayo se llevó a acabo la primera intervención a un paciente fuera del ensayo clínico.

En julio, el  Clínico comenzó las pruebas para la colocación del mismo neuroestimulador, pero en este caso con la finalidad de combatir la migraña. De hecho, ya se ha implantado el primero de estos chips a un paciente que está participando en el ensayo clínico.

Se trata de una investigación que pretende comprobar la eficacia de un neuroestimulador para los pacientes con migraña con crisis muy frecuentes en los que los tratamientos convencionales no han funcionado. «Existe un porcentaje de casos que no responden a los tratamientos convencionales, y  para ellos está pensado este ensayo clínico» afirma el doctor José Miguel Láinez, jefe del Servicio de Neurología.

En esta investigación, única en el mundo, participan cinco hospitales europeos. Además del  Clínico de Valencia, colaboran un hospital de Dinamarca, uno de Hamburgo, uno de Lieja (Bruselas) y uno de Marsella. El ensayo incluirá la colocación estudio de diez dispositivos en pacientes que sufren migraña y que han sido refractarios a tratamientos convencionales.
La migraña es un dolor de cabeza severo y frecuente que afecta al doce por ciento de la población de edades medias, desde la adolescencia hasta los cincuenta años aproximadamente, encontrándose el pico alrededor de los treinta años de edad. El dolor puede ir acompañado de náuseas, molestias a la luz y el ruido y en una cuarta parte de los que la padecen pueden presentar la «aura migrañosa» o alteraciones visuales.

La principal diferencia con la cefalea en racimo es la duración y la intensidad del dolor de cabeza. La cefalea en racimos son dolores de menor duración, pero con más repetición durante el día y de más intensidad. Suele afectar a un 0,1 por ciento de la población.
En el ensayo clínico para combatir la cefalea en racimo se observó que el dispositivo también actuaba sobre pacientes que además presentaban migraña. «Ahí es cuando vimos la importancia de investigar el dispositivo también para combatir la migraña, una patología que sufre un mayor porcentaje de población».

Colocación minuciosa
La técnica consiste en la colocación de neuroestimulador a través de una pequeña incisión en un lado de la cara, por el interior de la boca, sin cicatrices. El doctor Puche, jefe del servicio de Cirugía Maxilofacial, asegura que su colocación requiere de una técnica muy minuciosa y precisa que controlan a través de «Rx». La colaboración y el apoyo del servicio de Radiodiagnóstico es fundamental para una correcta técnica de implante. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo y con corta estancia hospitalaria.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN