domingo, 28 mayo 2017
17:51
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Madre Carmen Sallés nueva santa española para la Iglesia Universal

  • El Papa canoniza hoy a la fundadora de las Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza

MADRID- Benedicto XVI proclama hoy en el Vaticano siete nuevos santos, entre los que se encuentra la Madre Carmen Sallés, española y fundadora de las Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza.

La religiosa, nacidad en Vic en 1848, dedicó su vida a la educación y a la formación, especialmente de las mujeres. A los 23 años, a pesar de la oposición de sus padres, entró en las Terciarias Dominicas de la Anunciación, pero hasta 1892 no desarrolló plenamente su vocación. Ese año fundó en Burgos el Instituto de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza. En la actualidad, la Congregación está presente en 14 países, cuenta con 67 comunidades y miles de alumnos en sus colegios. Madre Carmen murió en Madrid en 1911 en el colegio que la congregación tiene en la madrileña calle Princesa. Allí descansa el cuerpo incorrupto de la nueva santa de la Iglesia Universal,q ue es visitado a diario por los alumnos del colegio.

A la celebración acudirán la postuladora de la causa de canonización, Madre Asunción Vals; la recién nombrada secretaria general de la Congregación, Madre Mª Isabel Moraza, así como numerosas personas que, de una forma u otra, tienen una especial relación con la santa. A la misa también acudirá una delegación española encabezada por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y de la que formará parte el embajador de España ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez;  el director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat de Cataluña, Puigdollers Noblom; y el alcalde Vic, Josep Arimany i Manso. La canonización contará, además, con los cardenales españoles Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid; Lluis Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona; y Carlos Amigo Vallejo, arzobispo emérito de Sevilla.

Curación
También estará presente en la canonización María Isabel Gomes de Melo, la niña brasileña cuya milagrosa curación se atribuyó a la intercesión de Madre Carmen y que posibilitó que Benedicto XVI la eleve hoy a los altares. María Isabel, que ayer sábado cumplió 16 años, sufrió en el año 2000 una grave isquemia cerebral que le dejó la boca desfigurada y le provocó la pérdida total de fuerza en un brazo y una pierna. La niña se pasó diez días con neuronas muertas y con una zona del cerebro sin riego. Después de varias pruebas, los médicos le mandaron a casa, pues no había terapia alguna ni medicación para su caso. La madre de María Isabel, ex alumna del colegio María Inmaculada de las Concepcionistas, recibió, de parte de las religiosas, una reliquia de la fundadora, un trozo de tela que había pertenecido a la santa. Tanto en el colegio como en la familia iniciaron entonces una novena de oración. Al quinto día, la enfermedad desapareció sin dejar ninguna secuela.

 

Continuas visitas al sepulcro
El cuerpo incorrupto de la Madre Carmen Sallés, fundadora de las Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza, descansa en el colegio Madres Concepcionistas, situado en la madrileña calle Princesa, 19. Conforme se ha ido acercando la canonización, han aumentado las visitas de oración de los fieles que acuden a rezar ante la nueva santa, pero tradicionalmente «eran sobre todo las hermanas y los alumnos de nuestros colegios quienes se hacían presentes en el oratorio», asegura la superiora general Madre Mª Isabel Moraza. Daniel Cadarso es profesor de Educación Física en el colegio y se siente «ciertamente un privilegiado» por dar clase en él. Desde su posición observa cómo «los niños tienen muy presente la figura de Madre Carmen, conocen su vida y sus enseñanzas, así que hacerle una visita no les resulta tan extraño. Es verdad que al verla se quedan muy sorprendidos y surgen preguntas variopintas, algunas descabelladas, pero siempre, desde la inocencia de los niños».
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN