viernes, 23 junio 2017
03:46
Actualizado a las 
  • 1
    Image

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía
Ofrecido por:
  • 1

Exhuman los cadáveres de los Ceausescu para comprobar su identidad

  • Más de dos décadas después de la ejecución de Nicolae y de Elena Ceaucescu, Rumanía fue testigo ayer de cómo se abrían las tumbas que sepultaron los restos del matrimonio, un hecho sobre el cual existen dudas. 

Una reclamación del único hijo vivo, Valentín, y del yerno del matrimonio para verificar la identidad de los restos que reposan en un cementerio de Bucarest ha devuelto a la pareja al primer plano noticioso.

La sangrienta caída de los Ceaucescu en 1989 sigue siendo un episodio lleno de sospechas que han movido a los herederos a pedir una prueba de ADN. «Aún no se ha aclarado, me inclino a creer que son ellos, pero hasta que no se haga la prueba de ADN no estaré convencido», declaró Mircea Oprean, yerno del dictador.

«Sólo Elena está enterrada allí, Nicolae fue llevado al crematorio e incinerado», aseguró Camil Roguski, quien fuera arquitecto de la familia y se ha sumado a las dudas de historiadores y la Prensa al respecto. El cotejo de las pruebas podría durar hasta seis meses, y promete no satisfacer a todos.

Hasta ahora, Rumanía ha sido incapaz de atribuir responsabilidades por las más de mil muertes de aquellas Navidades que cambiaron la historia del país.

La ejecución del matrimonio  se produjo en una base cercana a la localidad de Targoviste y sus cuerpos fueron enterrados en secreto, por lo que hay dudas de que sean ellos. De comprobarse, la familia podría demandar al Estado.

SIGUENOS EN LA RAZÓN