jueves, 23 marzo 2017
20:57
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Los hospitales centran los recortes en el cierre de quirófanos y plantas

  • Loa centros remiten sus planes de choque y los sanitarios reiteran que está en peligro la calidad asistencial.

Barcelona- Ayer finalizó el plazo para que los centros sanitarios trasladasen al departamento de Salud su plan de choque, es decir las medidas que aplicarán para hacer frente a una reducción presupuestaria del 10 por ciento de media. Los hospitales centran los recortes en el cierre de quirófanos y plantas, lo que repercutirá en el despedido de personal interino. Todo ello, según los sindicatos, ya que el Govern optó por no concretar y evitar enfrentarse a los profesionales. Como pronto, apuntó ayer el conseller de Salud, Boi Ruiz las medidas que cada uno de los hospitales llevarán a cabo se sabrán el 22 de abril, que es la fecha límite para que la conselleria de Salud entregue su presupuesto a la Generalitat.
Más allá de las líneas generales impuestas desde la conselleria de Economía para contener el gasto  sanitario, Salud trasladó a cada uno de los hospitales cuál debería ser su esfuerzo para contrarrestar el déficit de 1.000 millones de euros. Poco a poco, y a través de los representantes sindicales, se ha ido conociendo que, por ejemplo, Bellvitge cerrará dos plantas, Vall d'Hebron eliminará hasta 400 camas o el Arnau de Vilanova en Lleida paralizará la actividad de la mitad de sus quirófanos y que las medias ya se están llevando a cabo.  Pero la propia conselleria se ha negado, en los 80 días que lleva Artur Mas gobernando, a especificar qué harán o qué dejarán de hacer los centros y a concretar fechas.
Ruiz se escudó ayer en que aún quedaban hospitales por entregar sus hojas de ruta y que, una vez recibidas todas, el Govern evaluará su eficacia y respeto a la «equidad y universalidad» del sistema público sanitario para dar luz verde a las medidas. El departamento tiene que hacer frente ahora a un encaje de bolillos con cada una de las propuestas para que «la calidad asistencial no se vea afectada», explicó y es, por este motivo, por que el no explicó la repercusión de los recortes. 

Cruzar la línea roja
«Venimos a salvar el sistema público en momentos de crisis», sentenció Ruiz. Fue su particular respuesta a las declaraciones de la ex consellera de Salud, Marina Geli, que instó al Govern a «explicar que un 10 por ciento de recortes en un año afecta claramente a la calidad asistencial y es inasumible», y a las filtraciones sindicales sobre los planes hospitalarios. Responsabilidad y sentido común pidió Ruiz e, insistió, que «de esta tenemos que salir juntos».
¿Afectará o no afectará estos planes de choque a las plantillas? «No lo sabemos», señaló Ruiz. Los sindicatos lo ven claro: sí. Las bajas no se cubrirán, dejarán de suplirse los puestos en época de vacaciones y el personal interino ya no será necesario ante la paralización de la actividad quirúrgica. Por su parte, el colectivo de Enfermería que ayer se reunió con Ruiz, advirtió que «desde verano venimos haciendo recortes y ya estamos sobrecargados». «No se puede cruzar la línea roja de poner en peligro la seguridad del pacientes». Y es, precisamente, esta línea roja la que los profesionales tratan de preservar, pero, lamentan que nadie les haya escuchado a la hora de concretar las medidas de contención del gasto sanitario.


Bajar el gasto farmacéutico
El PP ha presentado una propuesta parlamentaria para reducir el gasto farmacéutico en un 30 por ciento. Así lo anunció ayer la presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, que explicó que «el gasto farmacéutico en Cataluña fue el año pasado de 1.837 millones de euros, muy por encima de la cantidad presupuestada». Para el PP la contención de este tipo de gasto paso por elaborar un catálogo nuevo de prestaciones farmacéuticas que incluyan y, sobre todo, prioricen los medicamentos genéricos de menor precio. Según Alicia Sánchez Camacho, esta medida podría implicar «reducir en 550 millones de euros» esta partida. «Hace falta austeridad en las cuentas –dijo la dirigente popular– pero no tiene que afectar al modelo sanitario».


Planes de choque
1/ Barcelona
El Hospital de Vall d'Hebron cerrá 400 camas. El hospital Clínic frenará la actividad de quirófanos por la tarde y eliminará varios programas. Bellvitge confirmó el cierre de dos plantas.
1/ Girona
El hospital Josep Trueta reducirá un 11 por ciento su presupuesto, lo que significará cerrar quirófanos, camas y despedir a profesionales. Además, según CATAC, reducirá el 6% de su gasto farmacéutico.
3/ Tarragona
El hospital Joan XVIII prevé bajar su gasto un 16%, lo que permitirá ahorrar 18 millones de euros. Entre las medidas, destaca eliminar 250 puestos de trabajo interinos o temporales.
4/ LLeida
El hospital Arnau de Vilanova propone, como el Josep Trueta, reducir su gasto en un 16 por ciento. Los sindicatos temen que se exija más contención a los públicos que a los concertados.
5/ Concertados
Esta semana finaliza el plazo de negociación con los centros concertados. Se les ha exigido bajar un 4% su actividad que se le pagará un 2% más barato. El 92% de su actividad es pública.

SIGUENOS EN LA RAZÓN